Buscar
03:20h. domingo, 22 de mayo de 2022

"Acusamos al alcalde Augusto Hidaldo de complicidad con los asesinos fascistas" (Plataforma familiares víctimas franquismo)

 

FAMILIARES FUSILADOS SAN LORENZO 2

Las familias de los asesinados y enterrados en la fosa común del Cementerio de Las Palmas acusan al alcalde Augusto Lidaldo de complicidad con los criminales de lesa humanidad causantes del genocidio fascista en Las Palmas de Gran Canaria

Las familias de los asesinados y enterrados en la fosa común del Cementerio de Las Palmas acusan al alcalde Augusto Lidaldo de complicidad con los criminales de lesa humanidad causantes del genocidio fascista en Las Palmas de Gran Canaria

La Plataforma de familiares de los asesinados y enterrados en la fosa común del cementerio de Vegueta piden la dimisión del concejal Sergio Millares y acusan al alcalde Augusto Hidalgo y su grupo de gobierno (Podemos-Nueva Canarias-PSOE) de encubrir y proteger a los criminales fascistas causantes del genocidio fascista en el municipio de Las Palmas de Gran Canaria, que llenó la fosa común del cementerio de Vegueta con más de 120 demócratas torturados y asesinados impunemente.

Tras dos años de gobierno municipal del pacto (PSOE-Las Palmas GC Puede-Nueva Canarias) en el Ayuntamiento de Las Palmas GC, las familias de las víctimas del franquismo enterradas en la fosa común del cementerio de Las Palmas, hemos comprobado cómo este grupo de gobierno protege a los criminales de lesa humanidad de Falange, Acción Ciudadana y la Iglesia Católica, causantes del genocidio sobre más de 5.000 canarios, que solo en esta fosa común enterraron después de asesinar y torturar a cientos de defensores de la democracia y la libertad.

El concejal de Las Palmas GC Puede, Sergio Millares Cantero pone todo tipo de obstáculos para que esta fosa común se exhume. Su alcalde Augusto Hidalgo del “nuevo” PSOE, desoye las demandas de las familias para que este agujero del terror sea exhumado para recuperar sus restos, identificarlos y entregarlos a sus familias para darles sepultura digna.

Por todo ello y ante los actos de prepotencia y complicidad con los fascistas, que ignoran las demandas de las familias de las víctimas, exigimos la dimisión del concejal Sergio Millares Cantero y denunciamos públicamente a su alcalde Augusto Hidalgo por complicidad con los fascistas causantes del brutal genocidio en este municipio, poniendo todo tipo de trabas para que dicha fosa común pueda ser exhumada, tapando intencionadamente los miles de crímenes de lesa humanidad que cercenaron las vidas de miles  demócratas defensores de la legitimidad republicana, muchos de ellos militantes del PSOE.

A estas familias de víctimas del fascismo nos parece vergonzoso que partidos que se consideran republicanos (PSOE-Las Palmas GC Puede) le hagan el juego a los criminales fascistas que llenaron de sangre cada rincón de estas islas, que nieguen a las familias de las personas enterradas en la fosa común del cementerio de Las Palmas su exhumación, identificación y sepultura digna.

Este grupo de gobierno que se autodefine como “Ayuntamiento del cambio” ha pisoteado los derechos de las familias de las personas asesinadas por el franquismo, cerrando todas las puertas a la exhumación de esta fosa común, al igual que hizo el acalde del PP Juan José Cardona, coincidiendo en la misma estrategia de cercenar los derechos de las familias que exigimos recuperar los restos de nuestros muertos.

Sentimos vergüenza de partidos como el PSOE o Podemos que se dicen republicanos y ponen todo tipo de trabas para que las familias de los asesinados podamos recuperar los huesos de nuestros muertos enterrados en la fosa común del cementerio de Las Palmas.

Sentimos curiosidad por saber a quienes protegen el concejal Sergio Millares y el alcalde Augusto Hidalgo, avergonzando a quienes exigimos verdad, justicia y reparación con las víctimas del franquismo.

Quizá sea más importante un pelotazo en forma de acuario de Loro Parque que dignificar a quienes entregaron su vida en defensa de la democracia y la libertad.

Las Palmas de Gran Canaria, 26 de diciembre de 2016.

 

familiares víctimas