Buscar
21:12h. Martes, 28 de enero de 2020

Agresión a conductor en la línea de guaguas 418

 

pacts

Desde la PACTS queremos denunciar la lamentable agresión sufrida por un conductor de la línea 418 (Las Américas-Valle de San Lorenzo) por parte de un energúmeno descontento con el servicio.

 

GUAGUA

Desde la PACTS queremos denunciar la lamentable agresión sufrida por un conductor de la línea 418 (Las Américas-Valle de San Lorenzo) por parte de un energúmeno descontento con el servicio.

Pocos hemos sido tan críticos con la remodelación que se realizó hace cerca de dos años en la llamada “Nueva Red Sur” y luchado por subsanar tantos y tan graves errores que la ciudadanía ha padecido con una paciencia sólo comparable a la del Santo Job…

Pero en ninguno caso, ni la violencia ni la estulticia de un impresentable que no representa a la población, es la respuesta… Y menos aún si, como es el caso que nos ocupa, ese individuo iba además a acompañado de una niña que se desesperaba desconcertada ante la aberrante situación que le estaban obligando a presenciar.

La PACTS es consciente de que, aparte del colectivo de usuarios, el segundo gremio más perjudicado por esas decisiones aleatorias y tan mal estudiadas que se tomaron en su día por parte de los responsables de este Servicio Público, han sido sus propios conductores. Y esto es un hecho.

Cualquier pasajero, incluso no habitual, ha podido constatar que SIEMPRE las quejas (que son muchas y diversas) las reciben ellos, haciéndoles depositarios de las frustraciones que provoca la deficiencia de un servicio que no funciona con la eficacia y la periodicidad que sería deseable… Sin entender que los chóferes, como casi todos en nuestros trabajos, únicamente cumplen con las instrucciones que reciben por parte de sus superiores.

Es más, la mayoría de ellos, no sólo comprenden el padecimiento diario que sufren sus usuarios, sino que lo comparten… Pero desde luego no está en su mano solucionarlo. Así que es doblemente injusta la situación a la que se ven obligados a enfrentarse día tras día.

Desde la PACTS manifestamos nuestra más profunda repulsa de que un acontecimiento así se haya producido (una vez más) brindándole todo nuestro apoyo tanto al trabajador agredido como a todos los conductores de TITSA, porque sabemos que, junto con los ciudadanos, son los otros grandes perjudicados por el resultado de algo que estaba mal planteado y mal hecho desde el principio e impuesto a través de unas argucias que se asemejan más a otra época de la que, parafraseando a “El Quijote” en su aniversario: “…De cuyo nombre no quiero acordarme”.

Como demuestra la situación actual, tanto a nivel insular como nacional, “las cosas de Palacio van despacio”… Y desde la PACTS continuamos en la brecha, no sólo con la confianza sino con la seguridad de que, finalmente, conseguiremos nuestros objetivos, aliviando a la ciudadanía del peso injusto que un día algunos dirigentes asentados en sus cómodos despachos, decidieron colgar sobre sus hombros.

PACTS

pacts