Buscar
15:41h. viernes, 29 de mayo de 2020

ANC se suma a la condena internacional del trato húngaro a los inmigrantes

Diferentes organizaciones no gubernamentales, como ACNUR o Amnistía Internacional, afirman que los inmigrantes en Hungría "están en condiciones precarias”.

ANC se suma a la condena internacional del trato húngaro a los inmigrantes

Diferentes organizaciones no gubernamentales, como ACNUR o Amnistía Internacional, afirman que los inmigrantes en Hungría "están en condiciones precarias”. Conocidos de todos es que duermen al raso y que apenas tienen comida y agua; que hay muchos niños entre ellos; y que la política húngara no se corresponde con los acuerdos anunciados en la Unión Europea.

La semana pasada, exactamente el 3 de septiembre, ANC, a través de su representante en el Parlamento Europeo, llevaba a cabo una acción parlamentaria que hablaba de la “necesidad urgente de contingentes solidarios de acogida de refugiados ante la inminente crisis humanitaria”. Esta semana daba la impresión de que la Unión Europea (UE) tomaba las medidas necesarias, consciente de su responsabilidad en el conflicto bélico y el gran movimiento migratorio provocado por éste.

Desde un principio, en la cuestión que presento ANC en el parlamento de la UE, hacíamos referencia a la necesidad de “un mecanismo eficaz de acogida que sea solidario para evitar el bloqueo que están realizando algunos estados miembros” refiriéndonos, sobre todo, a la política húngara.

Hungría está empeñada en actuar como muro de contención, habiendo levantado ya una cruel valla de alambre de espinos en su frontera con Serbia. Además de utilizar toda la violencia policial en sus manos contra las familias de inmigrantes que alcanzan su territorio. A pesar de que se supone que es en Hungría donde se registran las solicitudes de asilo y donde son inscritos los inmigrantes, tras tomarles las huellas digitales. Por lo que deberían actuar como un estado solidario y de trámite burocrático, con personas que mayoritariamente están solo en tránsito. Todo ello bajo la mirada de la UE sin que se alce una voz de condena de la brutal política húngara y a favor del movimiento migratorio.

Tan solo después de unas brutales imágenes de televisión, donde se ven infantes empujados y pateados por la policía húngara y personas vestidas de paisano que la acompañan, se han alzado unas pocas voces.

Es por ello que ANC hace pública su condena a estos actos, a la política húngara y el silencio de la UE, ante un drama empeorado por quienes tendrían que auxiliar y no maltratar a familias que huyen de una guerra provocada, sin duda, por el imperialismo occidental.