Buscar
15:58h. Jueves, 25 de Abril de 2019

“ATI-CC es un sindicato de intereses, mandados del viejo caciquismo del que se podría hacer una nómina perfectamente reconocible”

 

frase santiago

 

 
   

“ATI-CC es un sindicato de intereses, mandados del viejo caciquismo del que se podría hacer una nómina perfectamente reconocible”

 

“Los grandes empresarios descubrieron hace mucho tiempo que lo mejor era invertir en ATI-CC, les asegura una influencia sobre las decisiones políticas extremedamente conveniente para sus intereses” 

“Han ejercido presión sobre los representantes de ATI y CC en las instituciones de forma implacable. El caso de Las Teresitas en el año 2000, y las compras a Plasencia casi 20 años después son una prueba difícilmente rebatible” 

“En el momento de su apogeo se metieron en el berenjenal de Las Teresitas. Y en el de la decadencia y el desespero en estas adquisiciones, cuya legalidad parecen en entredicho”

 El concejal de La Laguna, Santiago Pérez, señala que las adquisiciones de un solar y un edificio por 28,5 millones de euros al empresario Antonio Plasencia, por el Gobierno canario y el Cabildo de Tenerife, simbolizan a este Régimen y ponen en evidencia a Coalición Canaria (ATI-CC) como el sindicato de intereses que son: el de los suyos propios, los de sus dirigentes, clientes y aparato; además de aquellos que representan políticamente.

Santiago Pérez explica que CC como Partido “es una variable contemporánea del viejo caciquismo: los que figuran como líderes electorales y presiden las instituciones no son otra cosa que mandados de los caciques de los que se podría hacer una nómina perfectamente reconocible”.

El concejal lagunero recuerda que en el momento de su apogeo CC se metió en el berenjenal de Las Teresitas. Y en el momento de la decadencia y el desespero se mete en las adquisiciones a Plasencia, cuya legalidad desde el punto de vista de la Ley de Contratos de las Administraciones Públicas parecen en entredicho.

El solar que han comprado en las inmediaciones del Hospital de La Candelaria está en una situación jurídica incierta porque todo depende de lo que vaya a ocurrir con el Plan General de Ordenación de Santa Cruz. Y el edificio, a primera vista según ha denunciado Izquierda Unida (IU), supone un sobrecoste de más de 5 millones de euros con respecto a lo que habría costado si lo construyera el propio Cabildo.

Además, va a requerir obras de adaptación porque es un edificio de apartamentos. Y lo han adquirido para dedicarlo provisionalmente al alojamiento de pacientes mientras se construye el Hospital Febles Campos II. Así es que a simple vista son adquisiciones jurídicamente complicadas. Pero se meten en ellas porque son un sindicato de intereses.

Antonio Plasencia, “al igual que otros importantes empresarios de Tenerife y de Canarias, --siguió diciendo-- podría haber hecho una aportación mucho más fructífera y sostenible al desarrollo de la economía y la riqueza del Archipiélago respetando las reglas del mercado y la libre competencia que ellos tanto dicen defender”.

Pero resulta que “descubrieron hace mucho tiempo que lo mejor que podían hacer era invertir en lo que se llamó ATI y luego CC, porque les aseguraba una influencia sobre las decisiones políticas extremedamente conveniente para sus intereses, pero no necesariamente para la prosperidad sostenible de la economía, para la creación de empleo, y para la potenciación de servicios públicos de calidad”.

Y esa influencia “la han ejercido sobre los representantes de ATI y CC en las instituciones de forma implacable. El caso de Las Teresitas en el año 2000, y estas adquisiciones casi 20 años después son una prueba difícilmente rebatible”.

Santiago Pérez añade que los políticos de CC (Fernando Clavijo, José Alberto Díaz, Ana Oramas...) se envuelven con demasiada frecuencia en abstracciones como la identidad canaria o la apelación en abstracto a la canariedad; “pero es evidente que les importa poco el sacrificio que puede suponer para los contribuyentes este tipo de operaciones. Hay personas que pasan verdaderas dificultades económicas para pagar el IBI, incluso de supervivencia, por ejemplo en La Laguna”.

“No les importa despilfarrar millones de euros a la hora establecer un sobreprecio ventajoso para determinados empresarios en operaciones como la de Las Teresitas y también parece bastante evidente que en la adquisición de estos inmuebles”, apuntó.

En realidad ellos obedecen órdenes, “las mismas órdenes que les han impedido en La Laguna pactar con todos un PGO que sea equilibrado y potencie las posibilidades de la economía lagunera, que son muchas, y al tiempo preserve un patrimonio de recursos naturales que una vez destruido es irrecuperable”.

Y terminó recordando que todo esto lo dice “desde la legitimidad que me da haberle plantado cara a CC en la época de su apogeo, lo que conllevó mi desplazamiento como líder de los socialistas tinerfeños, y de haber sido fundador del Hospital Febles Campos, aunque lo hayan borrado de los libros de historia”. 

santiago pérez xtf nc