Buscar
16:06h. Viernes, 14 de Diciembre de 2018

Canarias, ¿guardián de los intereses del imperialismo en África? - por Marco Lojo Jiménez

Una noticia publicada en el periódico El Día de 19 de febrero de 2015 apenas ha producido alguna expectación: “El embajador de EEUU en España se reúne con los principales inversores canarios”. En esta noticia, el embajador estadounidense, Sr. James Costos, afirma que Canarias es "la piedra angular en la estabilidad de los intereses comerciales de EE.UU con África”.

Canarias, ¿guardián de los intereses del imperialismo en África? - por Marco Lojo Jiménez *

“Una Canarias plataforma de la recolonización de África significa constituirse en un sostén geográfico de políticas basadas en la subordinación del desarrollo local a las necesidades del mercado global con la participación residual en los beneficios de los sectores locales que, mediante el control patrimonial de las instituciones públicas, participan en esa intermediación entre lo local y lo global.”

 José Villaba Pérez“Canarias, plataforma logística del Atlántico. Un proyecto de poder local y regional”

Una noticia publicada en el periódico El Día de 19 de febrero de 2015 apenas ha producido alguna expectación: “El embajador de EEUU en España se reúne con los principales inversores canarios”. En esta noticia, el embajador estadounidense, Sr. James Costos, afirma que Canarias es "la piedra angular en la estabilidad de los intereses comerciales de EE.UU con África”.

A esa reunión, realizada en Presidencia de Gobierno de Canarias, asistieron Paulino Rivero y una pléyade de representantes de grandes empresas de las islas, como recoge la nota de prensa de la Cámara de Comercio de Santa Cruz de Tenerife: “el vicepresidente de Binter Canarias, Rodolfo Núñez Ruano,  el vicepresidente de Loro Parque, Christopher Kiesssling, el presidente del grupo Domingo Alonso,  Sergio Alonso, el presidente del Grupo Ifa y consejero de Lopesan, Santiago de Armas Fariña; el consejero delegado de DISA, Raimundo Baroja Riue,  el presidente de Automotor y Grupo Hotelero, Luis Aguiar García, el gerente del Grupo Kalise-Menorquina, Tomás Torres y el director gerente de los Hospitales de San Roque, José Manuel Baltar.”

Esta reunión, discreta pero con la mayor pompa institucional, podría parecernos, desde la  ingenuidad, positiva en el sentido de un mayor desarrollo económico para Canarias, reflejado en la posibilidad de que empresas canarias puedan desarrollarse en EEUU y en África, así como la posibilidad de que empresas norteamericanas viesen a las islas como un buen lugar de inversión. Pero, esta visión neoliberal, que augura el “derrame de beneficios” a las clases populares y trabajadoras por una mayor liberalización comercial –doctrina del Consenso de Washington repetida hasta la saciedad- no aguanta un mínimo análisis serio.

 

Canarias, “Plataforma Logística Tricontinental”

Lanzado por el Presidente del Gobierno de Canarias Adán Martín a comienzos del siglo XXI, merece la pena pararse en el análisis que realizó José Villalba Pérez en el artículo “Canarias, plataforma logística del Atlántico. Un proyecto de poder local y regional”, en que afirmaba que “Los sectores político-empresariales dominantes en las islas “venden” en los foros internacionales a Canarias como la plataforma ideal para las políticas de intervención política y económica en África”. Esta “venta”, ha sido un vector estratégico que se ha sostenido en continuidad bajo los diferentes gobiernos autonómicos y estatales, con el apoyo decidido de actores institucionales, que abarcan desde los diferentes gabinetes de gobierno, pasando por Cámaras de Comercio, Universidades y hasta incluso por la Casa África.

Una “venta” que, remontado a dicha época, no puede quedar al margen del análisis de, por un lado, el dominio planificado de EEUU en África en pugna con otros actores dominantes –China, Europa...-, en los últimos tiempos a través del mando de EEUU en África, “Africom” y las bases de la OTAN. Y por otro, la propia configuración geopolítica de las islas, que –esto no es nuevo-, se inserta desde temprano en el circuito capitalista internacional, “necesitando” para el desarrollo de las castas político-económicas dominantes en estas islas –no para el desarrollo de estas islas, no se confunda- de un régimen económico, político y fiscal que permita hacer a esta casta parasitaria del “correveidile” de las castas internacionales al asalto de África, llevándose algún “pellizco.

 

De los vuelos de la CIA a los ataques a Mali

No es posible desconectar la estrategia de las grandes potencias por controlar los mercados africanos con la situación geopolítica del Archipiélago.

Aunque las castas canarias han desarrollado su sentido de “negocio” independientemente de las alianzas geopolíticas –así, se explicaría el interés empresarial de las islas por atraer inversionistas chinos, europeos o norteamericanos-, qué duda cabe que la pertenencia de Canarias a España y ésta a la Alianza Atlántica (OTAN) ha condicionado que en su aspecto como plataforma “militar”, sea el protagonismo de las diferentes aventuras militares de los norteamericanos el telón de fondo de una colaboración estrecha entre los diferentes actores.

Recientemente, el Senado de EEUU ha publicado un volumen de 5.000 páginas de las prácticas de torturas que la CIA infringía a sospechosos de terrorismo (“12 salvajadas  de la CIA en el informe sobre torturas", Público, 11 de diciembre de 2014), pero hemos de recordar que tales vuelos sobrevolaron el espacio aéreo del Archipiélago haciendo escalas en los aeropuertos de Los Rodeos y Reina Sofía durante los años 2002 al 2005, como denunció el periodista Daniel Millet en el periódico La Opinión de Tenerife de 22 de diciembre de 2008.

No sería, sin embargo, la última vez que Canarias se tiñera de la complicidad de los gobiernos europeo y español con la “guerra contra el terror” con la que se disfraza la guerra por el control de África y sus recursos. En la ponencia inédita realizada en el foro “Migrances”, celebrado en Mali en diciembre de 2013, “Canarias como plataforma de agresión”, se recogen datos como la petición de uso, realizada por EEUU a España en diciembre de 2010, del Puerto de la Luz como puerto de atraque de sus barcos nucleares, para el desarrollo de su estrategia del AFRICOM, según desveló un cable de Wikileaks. En sucesivos años (2011, 2012, 2013), se advierten de las cooperaciones institucionales entre mando español y estadounidense, que desembocarían en la noticia aparecida en el diario La Opinión el 13 de septiembre de 2013 “La Base Aérea de Gando y el Arsenal de Las Palmas de Gran Canaria servirán como bases de apoyo logístico a la operación militar que están preparando los Estados Unidos y varios países europeos, España entre ellos, para combatir y controlar el auge yihadista en la región del Sahel y, particularmente, en el norte de Malí”.

Ni que decir tiene, que en la famosa “guerra contra el yihadismo”, se escondía el interés de Estados Unidos y las potencias europeas por los recursos de Mali: según afirma el geógrafo Manlio Dinucci, en el portal Red Voltaire, “La inmediata colaboración de Estados Unidos y de la Unión Europea, que decidió enviar a Mali especialistas militares a cargo de misiones de entrenamiento y comando, demuestra que la operación se planificó de forma conjunta entre Washington, París, Londres y otras capitales. Las potencias occidentales, cuyas empresas transnacionales rivalizan entre sí tratando de acaparar los mercados y las fuentes de materias primas, se unen sin embargo cuando peligran sus intereses comunes, como los que hoy están peligro en África a causa de las revueltas populares y la competencia china. Mali, uno de los países más pobres del mundo (…), es sin embargo muy rico en materias primas: exporta oro y coltan, pero las ganancias van a los bolsillos de las transnacionales y de la élite local.”

 

“Canary Islands Hub”: Oportunidades para el negocio

Pero sería también un error desligar la visión de Canarias como un “portaaviones militar” en el Atlántico, sin ver su aspecto indisociable de plataforma en la que desarrollar negocio. Como bien afirmaba José Villalba Pérez en el artículo citado, “Los archipiélagos atlánticos, desde su entrada en la historia, sirvieron (…) de instrumentos para una expansión ultramarina de las respectivas metrópolis”. Nuestra casta dependiente, que tal vez no pueda tener el accionar independiente que sí tienen las castas de las potencias dominantes, ofrece multitud de servicios para el bando “recolonizador” africano: desde el portal oficial “Canary Islands Hub”, se oferta a Canarias como “hub”, palabra que designa el “centro que concentra el movimiento de pasajeros y de cargas nacionales, regionales e internacionales en el marco de una red o sistema de transporte”, como nos explica de nuevo José Villalba Pérez.  ¿Y cuál razón, además de la cercanía a África, para hacer la escala en Canarias de cara a la conquista de nuevos mercados? 

En un folleto titulado “Razones para invertir en Canarias”, que se puede encontrar en la propia página web (http://www.canaryislandshub.com/Portals/1/Docs/IslasCanarias/Razones%20para%20invertir.pdf), además del excelente clima, la inversión en I+D+i o su “gobernabilidad”, nos ofrece las dos grandes razones que sellan el destino de las clases populares en las Islas: “el régimen fiscal más ventajoso de Europa” –ahorro de hasta el 90% del Impuesto de Sociedades, tipo impositivo del 4% en dicho impuesto, exenciones en imposiciones indirectas- y “costes laborales relativamente más competitivos que en el resto del territorio español”.

De los servicios ofertados por este nodo oficial, se encuentran los servicios “educativos y sanitarios” que ofrece Canarias -¿oportunidad a través de su privatización y concertación?-, así como servicios “offshore” de reparación de buques y… plataformas petrolíferas –pues en el “no al petróleo” del oficialismo, siempre ha habido “oportunidades para el negocio”.

 

La clave es la RIC

Nada de lo que se ha escrito hasta ahora cobraría sentido sin uno de las claves del acuerdo entre la casta española, europea o norteamericana con la casta canaria para hacer de Canarias guardián del imperialismo en África: La RIC.

La Reserva de Inversiones de Canarias, por la que el empresariado deja de pagar el 90% del Impuesto de Sociedades, ha sido el instrumento de acumulación por la que, tras agotar el negocio de la construcción en las Islas, atentando contra su paisaje y volviéndola todavía más dependiente –al reducir la superficie de cultivo y pasto, tanto la huella ecológica como la dependencia de los combustibles fósiles para los transportes se eleva-, y tras concentrar el jugoso negocio de infraestructuras suntuarias, portuarias y aeroportuarias contestadas por la población del Archipiélago –contra el Puerto de Arinaga en Gran Canaria, el Puerto de Granadilla en Tenerife, etc.-; ha buscado mercados fuera de las Islas, luchando sus representantes políticos por la posibilidad de su exportación –no contemplada en su génesis, al ligarla a la necesidad de reinversión en Canarias.

Llevan razón el análisis contemplado por sucesivos artículos publicados en “Canarias-Semanal” de abril de 2014 a diciembre de ese mismo año –“Definitivamente los fondos de la RIC se invertirán en África”, “El REF subvencionará el desembarco neocolonial en África de la patronal canaria”, “Paulino Rivero "vende" en Washington la plataforma canaria para recolonizar África”-. En ellos se contempla la progresión de la negociación de la RIC para su exportación como capital a África por parte de políticos españoles como el comisario europeo Almunia, a los acuerdos entre Javier Ortiz y el Ministro Cristóbal Montoro, paralelamente a la negociación realizada por Rivero en Miami con empresarios y autoridades estadounidenses para consolidar ese proyecto de la casta canaria, la “plataforma tricontinental”. Una plataforma continental que sólo enriquece a unas pocas empresas canarias, europeas y estadounidenses, a través de la rebaja fiscal, la mano de obra barata y el comercio desigual con una África condenada a emigrar para prosperar… al igual que la población de esta tierra, condenada a una casta evasora y corrupta, hasta que –esperemos que pronto- se la eche del poder.

Marco Lojo Jiménez

* Publicado con autorización del autor