Buscar
07:30h. Miércoles, 22 de Noviembre de 2017

CEAR denuncia el fracaso de los acuerdos de reubicación y exige revisión inmediata de criterios

 

CEAR

La Unidad de Reubicación Griega ha comunicado hoy a España la no disponibilidad de personas con perfil reubicable para acoger en nuestro país, en base a los acuerdos de reubicación suscritos por los Estados miembro de la Unión Europea hace dos años.

(Recomendado por ATTAC Canarias)

CEAR denuncia el fracaso de los acuerdos de reubicación y exige revisión inmediata de criterios

La Unidad de Reubicación Griega ha comunicado hoy a España la no disponibilidad de personas con perfil reubicable para acoger en nuestro país, en base a los acuerdos de reubicación suscritos por los Estados miembro de la Unión Europea hace dos años.

Desde CEAR se pone de manifiesto que esta situación evidencia el estrepitoso fraude del programa de reubicación. Dicho proceso supuso desde el primer momento el preludio de un fracaso por su carácter discriminatorio en base a la nacionalidad de las personas que podían participar en el mismo: aquellas nacionalidades que superaran una tasa de reconocimiento de protección internacional de un 75% en la media del conjunto de los Estados miembro. De esta manera se obviaba los tratados internacionales, tales como la Convención de Ginebra que establece la no discriminación por criterios de nacionalidad.

Esta situación evidencia el estrepitoso fraude del programa de reubicación

CLICK TO TWEET

Además, la entrada en vigor del acuerdo UE-Turquía, excluyó a posteriori a todas aquellas personas llegadas a Grecia después del 20 de marzo de 2016, independientemente de su nacionalidad, quedando fuera de la posibilidad de ser reubicadas personas de origen sirio entre otras llegadas tras dicha fecha.
Actualmente más de 50.000 personas continúan atrapadas en Grecia, y muchas de ellas, serían susceptibles de recibir protección internacional en España, como es el caso de las personas procedentes de Irak o Afganistán que se encuentran excluidas del programa, o incluso personas de origen sirio que llegaron a Grecia después de la firma del acuerdo UE-Turquía.

La lentitud, la falta de voluntad política de trasladar a las personas refugiadas en el marco del programa de reubicación y las malas condiciones que se viven en los improvisados campos de refugiados de Grecia, ha provocado que muchas de las personas que podrían haber participado en el programa hayan abandonado el país por otras vías de forma desesperada.

Desde CEAR exigimos el cumplimiento de los acuerdos para el traslado urgente de las personas refugiadas mediante una revisión inmediata de los criterios que amplíen los perfiles que pueden forman parte de los acuerdos de reubicación para poder ofrecer una acogida digna a las miles de personas que permanecen varadas en Grecia.

No hay excusas, al margen de los acuerdos de reubicación las autoridades españolas tienen potestad para establecer corredores humanitarios para acoger a las personas a las que se comprometió y materializar de esta forma su compromiso con las personas refugiadas.

 

CEAR