Buscar
02:40h. lunes, 18 de octubre de 2021

El Colegio del Trabajo Social de Las Palmas denuncia la situación de colapso de los Servicios Sociales municipales

 

FRASE TRABAJO SOCIAL

El Colegio del Trabajo Social de Las Palmas denuncia la situación de colapso de los Servicios Sociales municipales

La entidad alerta que en Distritos como Ciudad Alta en Las Palmas de G.C se está dando cita para finales de año y que en municipios como San Bartolomé de Tirajana desde finales de agosto ya no hay citas disponibles en lo que resta de 2021

El Colegio del Trabajo Social de Las Palmas quiere denunciar ante la opinión pública la situación de colapso que se vive en el área de Servicios Sociales de muchos ayuntamientos, de forma especial en Las Palmas de Gran Canaria y en San Bartolomé de Tirajana, donde la ratio de profesionales por habitantes está muy por debajo de la media recomendada. 

En el caso de la capital grancanaria, con casi 380.000 habitantes, el municipio tan solo tiene contratados dentro de su Relación de Puestos de Trabajo a 68 profesionales del Trabajo Social en el servicio de Información, Valoración y Orientación dentro de los servicios sociales de atención primaria. Esto supone un ratio de una profesional por cada 5.588 habitantes, cuando la recomendación en la actual situación de crisis económica y social de Canarias es de una profesional del Trabajo Social por cada 1.700 habitantes. 

La contratación solo hasta el mes de noviembre a 15 profesionales destinados a atender a las personas solicitantes y perceptoras de la PCI, a través del plan de choque del consistorio capitalino, solo es un parcheo en la gestión de esta prestación.  Como entidad profesional que defendemos la calidad del sistema del servicio público de servicios sociales nos preocupa la gran desigualdad que sufre la ciudadanía de algunos barrios de la capital, en el distrito de Ciudad Alta se tarda hasta 4 meses para tener una cita, mientras que en otros distritos se da cita para  primeros de octubre. El retraso en la presencialidad en el trabajo (que se ha recuperado en sanidad o educación) también resta calidad a los servicios sociales. Esta falta de calidad hace que se incrementen las reclamaciones ciudadanas a las que no se responde en muchas ocasiones.

Otro ejemplo es el municipio de San Bartolomé de Tirajana que cuenta con una población residente de más de 53.000 habitantes (a los que habría que añadir el alto número de visitantes), sin embargo tan solo tiene contratados a ocho profesionales del Trabajo Social, lo que significa que tienen un ratio de una profesional por cada 6.625 habitantes.

La situación es más grave aún porque no se han sustituido dos bajas laborales, por lo que en realidad en estos momentos hay 6 trabajadoras sociales, y solo 4 de los 8 profesionales están a jornada completa.  Tres de las profesionales están contratadas al 75% de la jornada, y una está asignada a un programa de intervención especializado, por lo que solo puede dedicar el 30% de su jornada a la atención primaria y comunitaria, donde se ofrece orientación e información, valoración, derivación, acompañamiento y tramitación de distintas ayudas y servicios.

Desde el Colegio Oficial del Trabajo Social de Las Palmas tenemos que decir que desgraciadamente estas situaciones no son excepciones, existen muchos ejemplos del abandono y bloqueo a las constantes demandas de ampliación y refuerzo de plantillas que llevamos demandando hace años.

La entidad profesional vuelve a denunciar el incumplimiento de los derechos de la ciudadanía, el sometimiento a estrés constante de compañeros y compañeras por no poder atender la demanda, y recuerda que los Servicios Sociales han sido declarados esenciales, así como que son una herramienta fundamental para afrontar la situación de drama social y económico que viven miles de personas en Canarias.

El Colegio Profesional del Trabajo Social de Las Palmas anima tanto a los y las profesionales que trabajan en este sistema de protección como a la ciudadanía, a reclamar unos servicios sociales de calidad sabiendo que son un derecho ciudadano y una responsabilidad política.

trabajo social las palmas

 

 

 

mancheta 37