Buscar
16:09h. viernes, 03 de diciembre de 2021

Consulta popular estatal Monarquía o República para el próximo 14 de mayo de 2022 - por Ildefonso Gomez y Fermin Rodriguez ESPACIO INDEPENDIENTE

frase república

Espacioindependiente nº 432, jueves 11 de noviembre, 2021 http://elespacioindependiente.wordpress.com/:f:info.espacio.independiente

 

Consulta popular estatal Monarquía o República para el próximo 14 de mayo de 2022 - pon Ildefonso Gomez y Fermin Rodriguez ESPACIO INDEPENDIENTE

Todo el periodo vivido tras la muerte del dictador Franco hasta nuestros días ha venido definido por la famosa “Transición a la Democracia” cuyo final está en discusión. ¿Ha acabado este tiempo político de forma definitiva con la huida de Juan Carlos de Borbón a los Emiratos árabes? 

La corrupción política e institucional ha sido una de las claves de todo este periodo político, que ha sido la puesta al descubierto y provocado, en última instancia, la salida secreta de España del “héroe de la Transición”, de “quien nos salvó por su intervención personal del franquismo y del golpe de Estado del 23 de febrero de 1981”. ¿Quién ha echado a Juan Carlos I de España, ya que el pueblo no ha podido? Todo hace pensar que el régimen del 78 se ha desecho de su figura central, de la misma forma que el barco que se hunde se desprende de alguno de sus valores más preciados a fin de poder seguir a flote en medio de la tormenta. 

La fuga del Emérito y la intervención de su hijo en la crisis catalana, dividendo al pueblo en dos bloques enfrentados, estableció un nuevo tiempo político, el agotamiento de los consensos que dieron lugar a la Constitución del 78, con la creciente polarización política y social que conocemos tanto por los resultados electorales como por los graves conflictos sociales y políticos sin solucionar.

El debate oficial de la Transición trató de limitar los problemas al supuesto de que se acababa la dictadura en beneficio de la democracia, manteniendo el “atado y bien atado” de la dictadura. Reduciendo al olvido la obra de la II República, echando tierra encima de los crímenes cometidos en la guerra y en la dictadura para que nadie osara descubrirlos. Reforzando el dominio de la herencia franquista, cristalizada en el régimen de la monarquía, con el mantenimiento de las bases USA en nuestro territorio; “modernizada” con la consiguiente entrada en la OTAN y en la Unión Europea.

  Con el hilo de la impunidad de los crímenes del franquismo intacto, que ha recorrido todo el periodo conocido como el  de la “democracia”, el turnismo de la izquierda y la derecha oficial en el gobierno ha sido sustituido por un Gobierno de coalición entre tres partidos: el PSOE, el PCE y Podemos, que reúne en sus diferencias a la mayor parte de la izquierda oficial, impidiendo que las Cortes y la justicia puedan investigar los abusos de poder y la corrupción, sin encontrar otro relato capaz de superar la etapa política anterior. 

Hace ya cuatro años que en Cataluña la convocatoria de una consulta popular rompía de hecho el pacto constitucional del 78, lo que permitió a la población manifestar su deseo de acabar con el sistema constitucional de la monarquía y así poder construir su propia república. Sus deseos quedaron truncados, tanto por la represión de Estado como por la incongruencia de sus dirigentes, pero abrió un nuevo periodo político donde se comienza a cuestionar abiertamente el poder de hecho de la Monarquía, su abuso de poder y toda la corrupción de Estado, que se había mantenido oficialmente oculta durante cuarenta años. Se comienza a plantear, de manera abierta, la posibilidad de una nueva República, o de una República de repúblicas.

El referéndum catalán de uno de los pueblos del Estado pudo extender su mensaje a todos los territorios, con la buena nueva de que, pese a la represión, había llegado el momento de poder decidir de todos. La lógica del referéndum o refrendo es un procedimiento tendente a someter a voto popular una propuesta determinada, como mecanismo de democracia directa, y a fin de llegar a un acuerdo general para el que tiene que haber mayoría absoluta de votos. El camino para convocar un referéndum oficial sobre la monarquía como referendo revocatorio está cubierto de obstáculos. Si el texto constitucional habla de que “Las decisiones políticas de especial trascendencia podrán ser sometidas a referéndum consultivo a todos los ciudadanos”, dicha resolución en la práctica está sometida a  la exigencia de que sea respaldada por los 2/3 de los representantes en el Congreso y el Senado, solicitada por el presidente y firmada por el propio rey ¿Alguien cree que Felipe VI firmaría la convocatoria de un referéndum sobre Monarquía o República, aunque solo tuviera un valor  consultivo cómo condiciona la Constitución?

En Suiza, si una iniciativa popular reúne un mínimo de 50.000 firmas, la propuesta se somete a referéndum, y todos los referéndums son vinculantes. En América Latina, incluso en países no precisamente democráticos, existe el refrendo obligatorio para ratificar cambios constitucionales. En Chile, en el año 2020, donde el pinochetismo aún colea, se celebró un plebiscito llamado “de entrada” para decidir si se convocaba a una asamblea o convención constitucional para redactar una nueva Constitución. En España los referéndums siempre se han promovido desde el poder para consolidar sus privilegios y alianzas internacionales, tal fue el caso de los últimos referéndums de la reforma política del franquismo, de la entrada en el Mercado Común o sobre la permanencia en la OTAN.

La Constitución del 78, la que establece las bases del régimen monárquico, fija solo tres supuestos en los que se puede convocar un referéndum: primero, si es propuesto por el gobierno; segundo, si es una iniciativa autonómica de reforma estatutaria; y tercero, para una reforma constitucional. Hecho poco probable, ya que tal reforma puede ejecutarla el Congreso y el Senado sin convocar al pueblo a decidir. La Constitución prohíbe un referéndum sobre la Monarquía, por el hecho de que constituiría un cambio en la forma política del Estado, y por tanto de la misma Constitución.

Todos estos condicionamientos tratan de impedir la libre expresión de la voluntad popular. Por ello, cuando se trata de poder resolver una controversia política como la que existe en nuestros días en  España, donde la institución central del Estado está siendo cuestionada ampliamente por abuso de poder y corrupción sistémica, nos encontramos con el hecho consumado de que dicha institución está a todos los efectos blindada, impune frente a la democracia y la justicia, para así poder impedir el ejercicio democrático del cambio político.

Ante esta situación de crisis, bloqueo y corrupción sistémica de la Monarquía, se constituyó por diferentes partidos, sindicatos y organizaciones democráticas, la Plataforma Consulta Popular Estatal Monarquía o República en octubre de 2019, con el objetivo de impulsar y organizar una consulta estatal, como un espacio unitario, amplio y plural. La pandemia, con las restricciones que hemos conocido, impidieron que se pudiera convocar con anterioridad la celebración de Consulta Popular en condiciones adecuadas.

La Plataforma  Consulta Popular Monarquía o República, reunida el pasado día 7 de noviembre en Madrid, ha acordado que durante este mes de noviembre 2021 se dirija comunicación a todas las “organizaciones, sindicatos y movimientos sociales partidarios de que la ciudadanía se pueda manifestar libremente y pronunciar sobre la forma de Estado, para invitarlas a participar en la preparación y desarrollo de la Consulta”. Habiendo decidido que la CONSULTA POPULAR ESTATAL MONARQUÍA O REPÚBLICA SERÁ EL PRÓXIMO 14 DE MAYO DE 2022.

 

espacio independiente 2

 

mancheta 33