Buscar
13:00h. lunes, 12 de abril de 2021

Día Internacional de la Mujer  8 de marzo de 2021 Un futuro igualitario en el mundo de la covid-19

fecmamaamate

Día Internacional de la Mujer 

8 de marzo de 2021

Un futuro igualitario en el mundo de la covid-19
 

Desde nuestra Federación Española de Cáncer de Mama (FECMA), nos sumamos a celebrar el 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, y al lema elegido por Naciones Unidas para 2021: “Mujeres líderes: Por un futuro igualitario en el mundo de la Covid-19”.

Nos unimos a los esfuerzos de mujeres y niñas en todo el mundo para hacer posible un futuro más igualitario y superar las consecuencias sanitarias, económicas y sociales originadas de la pandemia de la Covid-19.

Hacemos nuestro el objetivo aprobado en el 65º período de sesiones de la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer, en marzo de 2021 en la sede de Naciones Unidas en Nueva York: alcanzar más pronto que tarde: “La participación de las mujeres y la adopción de decisiones por ellas de forma plena y efectiva en la vida pública, así como la eliminación de la violencia, para lograr la igualdad entre los géneros y el empoderamiento de todas las mujeres y las niñas”.

Desde ese compromiso con la igualdad, exigimos el derecho de las mujeres a la toma de decisiones en todas las esferas de la vida; la igualdad en la remuneración salarial a trabajos de igual valor; la distribución equitativa de los cuidados y el trabajo doméstico no remunerados; el fin de todas las formas de violencia contra las mujeres y las niñas y unos servicios de atención de la salud que respondan a las necesidades reales de las mujeres.

Lamentablemente, seguimos viendo que en todo el mundo las mujeres se enfrentan a un aumento de la violencia doméstica, a tareas de cuidados no remunerados, al desempleo y a la pobreza. Las mujeres que nunca fuimos las causantes de las crisis, sí hemos sido las personas más vulnerables a sus consecuencias.

La realidad nos sigue mostrando las situaciones de desigualdad de las mujeres con respecto a los hombres; la segregación vertical y horizontal; la brecha salarial; las limitaciones en su carrera profesional; su menor representación en los puestos directivos o de toma de decisiones o su mayor presencia en los trabajos precarios o a tiempo parcial.

Las mujeres con cáncer de mama conocemos la realidad en la que vivimos, y no nos resignamos a que los derechos se consideren una mercancía y que la salud se valore como un renglón presupuestario.

Recordamos hoy con especial afecto, a quienes han sido víctimas de la violencia de género y rechazamos a quienes se atreven a plantear retrocesos en lo conseguido ante esta cruel y dolorosa realidad.

Rechazamos las actitudes de quienes niegan o cuestionan los derechos de las mujeres, porque nuestra libertad es un patrimonio colectivo que debemos defender

Quienes formamos las organizaciones de mujeres estamos demostrando habilidades, conocimientos, compromisos y redes para liderar eficazmente los esfuerzos de respuesta y recuperación ante la Covid-19.

Ante esta pandemia de la covid-19 y sus efectos, las mujeres, con trabajo, dedicación, solidaridad y esfuerzo, hemos formado parte del personal sanitario y de todos los colectivos que desde diferentes ámbitos, han hecho y hacen posible mantener las actividades esenciales y han garantizado nuestra convivencia.
Estaremos atentas para que la pandemia de la COVID-19 no revierta los logros alcanzados en materia de igualdad de género y derechos de las mujeres y no agrave las desigualdades en los ámbitos de la salud, la economía, la seguridad y la protección social.

Queremos contribuir, desde nuestras experiencias, perspectivas y habilidades, a que las decisiones sanitarias, económicas, políticas y sociales funcionen mejor para todas y todos. Desde la igualdad podemos construir un mundo más justo, pacífico, sostenible y resiliente.

Hacemos nuestras las prioridades señaladas por la ONU – Mujeres ante la crisis de la Covid – 19: reducir la violencia de género; fomentar que las personas practiquen un reparto equitativo del trabajo de cuidados; promover que las mujeres participen en la toma de decisiones de la respuesta a la COVID-19; garantizar que los mecanismos de coordinación incluyan la perspectiva de género.

Nos negamos a que la sociedad renuncie a la mitad de los recursos humanos disponibles. Queremos ser parte sustancial, en pie de igualdad, de una sociedad inclusiva donde nadie quede al margen y colaborar desde nuestra posición de ciudadanas y feministas, a construir un futuro mejor. Aspiramos a situarnos en la historia diaria como protagonistas activas y no como comparsas de decisiones ajenas a nosotras.

fecmamaamate

MANCHETA 9