Buscar
04:08h. Martes, 26 de mayo de 2020

Europa Laica, campaña IRPF

 

EUROPA LAICA IRPF 1

EUROPA LAICA IRPF 2

 

logo_europa_laica   

www.lacismo.org   info@europalaica.com   

CAMPAÑA ANUAL DE LA DECLARACIÓN IRPF-2020

  • DEFENDER LO PÚBLICO ES GARANTÍA DE ATENCIÓN Y SOLIDARIDAD, MÁS AUN ANTE SITUACIONES DE CRISIS. LA SANIDAD PÚBLICA NECESITA MÁS RECURSOS. 

  • EUROPA LAICA PROPONE A LA CIUDADANÍA NO MARCAR LA CASILLA DE LA IGLESIA CATÓLICA NI LA DE FINES DE INTERÉS SOCIAL.

  • TODOS LOS IMPUESTOS DEBEN QUEDAR EN LA HUCHA COMÚN PARA CUBRIR GASTOS GENERALES, NO PARA SUBVENCIONAR A ORGANIZACIONES PARTICULARES. 

  • LA IGLESIA CATÓLICA DEBE AUTOFINANCIARSE Y PAGAR IMPUESTOS.

 

Coincidiendo con el periodo oficial de la Agencia Tributaria para la Declaración de la Renta-IRPF, Europa Laica pone en marcha su campaña para proponer que NO SE MARQUE NINGUNA DE LAS DOS CASILLAS DEL IRPF, NI A LA IGLESIA CATÓLICA NI A FINES DE INTERÉS SOCIAL. 

Estamos en un momento excepcional para la sociedad, haciendo frente a una epidemia que, además de la crisis sanitaria que ha generado, también abre una crisis social y económica de dimensiones muy profundas. Europa Laica reclama al Gobierno y al poder legislativo que impulse unos presupuestos y  una política fiscal que tengan como objetivo los derechos sociales, el reforzamiento de Servicios Públicos universales, bien financiados y de calidad, la ayuda a las personas y el apoyo al tejido productivo, como garantía de la solidaridad social. Nos oponemos a planteamientos asistenciales caritativos o marcados por el beneficio privado. No se pueden desviar impuestos y recursos públicos a organizaciones particulares.

Quien marca alguna de estas casillas detrae de los Presupuestos Generales del Estado el 0,7% de sus impuestos (el 1,4% si marca las dos) que subvencionan directamente a organizaciones privadas como son la Iglesia católica y ONGs, por lo que la hucha del Estado queda con menos dinero para atender gastos comunes tan necesarios en Sanidad, Educación, Asistencia social, Pensiones, Infraestructuras, etc.

En 2018, el 34% de los contribuyentes NO marcaron ninguna de las dos casillas. Los que marcaron a la Iglesia (32%) resultaron en 285 millones que los emplea casi en su totalidad para los salarios y seguridad social del clero, con una parte para financiar a TRECE TV y las campañas de publicidad engañosa de afirmar que marcando esta casilla se ayuda a la labor asistencial de la Iglesia cuando tan solo unos 6 millones dedica a Cáritas. Por su parte, las ONGs obtuvieron 330 millones a través de su casilla, de los cuales unos 115 subvencionaron a ONGs relacionadas con la Iglesia. Es decir, 615 millones salieron en total de las arcas públicas para organizaciones privadas, con 400 de ellos fueron por una u otra vía a engrosar las arcas de la Iglesia católica.

No hay razón para este trato de favor, menos aún con las carencias en Servicios Públicos, como en Sanidad por el coronavirus. Reforzar y garantizar los servicios públicos, lo común, es condición inexcusable. 

Quien quiera aportar a la Iglesia católica o a Fines Sociales que lo haga de su propio bolsillo,  adicional a los impuestos que le corresponda pagar, pero sin sacarlo de la hucha común de todos. 

Europa Laica exige al Gobierno la denuncia y derogación de los Acuerdos del Estado con la Santa Sede de 1979, que son la causa principal de que se mantenga esta situación de privilegio.