Buscar
lunes, 04 de julio de 2022 00:00h.

La guerra imperialista en Siria no es tolerable - Secretariado Confederal Nacional de Intersindical Canaria

La inminente intervención militar norteamericana en Siria, constituiría un nuevo capítulo deplorable de la escalada militarista del  imperialismo norteamericano en su tentativa de retomar el control y la hegemonía sobre un mundo unipolar y al servicio de sus intereses.

La guerra imperialista en Siria no es tolerable - Secretariado Confederal Nacional de Intersindical Canaria

La inminente intervención militar norteamericana en Siria, constituiría un nuevo capítulo deplorable de la escalada militarista del  imperialismo norteamericano en su tentativa de retomar el control y la hegemonía sobre un mundo unipolar y al servicio de sus intereses.

La manipulación informativa orquestada por el gobierno de Estados Unidos   y sus aliados tendente a generar un estado de opinión de indignación global contra el gobierno Sirio y, por tanto favorable  a la invasión, es evidente y repite un guión ejecutado ya  anteriormente por la superpotencia en numerosas ocasiones. Sirvan de ejemplo las supuestas armas de destrucción masiva que Irak nunca tuvo, pero  justificaron la guerra contra este país, o el ataque vietnamita a los buques norteamericanos en el golfo de Tonkin, que sirvió de pretexto para  justificar la guerra de Vietnam, pero que en realidad nunca sucedió.

El posible resultado de esta nueva aventura militar imperialista puede ser verdaderamente dramático, no  solo para el pueblo sirio, que viene soportando una cruenta guerra civil, en la que Estados Unidos financia a facciones opositoras entre las cuales destaca, paradójicamente, Al Qaeda, su supuesto archienemigo,  al que dicen combatir tanto en Afganistán como en el norte de Mali. Una caída de Damasco en manos norteamericanas serviría de base para una agresión, aún mayor, a Líbano y a Irán,  países convertidos en una especie de obsesión para las distintas administraciones norteamericanas. Todo esto sin contar el drama que significaría para los millones de palestinos, tanto refugiados como habitantes de los territorios ocupados, quienes podrían verse solos y aislados ante Israel y su socio multimillonario norteamericano cuyo proyecto histórico ha sido el de borrar a este valiente pueblo de la faz de la tierra.

En todo caso esta guerra  tendrá claramente un gran perdedor que será la población civil que verá nuevamente como es bombardeada y aniquilada en nombre de la “democracia y la libertad” además de  un gran beneficiario, como no, las empresas multinacionales de armamento y petróleo que, como ya es costumbre, escriben las millonarias cifras de ganancias en sus balances con la sangre de millones de inocentes.

Intersindical Canaria, reafirmando su compromiso internacionalista y con el sindicalismo de clase y antiimperialista, manifestamos nuestra clara oposición a la intervención norteamericana en Siria e instamos a todas las organizaciones de la sociedad canaria a rechazarla con la misma contundencia con que nos opusimos a las guerras de Vietnam, Afganistán Irak o la criminal intervención en Libia.

Secretariado Confederal Nacional

Canarias, 29 de agosto de 2013