Buscar
martes, 09 de agosto de 2022 00:58h.

Intersindical Canaria lamenta el silencio cómplice de Sanidad ante la crisis del Hospital Insular Materno Infantil

 

FRASE INTER SANIDAD

Intersindical Canaria lamenta el silencio cómplice de Sanidad ante la crisis del Hospital Insular Materno Infantil   

El sindicato asegura que Blas Trujillo y Conrado Domínguez son los principales responsables de la decadencia del CHUIMI, cuya situación se hace insostenible

Intersindical Canaria lamenta la desidia de la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias ante la actuación situación que atraviesa el Complejo Hospitalario Universitario Materno Infantil (CHUIMI), de Gran Canaria. 

Desde el sindicato critican la actitud del consejero, Blas Trujillo, como el director del Servicio Canario de la Salud, Conrado Domínguez, quienes mantienen “un silencio cómplice” junto a la actual gerencia del hospital, ante el colapso asistencial que repercute en sus pacientes así como en los profesionales, quienes llevan más de una semana señalando la gravedad de la situación. 

En este sentido, se apunta también a la falta de previsión de la Gerencia del CHUIMI, “cuya Gerente se ampara en la pandemia para la toma de cualquier decisión, como si la COVID-19  la hubiera convertido en una persona todopoderosa, respaldada por el director del SCS y el propio Consejero de Sanidad”. 

Es evidente que este complejo hospitalario se encuentra en “decadencia” a raíz de años y años de una gestión ineficaz y decisiones erróneas perpetuadas por los máximos responsables políticos de las Islas y es que “Conrado Domínguez no es nuevo en estas labores, pues ya ha ejercido con las siglas de otro partido político, los cargos de la Consejería cuentan con el parapeto de los cargos directivos colocados a dedo y que deben soportar las embestidas derivadas del maltrato y hartazgo de las trabajadoras y los trabajadores del CHUIMI, que han sido valientes denunciando el caos de este hospital”. 

Desde el sindicato se pide a la directora del hospital grancanario, Alejandra Torres, que atienda las peticiones de los profesionales sanitarios y que “deje de excusar su gestión”, cuyas decisiones compara con otras similares a las llevadas a cabo en el Hospital Universitario Dr. Negrín. 

En este sentido, Intersindical Canaria advierte de que quizá “este sea el momento también para desactivar la coraza protectora del Hospital Dr. Negrín, donde el silencio y el miedo reinan entre su plantilla por miedo a perder el puesto de trabajo o no se renueven los contratos por discrepancias con la gestión”. 

Desde el sindicato se insiste en que la política “ha venido a dar la estocada final al Complejo Hospitalario Universitario Insular Materno Infantil” con la ausencia de verdaderas directrices y decisiones. Ningún representante político se ha preocupado por la situación del CHUIMI, “ni el presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres; ni Román Rodríguez, perfecto conocedor de la sanidad pública en las Islas; tampoco Casimiro Curbelo”. 

Una lista de no presencias en las que se incluye también a Noemí Santana , que vino a hacerse garante de los servicios públicos como la sanidad, amagando con la ruptura del pacto de Las Flores cuando llegó Conrado Domínguez, y resulta que, finalmente, participa en la colocación de cargos como el actual Director de la ESSSCAN”. 

La sanidad pública canaria adolece de grandes problemas y durante dos años, los responsables políticos solo se han preocupado de priorizar la economía y no han sido capaces de ampliar las infraestructuras sanitarias para dar respuesta a la pandemia, sin dejar de atender las listas de espera y contribuyendo en enfermar a la población”.

intersindical canaria

 

mancheta 40