Buscar
23:28h. martes, 25 de enero de 2022

IUC celebra la absolución de los bomberos acusados de desordenes públicos por el Cabildo de Tenerife 

La sentencia judicial supone un varapalo tremendo para los dirigentes del Cabildo, que se empeñaron en criminalizar la protesta social y en tomar represalias contra los trabajadores.

IUC celebra la absolución de los bomberos acusados de desordenes públicos por el Cabildo de Tenerife 

La sentencia judicial supone un varapalo tremendo para los dirigentes del Cabildo, que se empeñaron en criminalizar la protesta social y en tomar represalias contra los trabajadores.

Izquierda Unida Canaria celebra la sentencia que ha venido a absolver a los bomberos de Tenerife que habían sido denunciados por desórdenes públicos por el Cabildo de Tenerife. La sentencia declara la extinción de la responsabilidad criminal de los mismos y les absuelve de los falsos delitos de desórdenes públicos. El Cabildo, con su comportamiento ridículo e infantil desde un primer momento, tendrá que reflexionar sobre su actuación.

La sentencia judicial supone un varapalo tremendo para Ricardo Melchior, anterior presidente del Cabildo, que se empeñó en denunciar a los bomberos, a los que presentó una querella y, en una actitud vergonzante, pidió un año y medio de prisión para cada uno de ellos. Pero también supone un varapalo para Carlos Alonso, actual presidente del Cabildo, que, en su momento, pudo desistir de la causa, pero continuó en la senda de criminalización de la protesta social de su predecesor. Dicha sentencia está amparada en el derecho constitucional a la manifestación, por lo que tanto Alonso como Melchior han suspendido claramente en educación para la ciudadanía. Se espera de los dirigentes políticos que tengan un comportamiento más democrático y ajustado a la defensa de los derechos fundamentales de los trabajadores, pero ese no es el caso de los dirigentes de CC.

Para IUC ha quedado claro que los dirigentes del Cabildo solo pretendían con esta denuncia amedrentar al colectivo de trabajadores y criminalizar su protesta. Mientras el colectivo de bomberos, lo único que pretendía con su protesta pacífica era aumentar los medios y el personal disponible para salvar vidas y atender a la ciudadanía. Por ello, en diciembre de 2005 realizaron una concentración de protesta a las puertas del Cabildo y en la planta baja de la sede insular mientras se celebraba un Pleno de la Corporación. Los responsables de CC, en lugar de prestar atención a estas demandas, actuaron a la defensiva y de forma cobarde, denunciando a los bomberos y no prestando atención a sus peticiones, que en realidad eran el asunto verdaderamente importante al que un buen gestor político debería atender.  

En la actualidad, solo 44 bomberos cubren las guardias en la isla, cuando deberían ser entre 60 y 62, según exigen las leyes en materia de seguridad. Lo único que han hecho estos bomberos es luchar por que se cumpla con esta necesidad, por lo que desde IUC exigimos a CC y PSOE, con responsabilidades de gobierno en el Cabildo, que con urgencia procedan a resolver esta situación y aumentar esta cifra.

IUC quieres expresar una vez más el apoyo al colectivo de bomberos y a los bomberos denunciados por el Cabildo, y se felicita de la sentencia judicial que viene a poner orden, tras tantos años, y a dejar claro cuales eran los verdaderos objetivos de CC. Por último, esperamos que el Cabildo no tome la decisión de recurrir una decisión que solo le llevará a seguir haciendo el ridículo, cuando lo que tiene que hacer es preocuparse por mejorar la seguridad de la isla.