Buscar
21:33h. miércoles, 27 de octubre de 2021

La pseudo-ciencia al servicio de los espurios intereses políticos

Lecciones del Volcán de Echedey: Fondos Soberanos Solidarios -Movimiento por la Unidad del Pueblo Canario UPC

 

FRASE UPC

Lecciones del Volcán de Echedey: Fondos Soberanos Solidarios -Movimiento por la Unidad del Pueblo Canario UPC

La erupción del Volcán de Echedey, en el cantón de Tihuya, Benawaré, con más de 6000 personas evacuadas, próximo al millar de propiedades destruidas entre viviendas, colegios, colegios e infraestructuras agrícolas (cuartos de aperos, cosechas, etc.) en el momento de redactar estas líneas, aparte del sufrimiento personal de los damnificados en particular y de todos y todas los(as) canarios (as) en general supone unas pérdidas materiales difíciles de cuantificar en este momento, pero que pueden alcanzar al menos la pérdida del Producto Interior Bruto de Benawaré probablemente durante un año, es decir, unos 1500 millones de euros.

La pseudo-ciencia al servicio de los espurios intereses políticos. Al igual que ocurrió con el didáctico volcán del Julan en la Isla de Ero (ex El Hierro), en el que el colonialismo y los esbirros a su servicio aprovecharon para aterrorizar aún más si ello fuera posible a nuestros compatriotas, realizando incluso planes de evacuación de la isla entera, al ser factible con aproximadamente unos diez viajes de las grandes navieras (no es la primera vez que el imperialismo gringo, el nazismo hitleriano y el mismo colonialismo español muestran interés en establecerse en la misma mediante grandes bases militares; conviene recordar al respecto el avión militar USA accidentado en Ero, el radar de Malpaso, la base de seguimiento de submarinos en Benawaré, concretamente en Puerto Naos o la ocupación de Erbani, donde el colonialismo español aún mantiene el mayor campo de tiro de todo el Estado, pese a la oposición del Cabildo y todos los ayuntamientos, así como a la democrática negativo del pueblo canario de integrarse en la OTAN, de la que forma parte España, voluntad manifestada mediante el Referéndum celebrado el 12 de Marzo de 1986 y 35 años después aún sin ejecutar).  Y decimos pseudo-ciencia pues, incluso disponiendo de presupuestos millonarios y generosa financiación autonómica, estatal e incluso de la comunidad de mercaderes (eufemísticamente denominad Unión Europea), como los proyectos INTERREG, dotados con cientos de miles de euros, lo que ha permitido al Instituto Volcanológico de Canarias (INVOLCAN), el Instituto Geográfico Nacional  (IGM) e incluso el también metropolitano Instituto Geológico y Minero de España (IGME) disponer de punteras tecnologías, les pilló la erupción muy alejada de la zona prevista y por si fuera poco con el semáforo amarillo o fase de información a la población, procediendo a confinar a nuestros compatriotas en sus casas hasta que cayeron en la cuenta de que, ante el peso de la “arena volcánica”, de composición basáltica y, por lo tanto, muy pesada (más pesada que el granito), los deficientes techos de las construcciones se estaban desplomando, “arena volcánica” mal denominada “ceniza volcánica” al no proceder de ninguna combustión (la combustión, que origina ceniza, dióxido de carbono y agua, procede de la quema de materia orgánica, como los combustibles fósiles, gas y petróleo, en presencia de oxígeno pero, dado que no hay dos sin tres, cometieron el mismo error confinando nuevamente a nuestros compatriotas de las zonas costeras de Tazacorte y Aridane ante la inminente llegada de la lava al océano, con el consiguiente desprendimiento de gases tóxicos, como si estos fueran incapaces de penetrar en las humildes viviendas de los awaras, siendo una experiencia común que hasta los globos llenos de helio de los cumpleaños se terminan desinflando al atravesar los microporos del plástico. Estos “expertos” de tecldo, a punto de jubilarse si es que no lo han hecho ya y que por primera vez presencian una erupción volcánica aunque en todo el plante haya en actividad una media de 20 volcvanes, gracias a los cuales el planeta no ha estallado en pedazos. Vergonzosamente no hn hecho públicos los datos obtenidos como es su obligación al ser financiados con la sangre, el sudor y las lágrimas de todos nosotros, incluyendo a los damnificados. Haciendo un poco de didáctica, nuestros volcanes no son ni hawaianos y estrombolianos, sencillamente canarios, presentando una fase moderadamente explosiva, lo que los hace muy didácticos pese a los daños materiales que son capaces de producir, correspondiente probablemente a su alto contenido gaseoso y una segunda fase más efusiva, procedente de la profundidad de la cámara magmática, con menos gases, a similitud de lo que ocurre al abrir una botella de gaseosa o de champán, que al principio sale a borbotones y, cuando pierde al gas, como un líquido cualquiera.

La geografía es tozuda: los volcanes, un fenómeno natural. El archipiélago canario, un archipiélago costero en el Noroeste del Continente africano, conjuntamente con Madeira, Azores y Cabo Verde constituyen formaciones geológicas volcánicas surgidas de la dorsal submarina meso-atlántica que, durante cientos de millones e incluso miles de millones de años (se supone que la Tierra tiene unos 4.500 millones de años) ha ido separando el continente africano del sudamericano, una de cuyas consecuencias es la formación del Océano Atlántico, atravesado verticalmente por enormes efusiones de magma que ha formado los citados archipiélagos, así como otros en formación aún no emergidos. Aquí está parte de nuestra patria, a la que hay que añadir la franja continental africana, frente a Erbani y Titerroygakat, constituido por el entorno de la mal denominada Santa Cruz de la Mar Pequeña. Cuestión muy diferente son los desmanes de políticos al servicio del colonialismo, que constituye nuestro principal problema, autorizando, interesadamente, la construcción en barrancos, como las viviendas en la desembocadura del barranco de las Angustias en Tazacorte e incluso aparcamientos en los cauces de los barrancos, concretamente en Tedote y otras zonas de riesgo.

Los pueblos que no estudian su historia detalladamente están obligados a repetirla.  No es la primera vez que estas erupciones afectan a nuestros compatriotas. Los wanches de Chinet se referían a Wuayota como el infierno que habitaba el Teide. Más recientemente, los mahos de Titerroygakat sufrieron la erupción del Timanfaya  (1730-1736), destruyendo un total de 25 aldeas, entre ellas Rodeo, parte de Mancha Blanca, Maretas, Santa Catalina, Tinguatón (que nuestros compatriotas reconstruyeron en el actual Tinguatón), Mazo (probable origen del actual Mazo en Benawaré, fundado por compatriotas mahos emigrados) y así hasta 25 pueblos, lo que debe servir  de ejemplo en la recosntrucción de los pueblos afectados por la erupción del volcán de Echedey,. En el cantón de Tihuya. En 1949 ocurrió lo mismo con la mal denominada erupción de San Juan, también en Tihuya, aunque menos poblada en esa época. Los damnificados compatriotas de estos y otros desastres naturales con frecuencia pierden los frutos de su sacrificado esfuerzo, siendo responsabilidad de todos nosotros y nosotras contribuir a rehacer, si ello fuera posible, sus vidas, lo que pasa por la utilización sostenible de nuestros recursos naturales, lo que incluye hasta las más devastadoras  coladas volcánicas, como es el caso del Timanfaya, la Cueva de los Verdes y su extensión los Jameos del Agua n Titerroygakat, la Caldera de Taburiente n Benawaré, el Teide m Chinet, Tamadab n Tamarán, Garajonat n Gumera, el Julan n Ero o Corralejo n Erbani, mediante la creación de Fondos Soberanos Solidarios, gestionados por los gobiernos Insulares de cada Isla, destinando al menos el 50 por ciento de la recaudación  a restablecer los dañados ecosistemas, en una infatigable lucha contra el cambio climático y los devastadores efectos de la industria turística, la más contaminante de todas las industrias, acabando incluso con plantas invasoras como el rabo de gato o los zarzales, que están invadiendo las tierras agrícolas abandonadas así como nuestros bosques , responsable administración de la recaudación obtenida,  que incluye la instauración de una hacienda exclusivamente canaria, acabando con el saqueo del colonialismo,  que no constituye ninguna solución sino que es la raíz del problema, mediante la instauración de un Fondo Soberano Solidario Nacional de la República Democrática Federal Canaria constituido por la actual recaudación de la hacienda española y que se destinará a restablecer el bienestar  de nuestros compatriotas damnificados en el caso de producirse cualesquiera de estas catástrofes, hacienda del régimen monárquico y colonial del que lo único que hay que esperar es su retirada incondicional de nuestra patria u olvidarnos de sus cantos de sirena, como la falsa actual ola solidaria cuando en realidad su única preocupación es la votación que próximamente tendrá lugar en la Asamblea General de las Naciones Unidas sobre el derecho a la Independencia del Archipiélago Canario, motivo del desesperado viaje a Nueva York del presidente metropolitano, en plena crisis volcánica, con la única intención de comprar voluntades en contra de nuestros justos y legítimos derechos. 

Ministerio de Ciencias Económicas y Ministerios de Ciencias de la Tierra de la República Democrática Federal Canaria

UPC

mancheta 37