Buscar
18:26h. Viernes, 24 de enero de 2020

Manifiesto de Attac España 20º Aniversario

 

FRASE MANIFIESTO ATTAC

 

Manifiesto de Attac España 20º Aniversario

 

“La globalización financiera agrava la inseguridad económica y las desigualdades sociales, soslaya y doblega las aspiraciones de los pueblos, de las instituciones democráticas y de los Estados Soberanos en detrimento del interés general, al que sustituye a partir de planteamientos especulativos que expresan únicamente los intereses de las grandes corporaciones trasnacionales y los mercados financieros” 


 

Introducción

A partir de los años 70 del pasado siglo el capitalismo entró en una nueva etapa: el neoliberalismo. Un proyecto de supresión sistemática de toda clase de límites a las actividades del capital. 

ATTAC viene denunciando desde su nacimiento el descontrol premeditado que ha propiciado este desastre, identificando a sus víctimas, a sus responsables y beneficiarios, proponiendo alternativas que en su momento habrían contribuido a impedirlo y que hoy, junto a otras propuestas de los movimientos sociales como las que más adelante se exponen, consideramos imprescindibles para revertir la situación y evitar su amplificación y repetición. 

Las transnacionales y los fondos de inversión y alto riesgo, a través de sus imposiciones a los gobiernos dóciles o abiertamente cómplices, y con el apoyo de sus organismos de gestión y control mundial (OMC, BM y FMI, entre otros), de sus centros de asesoramiento académicos y de sus agencias de calificación de riesgos, siguen ejerciendo una presión insoportable sobre las poblaciones de todo el mundo para aumentar sus beneficios, consolidar sus privilegios y reforzar su poder a costa de la ciudadanía y la naturaleza. Es la dictadura de los llamados “mercados financieros”. Aunque la crisis les obligó a realizar algunos ajustes, dichos entes, que tienen detrás nombres y apellidos, recuperaron rápidamente la iniciativa y siguen ejerciendo una gran presión sobre los gobiernos para que pongan en marcha medidas antisociales que desamparan a la ciudadanía, echando sobre sus espaldas los costes de la crisis y profundizando las desigualdades. Socializar las pérdidas y privatizar los beneficios es su principio irrenunciable.

En la Unión Europea vivimos la perversión de la democracia, con procesos electorales viciados por la manipulación mediática y una fuerte presión empresarial que lleva a la devaluación de la política, cada día más alejada de la ciudadanía. A esta se le pide su adhesión a decisiones tomadas por instituciones fuera de cualquier control democrático, como la Comisión Europea, el Banco Central Europeo o el Tribunal de Justicia Europeo, sin dejar espacios reales de participación democrática. La abstención electoral y la desafección política son la expresión de esta impotencia y la respuesta a la construcción de una UE que ha convertido Europa en un espacio privilegiado para las finanzas.

La mercantilización generalizada y la libertad de acción de las  transnacionales en todo el planeta provocan una desregulación laboral y financiera desaforada, y un fuerte descenso relativo de las rentas salariales. Como efecto de este funcionamiento, basado en las premisas de la escuela económica neoclásica, en el año 2007 estalló la crisis que afectó a todos los ámbitos de la vida social, económica, política y cultural, poniendo en evidencia la enorme capacidad de contagio que tienen las finanzas en un mundo globalizado.

El mundo que nos quieren imponer no es nuestro mundo. El capital financiero exige el crecimiento ilimitado, la ruptura de los vínculos sociales y la depredación de la naturaleza con una urgencia suicida. La codicia del capitalismo agota los recursos naturales, saturando la capacidad de los sumideros por encima de la capacidad de regeneración de los ecosistemas. El modelo de vida consumista, que la globalización extiende a toda la población mundial, no solo produce desigualdades enormes, sino que supone una amenaza para la biosfera como no se había visto desde miles de año atrás. La crisis es sistémica: alimentaria, climática, energética, de cuidados y de valores, además de económica, social, política y cultural. 

El capitalismo neoliberal tiene como objetivo monetizar todos los aspectos de la vida. La ideología de la llamada sociedad del bienestar ha puesto en el centro de la realización individual la búsqueda obligatoria de la riqueza material y la sumisión de todas las relaciones sociales a los imperativos del consumo. Las privatizaciones de bienes y servicios públicos y comunes nos hurtan la capacidad de decidir colectiva y democráticamente sobre el uso y disfrute de los mismos con criterios de igualdad y de sostenibilidad generacional. 

Por otro lado, el fomento del endeudamiento de la población favorece la búsqueda unilateral de rentabilidades financieras a corto plazo y trata de convertir en cómplices a las víctimas, hipotecando el futuro de varias generaciones y agravando la miseria de los países empobrecidos. 

La liquidez ilimitada y la desregulación los movimientos de capitales favorecen la inestabilidad económica y financiera, elevando el riesgo global de crisis a niveles intolerables. La existencia de unas finanzas opacas que se aprovechan de las guaridas fiscales priva de recursos a sociedades enteras.

La disolución de las fronteras entre lo público y lo privado alimenta una corrupción impune, que envilece a las sociedades y pervierte la política en su papel de instrumento de acción ciudadana y de organización social en función de las necesidades de las personas. El capitalismo y el sistema de especulación financiera castigan de forma muy especial a las mujeres, que suponen la mitad de la población mundial. Ellas ejercen generalmente los cuidados, quedando fuera del ámbito del trabajo remunerado pero cumpliendo un imprescindible papel en la protección de la vida.

Origen y estructura de ATTAC

ATTAC es un movimiento internacional que nació para denunciar la dictadura de los mercados y la especulación financiera. Desde hace más de dos décadas trabajamos con la ciudadanía para buscar las alternativas sociales, ecológicas y democráticas que permitan construir un mundo más justo. En todo este tiempo la globalización ha creado su propio estado supranacional, el cual dispone de una constelación de organismos no elegidos (FMI, Banco Mundial, OMC, etc.) que hablan con una sola voz para exaltar las virtudes del mercado y tienen más poder que los Parlamentos y organismos democráticos de cada país.

Hemos denunciado la falta de control y regulación de los movimientos de capitales, la existencia de las guaridas fiscales, las políticas impositivas que favorecen a las grandes fortunas y fomentan la desproporción de los sueldos millonarios de los directivos, la sobreexplotación de los recursos naturales, la inseguridad ambiental generada por determinados sectores industriales, el desinterés por la reducción y reciclaje de residuos y la privatización continua y creciente de los bienes y servicios públicos para convertirlos en mercancías objeto de sustanciosos negocios. 

Desarrollamos nuestra labor a través de varias herramientas: estudio e investigación, emprendimiento de acciones legales, presión política,  formación ciudadana y movilización social. Somos una organización independiente, sin financiación de ningún partido, empresa ni entidad pública o privada. No buscamos el gobierno sino la toma de conciencia y la movilización de las mayorías sociales, además del cambio cultural como parte integrante de la acción política de una ciudadanía plural que expresa sus anhelos de libertad, igualdad y solidaridad, y que se propone construir un mundo en el que todos los seres humanos podamos habitar dignamente. 

En estos tiempos de cambios y transformaciones prestamos mucha atención al deterioro de la sociedad y del planeta, al rumbo del modelo neoliberal en el que vivimos y al reto social, político, económico, ecológico y climático que tenemos por delante en las próximas décadas. 

ATTAC continúa luchando por desarmar los mercados financieros, lo que supone una prioridad para devolver el poder de decisión a la ciudadanía, ofreciéndole un espacio de reflexión y debate democrático que impulse la acción política transformadora.

ATTAC colabora con otros muchos movimientos sociales que, a escala mundial y local, luchan por hacer posible otro mundo centrado en la emancipación social, la defensa de la igualdad de género, de la diversidad cultural y de la respetuosa convivencia con la naturaleza. A lo largo de nuestra existencia, manteniendo los criterios y postulados fundacionales, hemos profundizado y ampliado las propuestas iniciales en defensa de un orden mundial alternativo, que hoy se sintetizan en las siguientes: 

Propuestas

1. UNA POLÍTICA AL SERVICIO DE LA CIUDADANÍA  

1.1   Recuperar y ampliar los espacios perdidos por la ciudadanía en beneficio exclusivo del poder financiero mediante el ejercicio real de la democracia y la intervención en los asuntos públicos.

1.2   Penalizar y perseguir la corrupción exigiendo a los gobiernos hacer justicia contra los individuos y entidades que han puesto y ponen en riesgo la estabilidad económica de los países por intereses particulares.

1.3   En un mundo cada vez más dominado por lo digital hay que exigir control sobre nuestros datos personales, prohibiendo la comercialización y cesión injustificadas de los mismos, especialmente cuando se pueden utilizar para manipular las libertades fundamentales y los controles sobre el sistema democrático. Apoyamos una identidad digital soberana que nos permita apropiarnos de toda nuestra información sin intermediarios.

1.4 Asegurar la igualdad de género y el respeto a los derechos de las mujeres en todos los ámbitos de la vida.

1.5   Poner límites a la publicidad que estimula el consumismo desaforado, prohibiendo la obsolescencia programada y añadiendo información obligatoria sobre los impactos ambientales de los bienes producidos  en todo su ciclo de vida. 

2. JUSTICIA FISCAL Y FRENO A LA DESREGULACIÓN FINANCIERA

2.1 Exigir la regulación de los movimientos de capitales aplicando un impuesto a las transacciones financieras (ITF) y eliminando las guaridas (mal llamadas paraísos) fiscales. Prohibir la contratación pública a empresas que operen en las mismas mientras no hayan sido eliminadas. Promover la transparencia en los negocios y la gestión de lo público como forma de lucha contra la especulación, que permita obtener los recursos necesarios para erradicar la pobreza y reducir las desigualdades a escala mundial.

2.2 Prohibir las operaciones especulativas en mercados de bienes y servicios básicos.

2.3 Promover una Agencia Europea Pública de calificación de riesgos que evalúe la deuda pública y privada con transparencia e imparcialidad. 

2.4 Exigir el análisis de la legitimidad de la deuda pública, especialmente la de los países empobrecidos. Estudiar la condonación de la misma en países castigados a no poder acceder a niveles de vida dignos.

2.5 Reformar el Banco Central Europeo transformándolo en un instrumento del Parlamento Europeo y poniéndolo al servicio de la ciudadanía.

2.6 Crear una fuerte banca pública que dedique sus recursos a fomentar una actividad económica generadora de bienestar colectivo y desarrollo territorial, sometida al control político y social.

2.7 Promover una Justicia Fiscal que ataque el fraude fiscal y asegure la equidad y la cohesión social, basada en impuestos progresivos y suficientes, como instrumento para reducir la desigualdad y la concentración de riqueza.  Aplicar impuestos a las rentas del capital, al patrimonio y a la herencia. Reforzar los recursos de la Hacienda Pública, primando la eficacia en la lucha contra los grandes defraudadores y la eliminación de los privilegios de unos pocos que utilizan las guaridas y la elusión fiscal para no pagar lo que deberían.

3. DEFENSA DE LO PÚBLICO, AL SERVICIO DE LAS PERSONAS. DISMINUCIÓN DE LOS PRIVILEGIOS.

3.1 Recuperar el concepto de lo Común, reconociendo su inapropiabilidad y su gestión. Lo que no es común ha de estar definido, listado y limitado, y no a la inversa.

3.2 Defender la titularidad y gestión pública de los bienes y servicios públicos con criterios de universalidad, equidad, accesibilidad, no discriminación, información, transparencia y participación ciudadana, contra su privatización y mercantilización.

3.3 Garantizar un sistema público de pensiones que permita asegurar una vida digna para todas las personas que ya no estén en activo, así como un sistema de atención a la dependencia eficaz y suficiente.

3.4 Implantar una Renta Básica Universal que garantice a toda la ciudadanía su existencia material, adicional al resto de servicios públicos. 

3.5 Promover la igualdad de oportunidades y el empleo no precario que avalen condiciones de trabajo no discriminatorias e ingresos suficientes para asegurar una vida digna que permita la conciliación.

4. UN COMERCIO EN EL QUE LAS TRANSNACIONALES NO AMENACEN  LOS DERECHOS CIUDADANOS, LA DEMOCRACIA Y LA SOSTENIBILIDAD.

4.1 Establecer acuerdos internacionales basados en el respeto a los derechos de los pueblos y naciones, que promuevan la solidaridad y equidad entre ellos y que acaben con la impunidad de las empresas trasnacionales. Frenar y acabar con todos los tratados de comercio e inversión que incumplan las premisas anteriores. 

4.2  Impulsar un comercio internacional, basado en la cooperación, al servicio de las necesidades básicas de la población mundial y una distribución justa de la riqueza y del trabajo, respetuoso con el medio ambiente y que no ponga en peligro la vida en el planeta. 

4.3   Apoyar la creación de un instrumento jurídicamente vinculante en Naciones Unidas que obligue a las instituciones financieras internacionales y a las corporaciones transnacionales al cumplimiento de los Derechos Humanos y ambientales, generando mecanismos de sanción en caso de infracciones.

5. UN NUEVO ESCENARIO MEDIOAMBIENTAL.

5.1   Alentar la lucha de los movimientos sociales en esta crisis y emergencia climática instando a los organismos internacionales a una mayor ambición de acuerdo con los últimos postulados científicos y las demandas sociales, priorizando la cooperación con los países empobrecidos que padecen con mayor intensidad las consecuencias de un cambio climático que no han generado. 

5.2   Concretar la lucha con políticas reales de adaptación y mitigación de efectos del calentamiento global y deterioro del medioambiente, superando los insuficientes acuerdos Internacionales.

5.3   Reforzar las actuales políticas globales ambientales, fomentando la colaboración con los territorios empobrecidos para reducir  la desigualdad en todo el planeta.

En definitiva, queremos convocar a cuantas personas deseen incorporarse a las acciones cívicas que promoveremos desde ATTAC España para aportar a las múltiples redes locales, nacionales e internacionales nuestro grano de arena en la lucha por un mundo mejor. 

Este llamamiento está en consonancia con lo establecido en el preámbulo de la Declaración Universal de los Derechos Humanos de Naciones Unidas sobre al supremo recurso a la rebelión contra la tiranía y la opresión, incluidas las ejercidas por los mercados financieros contra la inmensa mayoría de la población.

Se trata de decidir conjuntamente sobre nuestro presente y fututo.

Otro mundo es posible y necesario.

 

Asamblea de ATTAC-España

Noviembre de 2019

attac 20 aniversario



 

  

 

MANCHETA 12