Buscar
01:01h. sábado, 19 de septiembre de 2020

Más pandemia que nunca ¿Negligencia o ignorancia? - Movimiento UPC, Por la Unidad del Pueblo Canario

 

FRASE UPC

Más pandemia que nunca ¿Negligencia o ignorancia? - Movimiento UPC, Por la Unidad del Pueblo Canario *

La pandemia por coronavirus supera ampliamente los veinte millones de afectados con la trágica cifra de fallecimientos acercándose al millón, sólo teniendo en cuenta los datos oficiales comunicados a la Organización Mundial de la Salud, superando la peor de las pesadillas, lo que supone una tasa de letalidad del 3.6 por ciento, todo ellos, repetimos, según los datos oficiales, siendo muy superior, probablemente, las cifras reales, los mismos oficiales datos mediante los que asciende la letalidad al 14.8 y 14 por ciento en el Reino Unido e Italia, respectivamente o el 8.7 por ciento del Reino de España, con el que les encanta compararse a la administración canaria, por aquello de que “en el país de los ciegos el tuerto es el rey”, que de tuerto no tiene nada el susodicho por cierto

“Si la estadística no miente, que miente” (Forges). En Canarias la letalidad se aproxima al 6 por ciento (se aproximó al 7 por ciento hace escasos tres meses, pero ahora tienen más casos asintomáticos aunque, lamentablemente, los fallecidos, compatriotas o no, siguen fallecidos, por mucho que nos repitan, demagógicamente, que de esta salimos juntos, desmintiendo el triunfalismo oficialista, más preocupados por el hecho de que las autoridades de los países de origen de los escasos e incautos turistas que nos visitan les impongan lógicas y sanitarias cuarentenas al regreso a sus países, que de controlar  la pandemia, como lo demuestra el hecho de que los contagios, sólo en Canarias, se están incrementando exponencialmente, ante la pasividad e irresponsabilidad de la censura de la pseudoadministración, que está siendo cómplice de la misma, al anteponer los espurios intereses de touroperadores y hoteleros (que ya están vertiendo al mar ingentes cantidades de macromierda, perdón, de “microalgas”) a los intereses sanitarios de la población que dicen, demagógicamente otra vez, defender, población que, pese a esa nefasta administración, intenta frenar, heroicamente, la propagación de la misma.

No está por demás recordar cómo nuestros sanitarios y nuestras sanitarias llegaron a utilizar bolsas de basura en un vano intento de protegerse del virulento coronavirus, alcanzando el mayor porcentaje de contagios de todo el Estado para vergüenza y oprobio de los responsables políticos, si fueran o fuesen capaces de expresar esos sentimientos.

Alcohol y “tabaco” pa' la colonia, Con este negro panorama el denominado consejero de Sanidad ha hecho públicas declaraciones en las que sostiene que el 85 por ciento de los nuevos contagios corresponde a jóvenes menos de 30 años y lo atribuye, sin ponerse colorado ni nada, al ocio, subterfugio con que él denomina a los botellones y borracheras que, con la connivencia y complicidad de los responsables públicos, vienen teniendo lugar desde antes de finalizar el confinamiento, cuando la legislación oficial permitía asistir a bares, cafeterías y otros chiringuitos a cualquier hora del día o de la noche mientras prohibían hacer deporte, incluso al aire libre y de forma individual, entre las 10 de la mañana y las 6 de la madrugada, administración que incluso intentó prohibir a los sufridores administrados el uso y disfrute de nuestras playas, sin conseguirlo ante la rebelde negativa de nuestros compatriotas. Sostuvo además el irresponsable sanitario que ya sabían que eso iba a ocurrir, pero no tan pronto, motivo más que suficiente para poner sus declaraciones en manos de la fiscalía porque esas irresponsables decisiones pueden traer desastrosas y dramáticas consecuencias. Entonces queda claro que el principal origen del recrudecimiento de los contagios procede de los incontrolados establecimientos nocturnos tan del gusto del colonialismo, para mejor alienar a la juventud de las naciones oprimidas y la nuestra, desdichadamente, sigue siéndolo.

Casos en niños. Del 16 de julio al 30 de julio, la cantidad de nuevos casos de COVID-19 en niños de EE. UU. Aumentó un 40%, de 240,000 a 340,000, según un informe de la Academia Estadounidense de Pediatría y la Asociación de Hospitales de Niños. Más del 70% de los casos ocurrieron en el sur y el oeste. La tasa general de casos entre los niños fue de 447 casos por cada 100.000 niños de la población. La mayoría de los casos continuaron siendo leves, con un 0,6% a un 8,9% que requirió hospitalización y un de un 0% a un 0,3% tuvo un fatal desenlace.

Ante este desolador panorama resulta cuando menos deprimente oír hablar del próximo mes de Septiembre (estamos a mediados de Octubre), con la intención de convocar presencialmente a los estudiantes a las convocatorias extraordinarias de exámenes e igualmente iniciar, también presencialmente, el próximo curso escolar, cuando ya hay documentación suficiente para tener la certeza de que esa es la vía principal de propagar el coronavirus, fundamentalmente al llevarlo por los propios estudiantes, de cualquier nivel educativo, a sus respectivos domicilios en los que conviven con padres y madres, abuelos y abuelas, etc., cuando lo que tendrían que tener ya organizado es la enseñanza online por lo menos para el próximo curso escolar 2020-21 en vez de continuar con la continua improvisación y la correspondiente agravación de las condiciones sanitarias, por decirlo de forma suave.

Ministerio de Ciencias Médicas de la República Democrática Federal Canaria

 

UPC

mancheta neoliberalismo