Buscar
13:45h. miércoles, 04 de agosto de 2021

desde Caracas, República Bolivariana de Venezuela

El MIC -  Movimiento para la Independencia de Canarias, acusa al estado español de país patrocinador del terrorismo

 

FRASE MIC

 

 

Comunicado del Movimiento para la Independencia de Canarias (MIC), desde Caracas, República Bolivariana de Venezuela:

El MIC -  Movimiento para la Independencia de Canarias, acusa al estado español de país patrocinador del terrorismo

     EXIGE LA ENTREGA DE LEOPOLDO LÓPEZ A LA JUSTICIA VENEZOLANA.

    Durante la segunda semana de julio se desencadenaron en varios barrios del suroeste de Caracas una serie de ataques armados, con granadas y munición de grueso calibre, por parte de grupos paramilitares y delincuenciales, contra las fuerzas de seguridad policiales y militares venezolanas, como parte de un nuevo plan golpista contra el legítimo Gobierno Bolivariano, que incluía atentados contra las principales autoridades representativas del Estado, aprovechando los actos públicos y celebraciones oficiales previstas en conmemoración de la Declaración de Independencia de Venezuela frente al colonialismo monárquico español en 1811 y el Bicentenario  de la Batalla de Carabobo de 1821.

    Dichas acciones terroristas y golpistas fueron aplastadas por la Guardia Nacional y  Fuerza Armada Nacional Bolivarianas, tras varios días de enfrentamientos armados en el marco de la denominada “Operación Gran Cacique Indio Guaicaipuro”. Como consecuencia de las investigaciones derivadas de la desarticulación de dichos grupos terroristas y las declaraciones de muchos de sus miembros detenidos, se descubrió cómo  pretendían incubar en plena capital venezolana el modelo narco terrorista delictivo que azota Colombia desde hace más de 50 años, habiéndose detenido al menos a 20 colombianos que entrenaban e instruían a bandas delincuenciales locales. 

    El propio Presidente Maduro manifestó que “derrotamos el plan financiado desde Bogotá, Miami y Madrid”, ciudad esta última cuartel general del prófugo de la Justicia, Leopoldo López, quien junto a varios miembros de su partido, Voluntad Popular, organizaron y dirigieron las acciones terroristas y paramilitares citadas, que denominaron bajo el nombre de “Fiesta de Caracas”, habiendo sido detenidos varios de ellos, a quienes el Ministerio Público imputó los delitos de terrorismo, asociación para delinquir y traición a la Patria, mientras otros han huido a refugiarse en embajadas de países latinoamericanos gobernados por las derechas, como Chile. Es de destacar que -como maniobra de distracción- mientras organizaban dichas acciones terroristas, algunos de ellos participaban -con la piel de cordero- en las mesas de diálogo político convocadas  para  los Comicios electorales, regionales y locales, del próximo mes de noviembre, incluidas reuniones con una Delegación Negociadora de la Unión Europea.

    El Presidente venezolano añadió que “Vamos a solicitar en extradición al señor Leopoldo López, para que el Gobierno de España respete el Derecho Internacional y no sea cómplice del terrorismo y de la violencia contra la paz de los venezolanos”,  “nadie puede venir a taparear, a pesar de las diferencias ideológicas, políticas y diplomáticas, y otra cosa es que ellos amparen que desde Madrid se conduzca y se financien acciones de violencia, terrorismo y muerte comprobadas por la Justicia venezolana”.

    Desde el  Movimiento para la Independencia de Canarias (MIC), como organización fundada en Venezuela en 1956, queremos recordar la trayectoria de este connotado criminal y golpista, Leopoldo López,  amparado por el Estado español: Tras las Elecciones Presidenciales de diciembre de 2013, por el fallecimiento de Hugo Chávez, el triunfo de Nicolás Maduro frente a Henrique Capriles  fue reconocido por la opositora Mesa de la Unidad Democrática, con excepción del grupo “Voluntad Popular” que inició una campaña golpista promoviendo manifestaciones callejeras violentas, conocidas como “guarimbas”, en las que se produjeron 43 muertes -algunos quemados vivos- y casi 500 heridos, hechos por los que fue emitida una orden de arresto e ingreso en prisión contra él por los Tribunales de Justicia, bajo cargos de «instigación a cometer crímenes, intimidación pública, incendio provocado de un edificio público, daños a propiedad pública, homicidio, perjuicios serios y terrorismo». 

    En junio de 2015 es condenado a 13 años y 9 meses de prisión por los crímenes mencionados y en julio de 2017 el Tribunal Supremo le concedió casa por cárcel por razones de salud. Pero el 30 de abril de 2019 fueron a buscarlo a su domicilio un grupo de adeptos para intentar dar un golpe de Estado, junto al recientemente auto proclamado Juan Guaidó, en la base aérea de La Carlota, en Caracas, y ante la falta absoluta de respuesta de las Fuerzas Armadas  a sus llamamientos de insurrección contra el Gobierno Bolivariano legítimo, corrió a refugiarse en la Embajada de España, que lo recibió con los brazos abiertos.  

    Finalmente, tras 18 meses amparado por la Embajada española, en octubre de 2020 lo trasladan clandestinamente a Colombia y luego a Madrid, dónde está acogido desde entonces en el lujoso Barrio de Salamanca. Tal es la “hospitalidad” del llamado Gobierno “progresista” español a un connotado golpista,  terrorista y asesino, prófugo de la justicia de su país. Una alfombra azul bajo palio oficial, en la capital del Reino, desde donde seguir planificando y dirigiendo, con total impunidad,  acciones terroristas de bandas delincuenciales y paramilitares contra Venezuela. 

    Para el MIC, esta complicidad del Gobierno español con grupos terroristas venezolanos y colombianos no representa ninguna sorpresa, ya que, desde las propias cloacas del Estado se han organizado grupos paramilitares como el “Batallón Vasco Español” o los llamados “Grupos Antiterroristas de Liberación” (GAL), autores de numerosos crímenes diseñados desde el Ministerio del Interior, incluido el atentado contra el anterior Secretario General de la organización hermana el  MPAIAC, Antonio Cubillo, en Argel, ejecutado por dos sicarios gubernamentales enviados desde Madrid, en abril de 1978. 

    Entendemos que este siniestro comportamiento histórico del Estado español, en cuya base está su propia historia colonial -que más que historia representa un macabro listado de antecedentes penales-,  lo sigue caracterizando en la actualidad como  un país patrocinador del terrorismo internacional, del que no cabe esperar ninguna intención de entregar a la Justicia venezolana, ni a Leopoldo López, ni al resto de golpistas venezolanos refugiados en Madrid, tal como reclama el Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela, demanda que apoyamos y también exigimos desde nuestra organización.

    Por todo ello, el MIC denuncia una vez más el vergonzoso papel jugado por el Estado español, al servicio del triángulo conspirativo Bogotá-Miami-Madrid, como arrabal periférico de la provincia europea del Imperio USA, siguiendo las matrices políticas imperialistas dictadas desde el Pentágono, la OTAN y la CIA, contra la autodeterminación de las naciones y los pueblos. 

    En Caracas, a 19 de julio de 2021. 

  MIC

 

mancheta 35