Buscar
04:17h. jueves, 20 de enero de 2022

NC aprueba una campaña institucional y social para aplazar el plan energético basado en el gas

La ejecutiva rechaza que el Gobierno canario imponga por decreto el nuevo plan, sin consenso y en base a un modelo que frenará la implantación de las renovables 

NC aprueba una campaña institucional y social para aplazar el plan energético basado en el gas

La ejecutiva rechaza que el Gobierno canario imponga por decreto el nuevo plan, sin consenso y en base a un modelo que frenará la implantación de las renovables 

Nueva Canarias (NC) impulsará en las instituciones públicas y en los foros sociales del Archipiélago una campaña para aplazar la aprobación, y entrada en vigor, del nuevo plan energético de Canarias basado en el  gas. La ejecutiva nacional rechaza que el Gobierno de CC y PSOE imponga por decreto el modelo energético, sin consenso y en base a un sistema que frenará el desarrollo de las renovables.

El presidente de NC, Román Rodríguez, informó hoy que la ejecutiva nacional decidió, en la reunión celebrada la semana pasada, iniciar una “ofensiva” en todas las instituciones públicas y organismos sociales “en contra del decretazo del gas y a favor de la energías limpias”, para las que Canarias goza de unas condiciones “extraordinarias y competitivas”.

La decisión de la dirección de NC se produce después de que el jefe del Ejecutivo, Paulino Rivero, en sede parlamentaria y tras una pregunta de Nueva Canarias, planteara dudas sobre el futuro del gas y dejara la puerta abierta a lograr los apoyos ciudadanos e institucionales necesarios para conocer, vía consulta popular, la opinión de los residentes canarios sobre la implantación del gas en las Islas, mediante las plantas regasificadoras de Tenerife y Gran Canaria.  

Si el 71,2% de los residentes en el Archipiélago ven “incompatible” el gas y el petróleo con un turismo respetuoso con el medio ambiente, es un “error”, en opinión de Rodríguez, que CC y PSOE, al final de la VIII Legislatura, sigan adelante con su iniciativa de aprobar el nuevo plan energético, denominado Directrices de Ordenación Sectorial de la Energía (DOSE), a través de un “decretazo y sin consenso alguno”.

La imposición del gas, tal y como precisó, obliga a hacer “multimillonarias” inversiones en infraestructuras como puertos, regasificadoras y gasoductos además de contratos de suministros. La amortización de estas inversiones, agregó el presidente de NC, requiere un periodo de tiempo muy prolongado además de que amplía la dependencia externa de Canarias. Factores todos ellos, según Román Rodríguez, que "cercenan" el desarrollo de las energías renovables.

La ejecutiva de NC aboga por demorar la decisión sobre el nuevo plan energético para promover un amplio debate social y con expertos sobre las consecuencias de la implantación de esta energía fósil.

Transcurridos 20 años desde que, en Canarias, se decidiera dar entrada al gas, NC entiende que el importante desarrollo tecnológico de las renovables hace que un modelo energético basado en este tipo de energía sea “muy competitivo”. El presidente reiteró que, en la actualidad,  el gas es un “obstáculo” para el desarrollo de las energías limpias a través del sol, el mar y el viento.

 

Con un Gobierno en “tiempo de descuento, no se puede tomar una decisión que condicionará el futuro” de Canarias, advirtió Rodríguez. NC propone que, tras las elecciones de mayo de 2015, se impulsen las nuevas DOSE y que, a partir de auditorías externas de los sistemas energéticos insulares, se inicie un proceso de transición hacia un modelo basado en las renovables.