Buscar
14:58h. sábado, 27 de noviembre de 2021

No nos callarán - Plataforma de defensa de las pensiones públicas de Tenerife

El alcalde de Los Realejos y presidente insular del Partido Popular en Tenerife, Manuel Domínguez, ha prohibido que la Plataforma por la Defensa de las Pensiones Públicas  dé una charla informativa sobre la reforma de dichas pensiones en el centro social La Montañeta, de aquel municipio. Con esta actitud, Manuel Domínguez sigue la línea de su partido a escala nacional de obstaculizar el debate público sobre esta reforma, que pretende en realidad no “salvar” el sistema público de pensiones, como dicen, sino recortarlas  –como ya han hecho con la educación, la sanidad y los salarios–, abocando a la miseria en pocos años a uno de los colectivos sociales más vulnerables del Estado.

No nos callarán - Plataforma de defensa de las pensiones públicas de Tenerife

 El alcalde de Los Realejos y presidente insular del Partido Popular en Tenerife, Manuel Domínguez, ha prohibido que la Plataforma por la Defensa de las Pensiones Públicas  dé una charla informativa sobre la reforma de dichas pensiones en el centro social La Montañeta, de aquel municipio. Con esta actitud, Manuel Domínguez sigue la línea de su partido a escala nacional de obstaculizar el debate público sobre esta reforma, que pretende en realidad no “salvar” el sistema público de pensiones, como dicen, sino recortarlas  –como ya han hecho con la educación, la sanidad y los salarios–, abocando a la miseria en pocos años a uno de los colectivos sociales más vulnerables del Estado.

La Plataforma por la Defensa de las Pensiones Públicas de Tenerife denuncia el escaso sentido democrático de Manuel Domínguez y de su partido. Desde hace meses venimos dando charlas sobre las pensiones en asociaciones de vecinos y otros centros sociales de la isla, y ningún regidor municipal nos ha vetado. Claro que, hasta ahora, no habíamos topado con un alcalde del PP, el partido cuyo Gobierno es protagonista de las mayores agresiones sufridas por las capas populares del Estado en los últimos treinta años.

 El presidente del PP en Tenerife ha aducido como motivo de su cacicada que un centro dependiente del ayuntamiento no puede servir de marco a “actos de carácter político”. Nos ha aplicado la “ley mordaza” incluso antes de que su Gobierno la promulgue.

A los rebajas sociales de toda índole que el PP nos impone, se une un talante  de gobierno autoritario, con absoluto desprecio hacia el debate, la información y la participación de la ciudadanía. Para el alcalde del PP en Los Realejos, el que los pensionistas nos preocupemos por nuestro futuro y el de nuestros hijos es “hacer política”, y eso debe estar tajantemente prohibido en su municipio, donde sólo pueden hablar, por lo visto, los que defiendan las impopulares medidas de su Gobierno.

Nos roban, nos engañan y quieren que nos resignemos; pero no nos callarán. Por más medidas antidemocráticas y represivas que tomen, el pueblo seguirá alzando su voz. A pesar de los siniestros gobernantes estatales y de sus ridículos caciques locales, la verdad del pueblo acabará imponiéndose por encima de las mentiras y atentados contra las libertades ciudadanas.   

 

Plataforma por la Defensa de las Pensiones Públicas de Tenerife

 

Tenerife, 18 de diciembre de 2013