Buscar
08:55h. lunes, 25 de octubre de 2021

Nueva Canarias insta al Gobierno de Telde a buscar una respuesta urgente ante las señales de desesperación de las familias en Jinámar

Los nacionalistas interpretan los brotes de violencia en las UTS de este barrio teldense como una muestra clara de la emergencia social que padece el municipio.

Nueva Canarias insta al Gobierno de Telde a buscar una respuesta urgente ante las señales de desesperación de las familias en Jinámar 

 

·        Los nacionalistas interpretan los brotes de violencia en las UTS de este barrio teldense como una muestra clara de la emergencia social que padece el municipio.

Tras lo sucedido en las Unidades de Trabajo Social de Jinámar, donde varias familias han amenazado de muerte al personal que las atiende por la falta de recursos para cubrir sus necesidades alimenticias, los sindicatos han pedido que se aumente la presencia policial. 

Nueva Canarias, aunque entiende la preocupación de éstos por la seguridad de los trabajadores, ha querido recordar que cuatro de cada diez teldenses no recibe ninguna prestación, y que Cáritas ya denunció el año pasado “la falta de respuesta” de los servicios sociales municipales ante la situación de pobreza de muchas familias. Durante 2012, más de 2.000 personas subsistieron sólo gracias a la ayuda de esta organización.

Con ello, los nacionalistas sólo tratan de advertir de que lo ocurrido en Jinámar es el primer síntoma de una estallido social que está latente en el municipio, y que se debe a la desesperación de las familias que el año pasado ya vieron como el Ayuntamiento devolvía medio millón de euros que estaba consignado en el presupuesto para emergencia social porque no lo gastaron. Y este año 2013, el concurso para hacerse cargo del suministro de productos de primera necesidad ha quedado desierto, y a 8 de octubre, el Gobierno anuncia que los convoca de nuevo, esta vez mediante procedimiento negociado. “Lo que ocurre es que los meses pasan, y las familias no ven sus necesidades cubiertas, y la desesperación es lógica; la violencia no se va a resolver con más policía, sólo pueden hacerlo los Servicios Sociales municipales en coordinación con las ONG de la zona, atendiendo a quienes ya no tienen ni lo mínimo imprescindible”, ha advertido la presidenta de la agrupación nacionalista, Carmen Hernández.

Además, Hernández ha incidido en otro hecho que agrava el problema, como es el cierre de la Escuela Infantil de Jinámar, porque en ella había casi 200 niños que tenían garantizadas sus tres comidas diarias, cosa que ya no reciben. “La alcaldesa no puede dedicar sus esfuerzos a otra cosa que no sea resolver esta situación, a cubrir las necesidades básicas de las familias que ya no reciben ninguna prestación, que no tienen lo mínimo para vivir con dignidad, y que, no lo olvidemos, no tienen hueco en un mercado laboral con el que han acabado otros poderes, pero desde luego no los trabajadores”.