Buscar
03:12h. Miércoles, 08 de abril de 2020

Ante la pandemia, ¡convirtamos la "estrategia de choque" en una ola de solidaridad!, Texto de COVID-19, APOYO MUTUO, FRANCIA, firmado, entre otros, por ATTAC FRANCE

 

FRASE ATTAC FRANCE

La estrategia del choque debe ser invertida. Esta vez el choque no servirá para reforzar el control, el poder central, las desigualdades y el neoliberalismo, sino para fortalecer la ayuda mutua y la autoorganización. Para ponerlos en piedra.

Ante la magnitud de la agitación causada por la pandemia de Covid-19, casi 230 médicos, enfermeras, resucitadores, campesinos, artistas, investigadores, científicos, sindicalistas, editores y otras personalidades piden ayuda mutua y autoorganización. en este período de encierro: "No habrá" fin de la crisis "sin una gran agitación en la organización social y económica actual"

En la última semana, Francia ha entrado en una nueva realidad vertiginosa. El Covid-19 ya no es una "pequeña gripe", según nuestros gobernantes, sino la "peor crisis sanitaria del siglo". Un choque íntimo que nos hace temblar por nuestros seres queridos y todos aquellos que son particularmente frágiles. Una sacudida geopolítica que hace que la globalización neoliberal se derrumbe como un castillo de naipes. 2019 fue un año de incendios devastadores en Australia, el Amazonas y otros lugares, y de enormes levantamientos populares. El año 2020 ya tiene las características de una parálisis total, una gran crisis sistémica.

Esta pandemia hace irrespirable la vida en un sistema político y económico delirante, dañino, pero sobre todo inútil en un momento en que hay una inmensa necesidad de cuidados. Después de esperar un mes y medio, Emmanuel Macron prometió, para no perder la cara, que "el Estado pagará... lo que sea que cueste". Se decretó la "movilización general". "Estamos en guerra", dijo, "contra un 'enemigo invisible'.

Frente a esta retórica militarista, afirmamos otra lógica. En lugar de "unidad nacional" preferimos la ayuda mutua general. A la guerra, nos oponemos al cuidado, de nuestros seres queridos a los pueblos de todo el mundo y a los vivos. En Francia, como en otros países, nos mantendremos unidos para hacer frente a la epidemia. Vamos a transformar el aislamiento impuesto en una inmensa oleada de autoorganización y solidaridad colectiva.

Con nuestros vecinos, nuestros amigos, nuestras familias, nuestros parientes, nuestros colegas; en nuestros edificios, nuestras calles, nuestros vecindarios, nuestras ciudades y pueblos; en particular mediante el uso de las redes sociales, construiremos la ayuda mutua a nivel de base. Para ayudar a los más frágiles que no pueden salir a buscar comida. Para cuidar a los hijos de los que deben seguir trabajando. Para compartir información verificada sobre la situación. Para darnos noticias y consuelo en esta desgarradora situación. Para apoyar a los más precarios en su lucha por vivir. Enfrentar una crisis económica, bancaria y financiera que promete ser devastadora a pesar de los falsos anuncios tranquilizadores de los bancos centrales. Quedándose en casa por ahora, pero en la calle lo antes posible.

Ante la magnitud de la agitación, incluso Emmanuel Macron llama a la "innovación solidaria". Pero no nos dejamos engañar por el famoso "al mismo tiempo": la ayuda mutua que estamos construyendo no es el auxiliar de un estado neoliberal en decadencia. No será el caballo de Troya de una futura "estrategia de choque" basada en el teletrabajo, el "voluntariado ciudadano" en servicios públicos destruidos y la búsqueda de la destrucción de logros sociales en nombre del "estado de emergencia sanitaria".

Nuestra solidaridad es la de la gente, de los de abajo, que trabajan juntos para sobrevivir y vivir con dignidad. No tiene nada que ver con la de las elites del mundo - que se detectan fácilmente - que se esconden en sus palacios dorados, protegidos y desinfectados, mientras que los trabajadores de la salud están "en primera línea" sin medios y hacen sus propias máscaras protectoras, asumiendo todos los riesgos.

Mientras que los trabajadores y los maestros mantienen a sus hijos, sin instrucciones oficiales para protegerse, exponiéndose a la contaminación. Mientras que los más precarios, los sin techo, sin papeles, sin redes sociales, los trabajadores temporales sin paro parcial, los "autónomos" obligados a trabajar en peligro o sin actividad, se verán aún más afectados por la crisis. Mientras que los ancianos de los EHPAD, las personas discapacitadas con movilidad reducida, las personas en los hospitales psiquiátricos están aún más privadas de vínculos sociales. Mientras que los "ya confinados", los migrantes encerrados en centros de detención y los presos ven su situación agravada. Mientras que los habitantes de los barrios populares y las personas de raza son los primeros en ser blanco de la represión vinculada al confinamiento.

Nunca antes la alternativa había sido tan clara, el escándalo tan palpable: nos jugamos la vida mientras ellos manejan la economía.
La ayuda mutua que vamos a construir es el resultado del levantamiento de la gente en todo el mundo en los últimos meses, desde Chile hasta el Líbano, desde Argelia hasta Sudán. Esta ola ha propagado por todo el planeta la necesidad de poner en peligro nuestros cuerpos. El Covid-19 hace esencial, por el momento, confinarlos. Pero rebeldes o confinados, moriremos por un sistema que busca el beneficio y la eficiencia y no el cuidado, el poder y la competencia y no la ayuda mutua.

Esta devastadora epidemia no es sólo una realidad biológica. Se amplifica con las políticas neoliberales, la destrucción metódica del hospital y de todos los servicios públicos. Si este virus mata a tantos, es también porque no hay suficientes cuidadores y camas, no hay suficientes respiradores, o porque el hospital tiende a convertirse en una empresa "justo a tiempo". Y si aplaudimos a los cuidadores todas las tardes a las 8 p.m., es también para contener nuestra ira contra el gobierno que sabía que la tormenta venía desde hace dos meses sin hacer nada.

Por consiguiente, pedimos una mayor solidaridad y autoorganización para hacer frente a la pandemia y la crisis sistémica, siempre que sea posible, en todas las formas concebibles, respetando al mismo tiempo la necesidad absoluta de contención para detener la propagación. Más particularmente, hacemos un llamado a unirse a la red de solidaridad auto-organizada #COVID- ENTRAIDE FRANCE (https://covid-entraide.fr/) que se ha establecido en docenas de lugares en los últimos diez días. Les invitamos a crear grupos de autoayuda locales en línea y en el campo, desde nuestra aldea a nuestro pueblo, desde nuestro edificio a nuestra ciudad. Pedimos que se haga un inventario de los cientos de iniciativas que se están creando mediante la cartografía en colaboración (https://covidentraide.gogocarto.fr).

No nos quedemos atónitos ante esta situación que nos perturba, enfurece y sacude. Cuando la pandemia termine, vendrán otras crisis. Mientras tanto, habrá líderes a los que buscar, responsabilidad a los que pedir cuentas, heridas que reparar y un mundo que construir. Depende de nosotros asegurarnos de que la onda expansiva mundial del Covid-19 sea una "crisis" de más, y marque un alto en el actual régimen de explotación y destrucción de las condiciones de vida en la Tierra. No habrá "salida de la crisis" sin una gran agitación en la organización social y económica actual.

Habrá un antes y un después. Por el momento estamos confinados, pero nos estamos organizando. Y, por supuesto, recuperaremos las calles, los jardines, las herramientas de trabajo, los medios de comunicación y las asambleas, juntos.

La estrategia del choque debe ser invertida. Esta vez el choque no servirá para reforzar el control, el poder central, las desigualdades y el neoliberalismo, sino para fortalecer la ayuda mutua y la autoorganización. Para ponerlos en piedra.

* En La casa de mi tía con la colaboración de Cuca Hernández, de Attac España y Francisco Morote, de Attac Canarias

MANCHETA 19