Buscar
05:42h. jueves, 20 de enero de 2022

Pedro Quevedo solicita a Rajoy que acepte la “demanda” del Parlamento de Canarias para autorizar el referéndum sobre los sondeos petrolíferos

El diputado nacionalista exige al Gobierno del PP que resuelva la pérdida de 700 millones de la financiación autonómica y la restitución de los 42 millones de empleo

Pedro Quevedo solicita a Rajoy que acepte la “demanda” del Parlamento de Canarias para autorizar el referéndum sobre los sondeos petrolíferos

El diputado nacionalista exige al Gobierno del PP que resuelva la pérdida de 700 millones de la financiación autonómica y la restitución de los 42 millones de empleo

El diputado de Nueva Canarias en el Congreso, Pedro Quevedo, hoy en el debate del estado de la nación, solicitó al presidente del Gobierno del PP, Mariano Rajoy, que acepte la “demanda” del Parlamento de Canarias para autorizar el referéndum de las prospecciones petrolíferas en las Islas. El diputado nacionalista exigió al jefe del Ejecutivo estatal que resuelva la pérdida de los 700 millones de euros con la financiación autonómica, la restitución de los 42 millones de euros del Plan Integral de Empleo (PIEC), la paralización del maltrato infringido a través de los presupuestos estatales y la reforma y cumplimiento del Régimen Económico y Fiscal (REF).  

Menos de veinticuatro horas después de que el Parlamento canario, con el apoyo de todos los grupos salvo el PP, aprobara solicitar a Madrid la autorización para la celebración de la consulta popular sobre los sondeos petrolíferos; Pedro Quevedo pidió a Rajoy que “acepte la demanda” apoyada por el 65% de los diputados que componen el Legislativo canario.

En su opinión es “incomprensible” que el PP de Baleares y de Valencia rechace los sondeos petrolíferos en las costas del Mediterráneo, por sus consecuencias “adversas”, mientras que “no lo asume su partido en Canarias”. “Es ridícula y contradictoria” la posición del PP “apoyando en un territorio lo que rechaza en otros dos”, criticó el diputado nacionalista.

Para el portavoz de NC-CC, la “mejor forma de saber la opinión de los canarios” pasa por la celebración de un referéndum consultivo, legitimado por las instituciones locales y las  multitudinarias y más importantes manifestaciones celebradas nunca antes en Lanzarote y en Fuerteventura.

“Los canarios no vamos a aceptar” los argumentos y la campaña del PP y el Ejecutivo estatal a favor de la empresa Repsol, autorizada para la realización de las prospecciones, y por los permisos concedidos, con el mismo fin, por un Marruecos, que “parece haber abandonado la defensa” del derecho a la libre autodeterminación del pueblo saharaui.

El diputado nacionalista recriminó a Rajoy que no hiciera mención a las realidades de los territorios del Estado porque, tal y como afirmó, después de que “haya incumplido” los siete compromisos de investidura adquiridos con Canarias; la realidad de las Islas, en relación a la media estatal, es que hay siete puntos más de paro, una tasa de pobreza 11 puntos mayor y seis puntos más de desempleados sin prestaciones.

Tras expresar su confianza en que Rajoy no responde con la “repetida” afirmación de que “quiere mucho a Canarias porque hay cariños que matan”, Quevedo recurrió al refranero para recordar que “obras son amores y no buenas razones”.

Las obras con Canarias, continuó, son “muy concretas, se trata de cumplir” con sus leyes, con sus fueros y con los convenios en infraestructuras. “Plateamos que se nos corresponda con lo que es justo”, manifestó Quevedo. En ese sentido propuso un conjunto de tareas para resolver las cuestiones planteadas. Entre ellas, la reforma de la financiación autonómica para frenar la pérdida de 700 millones de euros al año, la restitución de los 42 millones de euros del PIEC, el fin del maltrato proferido a través de los recortes decididos en los tres últimos presupuestos estatales y la modificación y cumplimiento del REF.

 El diputado acusó a Rajoy de tratar de forma desigual a las distintas comunidades, favoreciendo a las gobernadas por el PP, de presentar un balance de los dos años de su Gobierno “disfrazado y teñido de puro triunfalismo” además de excluir a las personas que sufren las consecuencias de los recortes en el gasto público.