Buscar
10:11h. Domingo, 17 de Diciembre de 2017

La precariedad y su origen la “austeridad” cáncer del trabajo y la dignidad ALTERNATIVA SOCIALISTA

 

alternativa socialista

La salida a la crisis capitalista de 2008 por parte del neoliberalismo dominante ha sido la eliminación de derechos y libertades sociales y sindicales. La acumulación de capital necesario para enjuagar las pérdidas generadas por la economía casino y la burbuja inmobiliaria ha sido provocar la bajada salarial y desregularizar el trabajo junto a una mal llamada austeridad, consistente en recortar los servicios públicos, las pensiones, la salud, la educación y privatizar lo poco público que nos queda, porqué lo público es de todas y todos.

La precariedad y su origen la “austeridad” cáncer del trabajo y la dignidad ALTERNATIVA SOCIALISTA

La salida a la crisis capitalista de 2008 por parte del neoliberalismo dominante ha sido la eliminación de derechos y libertades sociales y sindicales. La acumulación de capital necesario para enjuagar las pérdidas generadas por la economía casino y la burbuja inmobiliaria ha sido provocar la bajada salarial y desregularizar el trabajo junto a una mal llamada austeridad, consistente en recortar los servicios públicos, las pensiones, la salud, la educación y privatizar lo poco público que nos queda, porqué lo público es de todas y todos.

Tanto es así que no queda menos que pensar que la crisis fue inducida al objeto de recortar avances sociales, sindicales y el estado del bienestar o al menos las parcelas conquistadas en favor del mismo. La contra-revolución conservadora de Thatcher y Reagan tenía el objeto de aniquilar las conquistas de las clases trabajadoras durante más de cien años y sobre todo impedir la profundización de las mismas, así como la máxima “liberalización” de la economía. Esa “revolución” ultra-liberal la que acaba reventando el sistema financiero capitalista se trata de reconducir con unas clases trabajadoras con peores condiciones, ausencia de derechos y sobre todo imponiendo una genocida austeridad. Pero también a base de fusiones corporativas y bancarias y tratando de crear nuevos oligopolios más poderosos todavía.

En estos momentos la bandera de la lucha contra la austeridad, la llevan en nuestro país adelante movimientos colectivos y de clase como las Marchas de la Dignidad y otras iniciativas obreras, de estudiantes o pensionistas que están levantado la voz. Acciones de protesta como la de las camareras de piso de hoteles, los y las taxistas o la estiba portuaria. Movimientos como el de los becarios e investigadoras e investigadores de la ciencia que se opone a su situación ya precaria o que luchan como lo hacen taxistas y estibadoras/estibadores de los puertos resistiéndose a ser precarizados y sometidos al poder de las multinacionales. Mientras cientos de miles de personas jóvenes y no tan jóvenes son convertidos a la fuerza en falsos autónomos para poder sobrevivir.

La lucha desigual y en medio de grandes dificultades de Jeremy Corbyn ha sido precisamente contra la austeridad y ese ha sido el motivo del avance del partido del Trabajo, del Laborista. Es por eso que llamamos a luchar contra la precariedad como principal problema de la clase trabajadora y a que el Trabajo se organice y organizándose triunfe. La lucha de clases existe, el Trabajo necesita una fuerza propia y un programa de inicio al menos como el laborista, que frene la austeridad.

Compañeras y compañeros de AS muchos de ellos procedentes de la clase trabajadora inmigrante, están organizando asociaciones, bolsas de trabajo y secciones sindicales con un lema: “La precariedad es la nueva esclavitud”. Así es pues gracias a las reformas laborales, se está creando una clase trabajadora esclava sin derecho a reivindicar y con contratos fraudulentos en muchos casos, que les obliga a estar pendientes de su mera supervivencia. Hoy emerge un nuevo sector de la clase obrera, el precariado, cada vez más numeroso y sin derechos.

Ante esta situación comienzan a surgir las resistencias, como la de las camareras de piso de hotel, Las Kellys, cuya lucha apoyamos, así como la de los taxistas frente a la “uberización” de la economía y el atraco contra el sistema fiscal y laboral de multinacionales virtuales. La lucha de las estibadoras y estibadores portuarios, hay que enmarcarla en su resistencia a ser precarizados y en su solidaridad con el precariado. Por eso la huelga de los puertos merece nuestro apoyo y llamamos a crear comités locales de solidaridad con los obreros y obreras de la estiba y otros sectores en lucha.

Para Alternativa Socialista la lucha contra todos los tipos de precariado y explotación descarada e inhumana se debe situar en el centro del debate y de la agenda política.

Secretariado Federal de Alternativa Socialista

alternativa socialista