Buscar
jueves, 07 de julio de 2022 09:20h.

Sí se puede apoya las demandas de las familias acosadas por empresas de desalojo de edificios en San Isidro

 

f ssp
f ssp

 

Sí se puede apoya las demandas de las familias acosadas por empresas de desalojo de edificios en San Isidro

 La organización ecosocialista se adhirió al manifiesto del Sindicato de Inquilinas sobre la vulneración del derecho a la vivienda en Granadilla

José Luis Almenara: “Nos preguntamos dónde han estado durante diez años los Servicios Sociales del Ayuntamiento y del Gobierno de Canarias”

Sí se puede apoya las demandas de las familias acosadas por empresas de desalojo de edificios en San Isidro de Abona (Granadilla). La organización ecosocialista se adhirió recientemente al manifiesto del Sindicato de Inquilinas sobre esta vulneración del derecho constitucional a la vivienda de vecinas de la calle Isla de la Graciosa en el municipio del sur de Tenerife.

Sí se puede destaca “la incapacidad de las administraciones públicas, en dar una salida a estas familias, que llevan más de dos mandatos, diez años, sin recibir una solución por parte de las instituciones”, asegura José Luis Almenara como portavoz en materia de vivienda de la Coordinadora del partido asambleario canario. “En el mismo artículo 47 de la Constitución donde se consagra el derecho de la ciudadanía a una vivienda digna se establece la obligación de los poderes públicos a hacer efectivo este derecho. En Sí se puede nos preguntamos dónde han estado durante estos años los Servicios Sociales del Ayuntamiento y del Gobierno de Canarias a lo largo de estos años”, añade. Almenara señala que este caso “es aún más sangrante si se tiene en cuenta que el Ayuntamiento de Granadilla no da ningún tipo de ayudas al alquiler, se limita derivar a las personas que están abocadas a perder su vivienda para que las atienda un organismo no gubernamental”.

A juicio de la organización, “es intolerable recurrir al matonismo para defender a los especuladores que se enriquecen de forma oportunista en las crisis a costa de los intereses populares”, manifiesta su portavoz. Almenara se refiere así a uno de los factores más sangrantes de este caso: la intervención de la empresa Desokupa, que intervino de forma violenta contra las vecinas afectadas para garantizar los privilegios de un especulador inmobiliario que, además, como dice el manifiesto actuó de forma “oportunista y miserable”, al haber comprado una vivienda de manera ilegal y de mala fe, puesto que el comprador, que actuó igual que un fondo buitre, estaba informado de la presencia de personas residentes en el edificio y conocía la crítica situación económica de estas familias.

“Al intervenir en este caso la empresa Desokupa, sin apenas implantación en las Islas, y competidora directa de Desokupa Canarias, el especulador convierte el edificio de San Isidro en un lugar donde no solo se da una acción violenta contra personas con dificultades para mantenerse en sus viviendas, sino que además es el escenario de una competencia feroz entre empresas de matones especializados en el desalojo”, destaca el portavoz de Sí se puede. “Afortunadamente, las familias consiguieron soportar el primer empuje gracias a la solidaridad ciudadana, pero Desokupa sigue presente, con acciones de acoso amenazantes”, añade.

El manifiesto

 

El manifiesto suscrito por Sí se puede junto a otras organizaciones y personas solidarias, subraya que la intervención de estas empresas especializadas en desalojos es una forma de “normalizar” el acoso contra las personas más vulnerables de nuestra sociedad con fórmulas que dan una aparente cobertura legal a prácticas de odio características de “grupúsculos neonazis” y destaca que este tipo de empresas han recibido apoyo con fondos públicos y su papel consiste en abordar los casos mediante hechos consumados fuera de los procesos judiciales, de forma que “están negándole el derecho a las familias de defenderse”.

 

En Canarias, el problema de la vivienda “es un asunto público que se trata de ocultar”, que crece desde el estallido de la burbuja inmobiliaria en 2008, asegura el documento, que destaca el papel del modelo socioeconómico de las Islas, basado en el turismo, en el que trabajadoras y trabajadores que realizan en ese sector sus labores en condiciones precarias son los que generar beneficios a las empresas del sector, “a costillas nuestras, alimentando una espiral de pobreza y precariedad”, lo que hace de esta actividad económica “una práctica neocolonial, que gentrifica nuestros barrios y pueblos, destruye el territorio, y condena a la mayoría a vivir en un paraíso secuestrado por intereses de foráneos y élites locales”.

El documento que suscribe Sí se puede establece el paro, especialmente, el juvenil, como uno de factores causantes de esta situación, junto a la precariedad, el encarecimiento de las viviendas y la ausencia de políticas públicas de vivienda.

Desde San Isidro, a todas Canarias, y para el resto del planeta: Defender nuestros hogares

Durante la semana pasada vecinas de la calle Isla de la Graciosa, en San Isidro de Abona (Tenerife), han sido violentadas por los matones de “Desokupa”, a sueldo como es común de especuladores inmobiliarios. Una empresa que, no tienen apenas implantación en nuestro Archipiélago, y que rivaliza con “Desokupa Canarias”, esta sí de ámbito local con la que incluso han llegado a mantener pleitos. Desde el Sindicato de Inquilinas de Tenerife, saludamos la pronta solidaridad de nuestra gente, de colectivos e individualidades, que de muy distintas maneras han reforzado la defensa de unas viviendas que en algunos casos llevan siendo durante una década el hogar de muchas familias.

No obstante, aunque hayamos ganado una batalla, al frenar lo que podría haber sido un desalojo ilegal, ya que sabemos era esta la intención de la citada empresa, sabemos que vivimos en una guerra abierta en la que las clases populares, la gente, no solo de San Isidro, si no de toda Canarias, y en el conjunto de este planeta en el que malvivimos, estamos perdiendo. Por esa razón, queremos manifestar las siguientes cuestiones de cara a la opinión pública, secundadas estas además por los colectivos firmantes de este manifiesto:

 

  1. Que rechazamos las prácticas de este tipo de empresas desde su raíz. Las consideramos manipuladoras y clasistas, y creemos van a camino de normalizar el acoso “legal” contra las personas mas vulnerabilizadas de nuestra sociedad. Que además, como en las épocas mas oscuras de nuestra historia, estos sicarios de la patronal resultan formar parte de organizaciones, pandillas, o grupúsculos neonazis. El odio, y las prácticas, que extienden tienen una motivación política, ideológica, que no estamos dispuestas a callar ni a tolerar.1

 

  1. Que consideramos el problema de la vivienda un asunto público que, se trata de ocultar e invisibilizar en las Islas. En tanto que CCAA vivimos en una de las regiones mas castigadas económicamente de todo el estado, pero además es una de las mas caras, donde el precio de la vida, o la vivienda (necesidades básicas), se han disparado desde el estallido de la burbuja inmobiliaria en 2008. 2

 

  1.  
 
 


Que mientras el Gobierno de Canarias insiste en una “fuga hacia adelante”, defendiendo la recuperación del sector turístico/hostelero, nuestra cotidianidad es muy diferente: El disfrute de los

  1. De estos hechos han dado cuenta diversidad de medios de comunicación contrahegemónicos durante estos días, para el caso rescatamos este fragmento de un artículo publicado en Canarias Semanal: “El director de esta empresa Daniel Esteve, es un ex boxeador con larga experiencia en la seguridad privada, y sus empleados son todos forzudos habituales de clubs de boxeo y artes marciales mixtas (MMA). Alguno de los hombres que han estado a sueldo de Esteve también han sido identificados por su pertenencia a en entornos neonazis e incluso a alguna milicia armada de los balcanes. Este es el caso, por ejemplo, de Ernesto Navas, conocido como Perro de Pelea, que luce en su vientre un tatuaje con el nombre del jerarca nazi Rudolf Hess, o de Jivko Ivanov, vinculado a una guerrilla serbia y la organización armada búlgara Alba Ortodoxa.” (https://canarias-semanal.org/art/32669/desokupa-viaja-a- canarias-para-desalojar-a-familias-vulnerables-de-tenerife-video)
  2. Estos indicadores son públicos y de sobra de conocidos, y a pesar de que desde España, y desde el gobierno canario, se nos intente ocultar la realidad hablando de “recuperación del empleo” y otras expresiones vacías, nos preguntamos: ¿a quien debemos creeer a ustedes o a nuestras tripas?

 

turistas de esta tierra, a la que pertenecemos, se logra a costillas nuestras, alimentando una espiral de pobreza y precariedad, sin la que, los grandiosos beneficios de las empresas del sector no serían posibles. Lo que nos lleva a afirmar que el turismo es una práctica neocolonial, que gentrifica nuestros barrios y pueblos, destruye el territorio, y condena a la mayoría a vivir en un “paraiso secuestrado” por intereses de foraneos y elites locales.3

 

  1. Que además, afirmamos como los políticos isleños son responsables directos de lo ocurrido estos días. No solo con su silencio cómplice si no además, por haber contribuido económicamente con empresas dedicadas precisamente a este tipo de prácticas como es el caso de “Desokupa Canarias”, la cual se sabe ha recibido diversas cantidades en materia de financiación por parte del “gobierno progresista” canario. Este dinero sabemos además que ha salido de fondos europeos. Esto ocurre mientras observamos el abandono absoluto de las iniciativas institucionales orientadas a la creación de vivienda pública, y nos lleva a preguntarnos ¿es el turismo sólo, o acaso también la pobreza el negocio principal en las Islas?4

 

  1. Que además la situación que se viven nuestras compañeras en San Isidro, no es extraña si no que responde a una realidad sobradamente conocida por el Ayuntamiento y por las diversas autoridades competentes. El barrio de San Isidro se ha convertido de hecho en la capital de las trabajadoras en el sur de esta Isla. La multiculturalidad de la zona, el carácter obrero de su gente, y también los problemas asociados a la precariedad y la violencia institucional son una realidad evidente del lugar. Todas estas condiciones no son fruto de la “ciencia infusa”, si no que resultan en buena medida consecuencia del PIOT (Plan Insular de Ordenación de Tenerife) que, estableció como las medianías del Medano se debían convertir en el lugar natural de residencia de las trabajadoras, locales o no, de la zona, permitiendo que el turismo ocupara las zonas costeras y contribuyendo con ello a la guetificación del barrio. 5 Por supuesto, también las “clases medias” y altas se han beneficiado de ello, siendo como en Granadilla podemos observar la permanencia de estos estratos sociales, que viven cómodamente de espaldas a la realidad de la mayoría social del lugar.

 

  1. Y que en relación al punto anterior, debemos aclarar que, la situación de nuestras compañeras no es tampoco extraña, si no que se debe al paro obrero (sobre todo juvenil), la precariedad, y el encarecimiento de las viviendas en este país. Razones estas por las que es habitual observar que día sí y día también, como más personas se ven obligadas a vivir en inmuebles abandonados, debido a la incapacidad de afrontar cualquier tipo de alquiler, y no digamos ya adquirir una vivienda.

 

  1. Sobre el impacto del turismo y su relación directa con la precariedad, la exclusión, y la pobreza sistemática en Canarias dan cuenta no pocos estudios. Una realidad enmascarada intencionalmente por los diferentes gobiernos de este país, que, se demuestran siempre y con independencia de su “color político” fieles a la cacicada canaria, que es realmente quien decide y gobierna el Archipiélago. Para demostrar que estas afirmaciones no son en absoluto desmesuradas basta citar la campaña realizada por nuestras compañeras de la Asamblea Canaria por el Reparto de la Riqueza: https://www.asambleacanariaporelrepartodelariqueza.org/category/el-turismo-es-colonialismo/ . Una de las muchas iniciativas que ha desenmascarado la relación perversa entre turismo, precariedad, y colonialismo que se vive en las Islas.

 

  1. Sobre este tema, debemos destacar además como la empresa dedicada a la creación y promoción de obras públicas en las Islas “VISOCAN”, es responsabilidad del yerno del conocido Casimiro Curbelo, y que parece poder compaginar su labor pública con el hecho de ser también socio de diversas inmobiliarias.
  2. Este “reparto” de la tierra ni es casual, ni anómalo en la historia reciente de nuestro archipiélago. Para el caso nos remitimos a diversos estudios elaborados elaborados por el grupo de investigación de la ULL “GISAS”. Con indendependencia de estos aportes, de sobra es conocido como se acometen continuamente obras faraónicas (carisimas, auténticos despilfarros), para “embellecer” las localizaciones turística, o mejorar la movilidad, mientras que las clases populares del Achipiélago son desplazadas sistemáticamente a barrios o zonas de medianías que o bien carecen de infraestructuras y servicios básicos, o bien son de carácter a todas luces insuficiente.
JOSÉ LUIS ALMENARA
JOSÉ LUIS ALMENARA
MANCHETA FEBRERO22