Buscar
13:40h. jueves, 27 de enero de 2022

Sí se puede pide poner en valor las dos grandes zonas arqueológicas BIC de la comarca Nordeste de Tenerife

Barranco Agua de Dios, Tejina

El concejal de Sí se puede en La Laguna, Juan Miguel Mena, asegura que el Ayuntamiento no ha puesto en marcha ninguna iniciativa para recuperar y dar a conocer los dos grandes bienes de interés cultural (BIC), declarados por sus importantes valores arqueológicos y naturales, en la comarca Nordeste lagunera, concretamente en los núcleos de Tejina y Valle de Guerra.

Sí se puede pide poner en valor las dos grandes zonas arqueológicas BIC de la comarca Nordeste de Tenerife

El concejal de Sí se puede en La Laguna, Juan Miguel Mena, asegura que el Ayuntamiento no ha puesto en marcha ninguna iniciativa para recuperar y dar a conocer los dos grandes bienes de interés cultural (BIC), declarados por sus importantes valores arqueológicos y naturales, en la comarca Nordeste lagunera, concretamente en los núcleos de Tejina y Valle de Guerra.

Se trata de los espacios de La Barranquera y el del Barranco de Agua de Dios, que recorre Tegueste y atraviesa parte de Tejina, donde es conocido como barranco de Milán.

La zona de la Barranquera es una de las zonas arqueológicas más importantes del municipio de La Laguna, por este motivo fue declarada Bien de Interés Cultural (BIC) por el Decreto 214/2005, de 24 de noviembre por acoger "una notable área de asentamiento prehistórico radicado en el sector costero del norte de Tenerife, que conserva gran parte de los valores naturales que caracterizaban al espacio en época aborigen, en especial un denso tabaibal-cardonal, con masas de tarajales intercaladas y una rasa marina de alto valor ecológico, que alberga una rica avifauna”. También se tuvo en cuenta a la hora de su declaración el que la zona destaque “por su grado de representatividad como modelo de hábitat prehistórico, posiblemente estacional, en la zona costera de Valle de Guerra, vinculado a actividades pastoriles y de recolección marina, mostrando unidades habitacionales, tanto en cueva como de superficie, así como yacimientos de naturaleza sepulcral".

Por su parte el barranco de Agua de Dios fue declarado BIC por el Decreto 166/2006, de 14 de noviembre, debido a que“el barranco constituye una unidad de asentamiento permanente de gran importancia en el conjunto de la isla de Tenerife, como lo demuestra el extraordinario número de oquedades que se han documentado en ambas márgenes, especialmente en la izquierda”. La zona ubicada en Tegueste ha desarrollado en los últimos años un amplio estudio arqueológico e histórico, dentro del proyecto de revalorización del patrimonio arqueológico del Barranco de Agua de Dios, dándose a conocer nuevos yacimientos en la zona.

El edil ecosocialista ha presentado varias iniciativas y propuestas con respecto a estos bienes en el presente mandato, especialmente para conocer las iniciativas municipales que se piensan poner en marcha para proteger, estudiar y difundir los valores que se encuentran en estos BIC. “Creemos en el potencial que tiene nuestro patrimonio cultural, natural y arqueológico, un área que nos mejora como sociedad y además es un interesante nicho de empleo para nuestra gente, tal y como se está haciendo en otros municipios de las Islas”, afirma.

Indican que en la anterior fase de exposición pública del PGO presentaron alegaciones para proteger estas zonas, debido a su valor patrimonial y natural, algo que repetirán, ante la escasez de este tipo de espacios arqueológicos y los condicionantes arqueológicos-naturales que reúnen. Han pedido igualmente el establecimiento de dotaciones presupuestarias en la ficha financiera del plan que aseguren su conservación, colaborando en el caso del barranco de Agua de Dios con el municipio vecino, y “puesta en uso como lugar en el que interpretar nuestra historia, siendo sin duda una propuesta que podría atraer visitantes y generar puestos de trabajo vinculados con esta labor de difusión”.

“Es sorprendente el desinterés y la desgana que demuestran con este importante patrimonio unos gobernantes que se dicen a si mismos nacionalistas”, explica el edil de Sí se puede, que propone “un plan destinado a recuperar y proteger estos espacios, que permita la creación de nuevos proyectos que generen empleo en la zona”.