Buscar
viernes, 12 de agosto de 2022 12:39h.

LOS MISMOS DERECHOS, PARA TODAS Y PARA TODOS. 

"No queremos más héroes y heroínas, queremos que se cumplan los derechos". - Red ciudadana de solidaridad con las personas migrantes en Lanzarote

FRASE MANIFIESTO ÓRZOLA

Red ciudadana de solidaridad con las personas migrantes en Lanzarote

foto órzola 19 12 2020

"No queremos más héroes y heroínas, queremos que se cumplan los derechos".

 

Lanzarote, 21/12/2020

Se llamaban Mbarek Ahachhach ; Karim Haloui ; Ahoucine Ouchlih ; Tarik Chamouaa ; Youssef Amzahou ; Mbarek Ouizir ; Abdelfattah Essafi y Abdelkrim Tinghi.

Venían de Agadir, Marruecos y fallecieron el 24 de noviembre del 2020, ahogándose en el mar, a pocos metros de alcanzar la orilla de Órzola, Lanzarote, Islas Canarias, España. Murieron a escasos metros de su meta: Europa. Viajaban con 28 compañeros que sí lo lograron, gracias a 10 hombres que no dudaron en arriesgar sus propias vidas para salvarles. 

Dos de los fallecidos, Mbarek Ahachhach y Karim Haloui fueron enterrados en el cementerio de Teguise. Tenían la Covid-19 y las autoridades quisieron incinerarlos cuanto antes. Para ellos, la repatriación a Marruecos no es posible. Gracias a la intervención de la comunidad marroquí de Lanzarote se pudo encontrar una alternativa respetuosa de la religión musulmana a la cremación, una práctica condenable para los creyentes. Los demás cuerpos están a la espera de que se encuentre el dinero para repatriarlos, unos 4.000€ por cada uno. Las familias están recaudando fondos entre las dos orillas.

Mientras tanto, los supervivientes están siendo alojados en una nave industrial, traumatizados, asustados y encerrados. Su “cuarentena preventiva” dura desde hace casi un mes. Ayer por primera vez desde la tragedia, pudieron salir a dar un paseo. Tienen un expediente de devolución a su país de origen abierto, el procedimiento legal para cualquier persona que entra de forma irregular en el territorio español. 

Triste paradoja de las políticas migratorias europeas: si llegas vivo, te quieren devolver a tu país cueste lo que cueste. Pero si llegas muerto, no hay quien quiera hacerse cargo.

El sábado pasado tuvo lugar un homenaje a los fallecidos con la presencia de Oscar Camps, del Open Arms, y de Paula Palacios, directora del documental “Cartas mojadas” sobre la migración en pateras. Los organizadores del evento quisieron expresar sus agradecimientos a los "héroes y heroínas" que salvan vidas en el mar, pero también denunciar las políticas migratorias de la Unión Europea* que provocan estas tragedias. Lo hicieron a través de un manifiesto, cuya lectura precedió la ofrenda floral en memoria de los fallecidos.

Texto integral del manifiesto leído en el muelle de Órzola en 19 de diciembre 2020: 

Esto no debería haber pasado. NO.

No fue mala suerte, no fue “el destino”. NO.

Hoy lloramos por estas muertes, mañana lloraremos por otras. 

No nos dejemos engañar por grandes discursos. El fenómeno migratorio es una constante de la humanidad. Ir a probar suerte en otro sitio, fracasar, volver, probar otro lugar, lograrlo...  Así es como nos hemos movido siempre los seres humanos. 

Europa se llevó, a lo largo de los últimos siglos, todos los recursos con los que las naciones africanas podrían haber prosperado. Hoy se lleva a su mayor tesoro, su juventud. Claro que seguirán arriesgando sus vidas en el Sahara, en el Mediterráneo, en el mar Egeo o en el Atlántico. Pasarán por donde sea, como sea. Y muchos no llegarán.

Esto seguirá pasando hasta que el derecho a migrar se cumpla de forma igualitaria para todo el mundo, independientemente de su país de procedencia. Hasta que se abran vías de migración legales y seguras. Hasta que las personas que migran dejen de ser tratadas como criminales, privadas de sus derechos simplemente por cruzar una frontera sin autorización. Hasta que la solidaridad con estas personas, a su vez, deje de ser criminalizada. Seguirá pasando hasta que la vida de un marroquí o de una senegalesa, finalmente, valga lo mismo que la de un español o de una alemana.

Pero mientras los Estados que componen la Unión Europa sigan aplicando políticas discriminatorias ; mientras se militarice las fronteras en lugar de aumentar los recursos en salvamento marítimo, seguirán muriendo niñas y niños, hombres y mujeres en el mar. Muchos de ellos en silencio, muchas de ellas, invisibles.

Y, lamentablemente, si si, LAMENTABLEMENTE seguiremos necesitando héroes y heroínas… Como Oscar Camps, socorrista de playa que un día sintió la imperiosa necesidad de no quedarse de brazos cruzados frente a tantas muertes injustas. Como los vecinos de Órzola, protagonistas involuntarios de una tragedia ocurrida a la puerta de sus casas. Como Paula Palacios que documentó la tragedia y le dió voz. Como las vecinas de Caleta Caballo que, hace unos meses, traían mantas y leche a unos pibes cuya patera llegó en la playa donde ellas se estaban bañando con sus nietos. Como tantas y tantos que, individualmente o colectivamente, deciden no mirar hacia el otro lado. 

Gracias. De corazón gracias, porque gracias a ustedes la palabra HUMANIDAD sigue teniendo algo de sentido. 

Vuestra labor, nuestra labor como ciudadanas y ciudadanos comprometidos es imprescindible. Pero con todo el respeto, esto no debería ser así. 

No queremos más heroínas y héroes. 

Queremos que se cumplan los derechos. 

LOS MISMOS DERECHOS, PARA TODAS Y PARA TODOS. 

 

Red ciudadana de solidaridad con las personas migrantes en Lanzarote

 

Lanzarote, 19 de diciembre del 2020

red solidaridad migrantes lanzarote

cartel órzola

 

MANCHETA 21