Buscar
02:38h. martes, 25 de enero de 2022

Ramón Trujillo (IUC) exige mayor control por parte del Ayuntamiento a las empresas que gestionan el albergue municipal en SCTF

RAMÓN TRUJILLO IUCIUC pidió la comparecencia del concejal de Atención Social Óscar García ante la comisión de control para que diera cuenta del despido de Yurena

Ramón Trujillo exige mayor control por parte del Ayuntamiento a las empresas que gestionan el albergue municipal

IUC pidió la comparecencia del concejal de Atención Social Óscar García ante la comisión de control para que diera cuenta del despido de Yurena

El concejal de Iuc califica de “abuso extremo” el despido de una trabajadora en riesgo de exclusión social que cogió dos panes y cien gramos de queso

Santa Cruz de Tenerife. 14 de abril de 2016. Ramón Trujillo, concejal de Izquierda Unida Canaria en el Ayuntamiento de Santa Cruz, pidió hoy “mayor control” del equipo de Gobierno sobre las empresas privadas contratadas para la gestión del albergue municipal de Santa Cruz. Trujillo hizo estas declaraciones en la Comisión de control, ante la que pidió la comparecencia del concejal de Atención Social Óscar García para que explicara el despido de Yurena, la trabajadora del albergue municipal de Santa Cruz de Tenerife duramente sancionada por coger dos panes y 100 gramos de queso para dar de comer a sus hijas.

Para el concejal de la coalición de izquierdas el despido por “falta muy grave” de una trabajadora en riesgo de exclusión social por haber cogido dos panes y cien gramos de queso evidencia “un abuso extremo” que la corporación no puede ignorar por lo que pidió un “mayor control” sobre las empresa que gestiona el centro, Serunión.

Trujillo pidió que se establezcan controles que impidan que se repita el caso de Yurena, calificado por todos los grupos de la oposición como intolerable. En la misma línea se manifestaron los concejales de Ciudadanos, Sí se Puede y Partido Socialista Obrero Español, que apoyaron la creación de mecanismos de control que impidan que se repita el caso.

El caso de Yurena, demuestra “la precarización de las empresas subcontratadas” por el Ayuntamiento, explicó el concejal de la coalición de izquierdas, que se preguntó “qué capacidad tiene el Ayuntamiento para deshacer despropósitos como este”, si la única respuesta que da la corporación es aducir que la gestión del albergue está en manos privadas.