Buscar
martes, 09 de agosto de 2022 00:58h.

Por una respuesta unitaria de pensionistas y trabajadores

Rechazamos el proyecto de Ley del Gobierno PSOE-UP, que favorece planes privados de pensiones - Área Confederal de Pensionistas de ANTICAPITALISTAS

 

f anti pensiones
PENSIONES ANTI

Rechazamos el proyecto de Ley del Gobierno PSOE-UP, que favorece planes privados de pensiones - Área Confederal de Pensionistas de ANTICAPITALISTAS

El pasado día 22 de febrero, el Gobierno del PSOE-UP aprobó en Consejo de Ministros el proyecto de ley de “Regulación para el impulso de los Planes de Pensiones de Empleo”, y lo ha remitido a las Cortes para su debate y aprobación.  Bajo este manto se esconde el impulso a los planes privados de pensiones, una iniciativa que desvía cotizaciones de la Seguridad Social, hacia la gestión privada.

El nuevo proyecto de Ley

El proyecto de ley de “Regulación para el impulso de los Planes de Pensiones de Empleo” incluye el llamado “macrofondo” que se dice de titularidad publica, pero que se gestionará a través de un conglomerado de entidades privadas como bancos, aseguradoras, fondos de inversión y también los “agentes sociales”. 

Básicamente, este nuevo Fondo Público de Gestión Privada se nutrirá, por una parte, con cotizaciones sociales detraídas de la Seguridad Social y, por otra, con aportaciones de empresas y particulares, incentivadas con beneficios fiscales. Por tanto, el dinero y el capital de estos fondos o planes solamente lo aportan los trabajadores a través de los salarios diferidos o a través de restar en las subidas de los convenios colectivos, sin contar también la aportación del estado que es dinero público.  Detraer dinero público de la contribución de los trabajadores y entregárselo a las entidades financieras hace que aumenten sus beneficios en detrimento de la Seguridad Social.

A día de hoy es relativamente baja la franja de personas que se acogen a planes de pensiones privados, por lo que tratan de incentivarlos con aportaciones públicas iniciales, desgravaciones para quienes suscriban el plan, descuentos a las empresas en la base de cotización, para beneficiar a la banca, a las empresas y a algunas personas  con altos ingresos. Se comprometen así fondos de la Hacienda Publica y de la Seguridad Social. Según datos del propio Ministerio las empresas pagarán 400 euros menos a la Seguridad Social por cada trabajador que participe de estos planes colectivos de empleo.

Pero ese proyectado “macrofondo” iría más allá, porque a nadie se le escapa que creará una dualidad discriminatoria, en la medida que dará cabida, en el mejor de los casos, solamente a las plantillas con condiciones estables en determinadas empresas que constituyan esos planes privados, pero dejará fuera a los sectores precarizados de la clase trabajadora, cada vez más extensos. El gobierno lo que tiene que hacer  es mejorar todas las pensiones, especialmente, las mínimas, las no contributivas y las de viudedad. 

El proyecto pasará para su debate en el Parlamento. Desde el movimiento pensionista se está explicando su significado y alcance. Toca emplearse a fondo para contrarrestar a quienes intentarán vender sus bondades, especialmente el gobierno, la patronal y buena parte de la representación parlamentaria.


Un paso en la privatización del sistema público de las pensiones

La Comisión Europea tiene como uno de sus objetivos el reforzar los sistemas privados de pensiones de capitalización, en detrimento de los sistemas públicos de pensiones y sus sistema de reparto. Son meras correas de transmisión de los intereses de las grandes compañías de seguros, las corporaciones internacionales y el capital financiero al objeto de poder acceder a cientos de miles de millones de cotizaciones sociales, cotizaciones que forman parte de nuestro salario, que encuentran respaldo también en otras instituciones internacionales como el Banco Mundial y el FMI. 

Estas medidas recogidas en el referido proyecto de Ley del gobierno son parte de las contrapartidas que pagaremos por los fondos europeos «Next Generation», otro rescate de los ricos que pagarán también con las pensiones públicas y nuestros derechos. Desvíar parte de las cotizaciones a la Seguridad Social a la banca privada es el objetivo. 

Esas políticas privatizadoras ya fracasaron en Europa. En Alemania y Suiza impusieron el trasvase de parte de las cotizaciones a planes privados de pensiones, pensiones privadas que ahora han quebrado y han creado millones de pensionistas pobres en los países más ricos de Europa. En Alemanía el balance de sus medidas privatizadoras es el de una drástica reducción de las pensiones públicas y que más del 20 % de pensionistas viva por debajo del umbral de la pobreza en el país más rico de la Unión Europea.

La propuesta  de los fondos de promoción pública, son en realidad «planes privados de empresa» y una suerte de «mochila austriaca» versión Marca España, una medida aprobada por el Gobierno «progresista», siguiendo una de las recomendaciones del «Pacto de Toledo».

Esta medida supone abrir el proceso de privatización del Sistema Público de Pensiones, ademas de que implica una vez más un saqueo de la Seguridad Social.  Si salen adelante estos planes supondría un agujero de millones de euros en las cuentas de la Seguridad Social.


Por una respuesta unitaria de pensionistas y trabajadores 

El ruido de la crisis del PP, y las noticias de la guerra en Ucrania, se han encargado de que esta trascendental medida acabe absolutamente fuera del foco mediático. 

Pero no ha pasado desapercibida para el movimiento pensionista, que ha visto con enorme preocupación los objetivos del ministro Escrivá, un agente de la banca, y de la complicidad del gobierno y los “agentes sociales”, con su agenda. Hace tiempo se venía denunciando que, después del grave recorte del poder adquisitivo de las pensiones que, con el truco del “IPC medio”, se implementó el pasado mes de diciembre (primera parte de la “reforma”), se preparaba la segunda parte, la de la privatización del Sistema Público de Pensionen el presente año 2022. 

Uno de los obstáculos para levantar un potente movimiento de rechazo está en que el sindicalismo de concertación que impulsan las direcciones de CCOO o de la UGT, ha sido favorable a estos planes privados de pensiones y así lo ha manifestado en numerosas ocasiones. Aunque explicitamente este proyecto no aparezca como acuerdo con estos “agentes sociales”, sino que sale unilateralmente desde el Consejo de Gobierno.

En cualquier caso ,eso no es óbice para trabajar desde abajo y desde las asambleas, en los centros de trabajo, contando con el sindicalismo combativo también… por la necesaria unidad y organización de la clase obrera para derrotar estas medidas que detraen dinero publico para favorecer intereses privados. 

Es fundamental la unidad de la clase trabajadora, de pensionistas de hoy y del futuro, para no permitir que nuestros derechos desaparezcan y se conviertan en negocio para los de siempre.

Desde Anticapitalistas apoyamos al Movimiento Pensionista y a sus justas reivindicaciones. Las pensiones públicas son una conquista de toda la población trabajadora, que no debe ser objeto de recortes ni de lucro.  Nos oponemos no solo a los planes privados de empresa sino a toda la reforma de las pensiones que este Gobierno está poniendo en marcha. Seguimos exigiendo la derogación de las reformas de las pensiones y las reformas laborales anteriores de gobiernos del PSOE y del PP. Además, rechazamos el último acuerdo social del gobierno, patronal y direcciones de CCOO y UGT sobre la reforma laboral.

Por la defensa de las pensiones públicas, los derechos sociales y los derechos laborales. Con el movimiento de pensionistas decimos: 

¡Gobierne quien gobierne, las pensiones y los derechos se defienden!

PENSIONES AN
ANTICAPITALISTAS
MANCHETA FEBRERO22