Buscar
08:17h. sábado, 22 de enero de 2022

Tres inTres informaciones en un mismo comunicado.Señora chilena, alcalde, CELGANformaciones en un mismo comunicado.Señora chilena, alcalde, CELGAN


Tres informaciones en un mismo comunicado. La señora chilena está al fin atendida / reunión con el Alcalde / Policía Local amenaza a las familias de la Celgán.

La señora chilena está al fin atendida / reunión con el Alcalde / Policía Local amenaza a las familias de la Celgán.

Tres informaciones en un mismo comunicado. Lo primero es informar del desenlace favorable de nuestra denuncia pública de ayer pidiendo que se atendiera a la señora chilena que se moría abandonada por el Servicio Canario de Salud. Y es que es mucho lo que se ha movido la gente por las redes sociales indignados ante semejante crueldad, fueron muchas las cartas que se han escrito a la Consejería, denunciamos en los juzgados por omisión del deber de socorro, hablamos con la embajada Chilena, se ofrecieron farmacias para ceder la medicación, se ofreció hasta una clínica privada a atender a esta señora de manera gratuita. Y ayer a media tarde llamaron desde la Consejería a la familia pidiendo disculpas y aclarando que todo había sido un "error", asegurándoles que tendrían toda la atención en el centro médico al que acudieran. Anoche la señora fue ingresada y tratada como es debido y esta mañana estaba al fin estable, sin quejidos de dolor, sin el sufrimiento gratuito tan grande al que la han sometido en estas dos semanas. Nos dice la familia que la señora hubiera muerto en breve de no ser ingresada ayer. 
Así, nos damos por satisfechos por haber llegado a tiempo para evitar una nueva barbarie, gracias a la implicación de la gente de bien que todavía la hay en esta tierra. Eso sí, esperamos que esta caso sirva de referente para que no se vuelva a dar en Canarias una situación similar con otro enfermo, inmigrante o no. Algo que mucho nos tememos que no va a pasar en breve, pues ya en la tarde de ayer recibimos información de otras dos personas, residentes canarios, que están pasando por una situación similar a la de la señora chilena y nos piden ayuda desesperada.

Como muestra copiamos una de las cartas que mandaron a la Consejería, de entre todos el que más nos ha llamado la atención: 

"Sra. Consejera, llega a mis oídos una noticia que conmueve al más inconmovible: una anciana extranjera que pierde sus derechos sanitarios y se ve obligada a suspender un tratamiento farmacológico que es esencial para su precaria salud. La medicación que está (estaba) tomando es un conjunto de fármacos prescritos para el Parkinson, para el dolor crónico, para la hipertensión arterial y para el insomnio. Imagínese las terribles consecuencias que sufre esta anciana al serle retirada toda esa medicación. O consigue esta medicación o morirá entre dolores y sufrimientos que no se merece ni la peor de las alimañas. A que sentimiento hay que apelar para que la Sanidad Pública asista a esta mujer y la salve de las calamidades por la que está pasando. Mire, los nazis pueden ser descritos de muchas maneras: malvados, inmorales, crueles, inhumanos y así un catálogo inagotable. Además, yo los defino como seres con absoluto desprecio al otro. El otro: el que no pertenece a la raza aria y no puede contribuir a su expansión. Es decir, los extranjeros, los ancianos, los débiles los incapacitados, etc. De esto también se deduce que eran seres incapacitados para sentir la más mínima compasión. Y hasta las bestias la tienen.
Por favor, no me hagan recordar a los nazis. Salven a esta mujer y a otras que se encuentren en su mismo estado. Y con la justicia universal, la que no discrimina a nadie, hagan leyes que impidan que un ser humano no sea tratado como tal.

Atentamente: M. F. P.
Espero que sirva para algo"

Los otros dos temas van en este último bloque, para recordarles que hoy jueves a las 14.00 horas hemos sido convocados en la Plataforma a una reunión con el señor Alcalde de Santa Cruz de Tenerife y la señora concejala de Asuntos Sociales, para tratar algunos temas importantes que afectan a las familias precarias de la ciudad. Nuestra intención es hablarles y exigirles que tomen medias con el tan grave asunto del reparto de comida gratuita o la falta de ayudas y la tardanza de las mismas para las muchas familias que pasan hambre en la ciudad; les llevaremos cartas y peticiones de personas sin hogar del Pacho Camurria y de la fabrica de la Celgán; le preguntaremos por la Unidad Local de Reducción de Daños y Prevención del Sinhogarismo que siguen sin poner en marcha; y le mostraremos nuestra preocupación y disgusto por la actuación que la Policía Local ha llevado a efecto esta noche pasada en la fábrica de la Celgán. 
Al parecer, según nos cuentan, había una pareja residente en la Celgán haciendo ruido a eso de la media noche, algún vecino de la zona debió llamar a la Policía Local y personados en el lugar los agentes no se les ocurrió otra cosa que amenazar a todos los que allí residen con entrar en el lugar con una brigada y sacar de allí a todo el mundo a porrazos. 
Conviene recordar que la fábrica de la Celgán es un recinto privado, de modo que para echarlos de allí es necesario que haya denuncia de su propietario, y deberá firmar el juez la orden de desalojo. 
También es importante recordar que pese a que en la Plataforma hace ya más de un mes que pedimos al Ayuntamiento por escrito que se les ayudara a recoger las toneladas de basura que se acumulan allí, y hasta la fecha allí sigue la basura. 

Nos preguntamos entonces donde está la sensibilidad de este Ayuntamiento y de su Alcalde para con estas personas, son 17 los que viven en la vieja fábrica, sin agua ni luz, sin derechos muchos de ellos, y ahora también amenazados de paliza y desalojo. ¿No será que estas familias no "venden" tanto mediáticamente como los desahuciados de Bankia? Pero ellos también son seres humanos. 

Por todo ello, muy poco esperamos de la reunión con el señor Alcalde, pero asistiremos igualmente y de su resultado informaremos.

Y esto es todo de momento, un 22 de noviembre de 2012,

desde la Plataforma por la Dignidad de las Personas sin Hogar.