Buscar
08:41h. Miércoles, 19 de Diciembre de 2018

Unid@s se puede propone declarar nulos y revocar los acuerdos plenarios por los que se depuró al personal del Ayuntamiento de La Laguna en el franquismo

 

frase la laguna

Unid@s se puede propone declarar nulos y revocar los acuerdos plenarios por los que se depuró al personal del Ayuntamiento de La Laguna en el franquismo

Pide también la protección de los antiguos salones del centro de reclusión de Rancho Grande y la retirada de los honores a los voluntarios del 18 de julio de 1936

El portavoz de Unid@s se puede en el Ayuntamiento lagunero, Rubens Ascanio, llevará una moción al pleno del 12 de abril en la que propondrá “declarar nulos y revocar todos los acuerdos plenarios y cuantas disposiciones se hayan dictado por esta Institución para depurar, por cuestiones ideológicas, a empleados municipales, restituyendo todos los derechos a quienes fueron suspendidos de empleo y sueldo y/o destituidos durante la dictadura franquista”.

El edil considera que a diez años de la aprobación de la Ley de Memoria Histórica (Ley 52/2007 de 26 de Diciembre) todavía queda camino que recorrer para recuperar la memoria de las víctimas del proceso represivo surgido tras el golpe de 1936 y durante toda la dictadura.

Ascanio cree que desde el Ayuntamiento de La Laguna, como institución pública se debe seguir dando los pasos necesarios para “reparar el dolor que, en nombre de esta institución, se provocó a muchos ciudadanos y ciudadanas, pidiendo perdón por los atropellos cometidos en nombre de este Ayuntamiento por las autoridades impuestas por los militares golpistas (fundamentalmente en la etapa 1936-1940) y tomar los acuerdos necesarios para reparar, en la medida de lo posible, las injusticias cometidas durante ese periodo”.

Recuerda que la amplia depuración, con detenciones y separaciones de sus puestos de trabajo, que se vio amparada legalmente el 5 de diciembre de 1936, por medio de un decreto-ley, por el cual se procede a "...la separación definitiva del servicio de toda clase de empleados que por su conducta anterior o posterior al Movimiento Nacional, se consideren contrarios a éste, cualquiera que sea la forma en que ingresaron y la función que desempeñen, lo mismo se trate de funcionarios del Estado que de la Provincia o Municipio". En el caso de La Laguna las investigaciones hablan de más de más de una treintena de trabajadores y trabajadoras a los que, aunque el Real Decreto–Ley 10/1976, de 30 de julio, sobre Amnistía, y la propia Ley 46/1977, de 15 de octubre, dispuso la plena restitución de sus derechos activos y pasivos, “la realidad es que no fueron completamente reparados”.

“Estas personas fueron represaliadas por pertenecer, dirigir, ser simpatizantes o colaborar con organizaciones de izquierda y centro izquierda que luchaban por la libertad y la democracia, fueron perseguidas, simplemente, por sus ideas y por ello perdieron sus puestos de trabajo y sufrieron diversas formas de persecución política”, manifiesta.

La memoria de la represión

El concejal de la formación lagunera también propone que los espacios vinculados con la represión política en el municipio sean objetos de labores de identificación y conservación. En este caso se refiere a lugares como los antiguos salones del centro de reclusión de Rancho Grande, que proponen que sea protegido, ya que en el proyecto de Plan General se ubicarían suelo para oficinas sobre su estructura, estudiando paralelamente fórmulas para su adecuación como espacio de la memoria de la represión franquista. Igualmente defienden la colocación de placas explicativas en los lugares donde se utilizó mano de obra forzada, como en el aeropuerto de Los Rodeos, donde trabajaron en la ampliación de la pista, y en la vía militar de San Roque.

Retirada de las medallas de bronce a los voluntarios del 18 de julio

En el pleno del 26 de junio de 1967 el Ayuntamiento de La Laguna también tomó el acuerdo de otorgar las medallas de bronce la ciudad a los voluntarios laguneros del golpe militar del 18 de julio de 1936 por “encuadrarse en las filas del Ejército dispuestos a defender la patria”. El edil de Unid@s se puede entiende que ese acuerdo plenario sigue vigente y debe ser revocado, igual que se hizo con la entrega de la medalla de oro de la ciudad a Franco en 1966, que se abordó en el 2016.

Texto de la moción, donde aparecen los nombres de las personas depuradas 

 

 

Grupo Municipal Unid@s se puede

Calle La Higuera nº 29

grupomunicipal@unidassepuede.org

922608874 (Ext 874)

Cuadro de texto: Grupo Municipal Unid@s se puede
Calle La Higuera nº 29
grupomunicipal@unidassepuede.org 
922608874 (Ext 874)

MOCIÓN SOBRE RESTITUCIÓN DE FUNCIONARIOS REPRESALIADOS POR EL FRANQUISMO Y RETIRADA DE TITULOS HONORÍFICOS A LOS VOLUNTARIOS DEL 18 DE JULIO

 

Rubens Ascanio, concejal de Unid@s se puede en el Excmo. Ayuntamiento de San Cristóbal de La Laguna, en uso de las atribuciones que le confiere el artículo 97.3 del R.O.F., presenta al Pleno la siguiente MOCIÓN para su debate y aprobación, si procede, de acuerdo con la siguiente EXPOSICIÓN DE MOTIVOS:

A diez años de la aprobación de la Ley de Memoria Histórica (Ley 52/2007 de 26 de Diciembre) todavía queda camino que recorrer para recuperar la memoria de las víctimas del proceso represivo surgido tras el golpe de 1936 y durante toda la dictadura.

En ese sentido, creemos que desde el Ayuntamiento de La Laguna, como institución pública se tienen que seguir dando los pasos necesarios para reparar el dolor que, en nombre de esta institución, se provocó a muchos ciudadanos y ciudadanas de este pueblo. Pedir perdón por los atropellos cometidos en nombre de este Ayuntamiento por las autoridades impuestas por los militares golpistas (fundamentalmente en la etapa 1936-1940) y tomar los acuerdos necesarios para reparar, en la medida de lo posible, las injusticias cometidas durante ese periodo.

Nos referimos en esta moción a dos cuestiones que nos parecen fundamentales para dignificar y recuperar la memoria de las victimas de la represión y que tienen que ver con acuerdos tomados por este Ayuntamiento. Hablamos de los expedientes de depuración por cuestiones políticas de trabajadores municipales y de los títulos honoríficos.

Respecto a los trabajadores del sector público, las nuevas autoridades iniciaron, desde el mismo día del golpe, una amplia depuración, con detenciones y separaciones de sus puestos de trabajo, que se vio amparada legalmente el 5 de diciembre de 1936, por medio de un decreto-ley, por el cual se procede a "...la separación definitiva del servicio de toda clase de empleados que por su conducta anterior o posterior al Movimiento Nacional, se consideren contrarios a éste, cualquiera que sea la forma en que ingresaron y la función que desempeñen, lo mismo se trate de funcionarios del Estado que de la Provincia o Municipio". O sea, mano libre para "limpiar" el Ayuntamiento de cualquier persona mínimamente sospechosa.

Aunque el Real Decreto–Ley 10/1976, de 30 de julio, sobre Amnistía, y la propia Ley 46/1977, de 15 de octubre, dispusieron la plena restitución de los derechos activos y pasivos de los funcionarios civiles sancionados o separados del servicio como consecuencia de sanciones administrativas, o de faltas y delitos de intencionalidad política, social o de opinión, con reposición en su condición de funcionarios, la realidad es que en muchas instituciones no se han realizado los acuerdos para restituir su memoria y reivindicar como Corporación su papel, así como su historia. Esta es sin duda una decisión que debería estar presente en nuestras actas plenarias, igual que lo están los acuerdos a los que fueron sometidas todas estas personas.

Los trabajadores y trabajadoras municipales que sufrieron la represión fascista, entre 1936 y 1940 según los primeros estudios realizados, fueron:

Antonio Rojas Felipe                       Guarda forestal

Daniel Viña Negrín                           Guarda forestal

Manuel Pérez González                  Guarda forestal

Manuel Calero Román                     Guardia municipal

Cándido Rojas Leon

Lucas Santana

AHMLL. Actas de plenos. Sesión plenaria del Ayuntamiento de La Laguna con fecha 22-VII-1936. P. 282.

……..

Ruperto Bello Rodríguez    Oficial primero administrativo

Dolores Torres Batista

Cristóbal Cáceres Rodríguez

José B. González Rodríguez

Claudio González López

Temístocles Arvelo              (Oficial de 2ª)

Victoriano Ríos del Castillo

Marino Ramos González

Manuel Díaz del Castillo

José González Expósito

Santiago Hernández Santana

José Hernández Abrante

Esteban González Expósito

Antonio Vicente Vicente

Víctor Rodríguez García

Clemente Lugo de la Rosa

José González Rodríguez

José Hernández Gutiérrez

Santiago Córdoba Hernández        (Peón jardinero)

Venancio Córdoba Hernández

Francisco Díaz Alonso

Alberto Barreto Tejera

Melchor Martín Felipe

Alfonso Ramos Fresneda   oficial del ayuntamiento, secretario

Manuel de la Rosa izquierdo oficial del ayuntamiento, depositario

 

AHMLL. Actas de plenos. Sesión plenaria de 7-X-1936. p. 120.

…………………

Posiblemente también:

Domingo Ramos Martín (fosero del cementerio).

Todas estas personas fueron represaliadas por pertenecer, dirigir, ser simpatizantes o colaborar con organizaciones de izquierda y centro izquierda que luchaban por la libertad y la democracia. Fueron represaliadas, simplemente, por sus ideas y por ello perdieron sus puestos de trabajo y sufrieron diversas formas de persecución política. Los militares golpistas, apoyados efusivamente por los poderes fácticos locales, para garantizar el control absoluto del poder político, social y militar, procedieron a una intensa depuración del personal al servicio del Ayuntamiento, deteniendo, inmediatamente después del golpe, a muchos de los trabajadores de esta Casa que pudieran suponer el más mínimo obstáculo para el éxito del levantamiento militar.

Hay que recordar igualmente que tras el alzamiento militar del 18 de julio, los concejales republicanos que gobernaban en el ayuntamiento lagunero también fueron depuestos y serían duramente represaliados, pero con más contundencia los quince ediles designados por el Frente Popular tras las elecciones de febrero. Todos estos últimos fueron detenidos, aunque alguno se resistió a ello en los primeros momentos, como es el caso del líder comunista Domingo García Hernández, alias El Petate, o como es el caso de Julio González Álvarez, que permanecieron escondidos en domicilios familiares durante muchos días. Las mociones presentadas en 2016 y 2017 iban dirigidas a recuperar su memoria.

A medida que iban siendo detenidos, iban ingresando en las cárceles laguneras (cárcel municipal de La Laguna, cuartel de Artillería o la Jefatura Local de Investigación e Información de Falange sita en la trasera del instituto Cabrera Pinto). Muchos de ellos fueron sometidos a intensas torturas en los citados centros de reclusión.

Algunos de los otros concejales que ya formaban parte del consultorio lagunero antes de febrero de 1936 también sufrieron cárcel y represalias, como es el caso del segundo teniente de alcalde, el socialista Lorenzo Buenafuente Arvelo, o el caso de Francisco Peraza Hernández, concejal de Unión Republicana.

Los presos laguneros encarcelados en Fyffes se ofrecían voluntarios cuando se necesitaba mano de obra para trabajos forzados en La Laguna, pues al menos estaban cerca de sus familias. También se utilizó mano de obra reclusa en el acondicionamiento del camino hacía la ermita lagunera de San Roque.

La estancia en el campo de trabajo forzado de los Rodeos, trabajos destinados a la mejora y ampliación de la pista del aeropuerto, hacía que los reclusos respiraran aire puro y tuvieran algo más de libertad de movimientos, descansando de las duras situaciones que se vivían en Fyffes.

Otro acuerdo plenario fue el que concedía la medalla de bronce de la ciudad de los voluntarios que acudieron a apoyar el golpe militar del 18 de julio de 1936, personas de la extrema derecha lagunera que participaron en acciones como el ataque al Gobierno Civil de Santa Cruz, unas de las primeras acciones bélicas de la tristemente célebre Guerra Civil. El artículo 15 de la Ley 52/2007, de 27 de diciembre, de Memoria Histórica, establece literalmente: “las administraciones públicas, en el ejercicio de sus competencias, tomarán las medidas oportunas para la retirada de escudos, insignias, placas y otros objetos o menciones conmemorativas de exaltación, personal o colectiva, de la sublevación militar, de la guerra civil y de la represión de la dictadura”.

Por todo ello, elevamos al Pleno de la Corporación, para su aprobación si procede, el siguiente ACUERDO:

1.- El Ayuntamiento acuerda declarar nulos y revocar todos los acuerdos plenarios y cuantas disposiciones se hayan dictado por esta Institución para depurar, por cuestiones ideológicas, a empleados municipales, restituyendo todos los derechos a quienes fueron suspendidos de empleo y sueldo y/o destituidos durante la dictadura franquista.

2.- El Ayuntamiento acuerda declarar nulos y revocar todos los acuerdos plenarios vinculados con la entrega de las medallas de bronce del municipio a los voluntarios del municipio del 18 de julio de 1936.

3.- Que se proceda a la protección del los antiguos salones del centro de reclusión de Rancho Grande y estudiar actuaciones para su uso como espacio de la memoria.

4. Instar a la colocación de placas informativas en los espacios vinculados con la represión política en nuestro municipio, así como en los lugares donde se utilizó mano de obra presa, como el aeropuerto de Los Rodeos o la pista militar de San Roque. 

 

En San Cristóbal de La Laguna, a 6 de abril de 2018

UNID@S SE PUEDE