Buscar
03:05h. lunes, 18 de octubre de 2021

Jinámar mostrará su hartazgo el jueves 23 septiembre ante el ayuntamiento de Telde

 

JINÁMAR

Ante la negativa de la alcaldesa a conceder audiencia al Movimiento Vecinal de Jinámar (MVJ), después de más de setenta días de espera, para tratar los graves problemas que aquejan a esta zona, el MVJ mantiene la convocatoria de protesta delante de las puertas del nuevo Ayuntamiento de Telde, para el próximo jueves 23 de septiembre, a las 10:00 de la mañana

Jinámar mostrará su hartazgo el jueves 23 septiembre ante el ayuntamiento de Telde

Ante la negativa de la alcaldesa a conceder audiencia al Movimiento Vecinal de Jinámar (MVJ), después de más de setenta días de espera, para tratar los graves problemas que aquejan a esta zona, el MVJ mantiene la convocatoria de protesta delante de las puertas del nuevo Ayuntamiento de Telde, para el próximo jueves 23 de septiembre, a las 10:00 de la mañana.

El MVJ quiere que las políticas sociales que se practican en Telde, cambien de rumbo. Piden que las personas vulnerables sean atendidas a tiempo, sin demoras; que se les informen de los derechos que tienen, se les tramiten y concedan las ayudas contempladas en las “Ordenanzas Municipales Reguladoras de las Prestaciones Económicas de los Servicios Sociales del M.I. Ayuntamiento de Telde”. Piden que informen y realicen los certificados necesarios para que se puedan acoger al bono social eléctrico, a la cuenta de pagos básica (para que los bancos dejen de estafar por a los más necesitados por tener una cuenta en la que ingresar las ayudas sociales), etc.

Los colectivos que componen el MVJ, vienen contribuyendo de forma notoria y con mucho esfuerzo, a ayudar a las familias más necesitadas y a paliar las graves deficiencias que padecen las políticas sociales de Telde y de Las Palmas G.C.

Piden que se garanticen los derechos de las personas, una atención digna y a tiempo.  Que se acabe con las prácticas institucionales de promoción de la caridad y el asistencialismo y se pongan en práctica proyectos de intervención social para erradicar la pobreza crónica que padecen muchas familias en Jinámar, así como, las causas que la producen.

No quieren que se les traten como espectadores de políticas fracasadas, de inversiones que van a engordar los bolsillos ajenos y que entierran o queman millones, en proyecto que no necesitamos ni hemos pedido. Exigen participar en la toma de decisiones institucionales y presupuestarias que afectan a Jinámar, piden ser consultado antes de tomar decisiones. Aunque estos colectivos son ninguneados por las autoridades, intervienen y contribuyen a paliar las carencias institucionales con reparto de alimentos; gestiones de ayudas sociales; búsqueda de alternativas económicas; intervención de prácticas sociales saludables, en promoción del deporte, de actividades culturales y recreativas; en la denuncia de las carencias y mantenimiento de servicios, etc.

Los colectivos del MVJ denuncian la ineptitud de los gobiernos municipales para garantizar y mantener los servicios en Jinámar: El mantenimiento de la inmensa mayoría de las carreteras no se realiza desde hace más de una década, encontrándose destrozadas y con enormes socavones; la situación de las “zonas verdes” es vergonzosa, no solo por el abandono, sino porque han realizado inversiones millonarias en plantaciones que han abandonado y dejado secar. La población de Jinámar envejece y no hay planes para atender a las personas de la tercera edad, ni un centro para ellos. La gente joven se tiene que “buscar la vida” ante las pocas perspectivas económicas y sociales que existe y ante la falta de proyectos reales. Los falsos proyectos integrales, no cuentan con la gente y están muy lejos de la integración social.

Denuncian la instrumentalización se hacen de Jinámar, de su peculiar problemática y empobrecimiento; para sacar subvenciones millonarias a instituciones europeas, españolas y locales, que luego son abandonadas, quemadas, enterradas o destruidas, como han sucedido con: las plantaciones de adelfas, los palmerales, las inversiones en La Noria y en La Casa de la Condesa, la construcción de la piscina olímpica que nunca se inauguró, el tanatorio de Jinámar que tampoco se inauguró, las canchas deportivas frente a la Fase III que fueron arrancadas y desaparecidas, etc. etc.

Denunciamos que a su juicio existe una instrumentalización publicista de las actuaciones municipales en Jinámar, que utilizan fondos del Plan Integral de Jinámar para promover las bondades de las escazas intervenciones municipales en la zona y esconder la incapacidad para mantener los servicios y cumplir con sus obligaciones.

Denuncian la instrumentalización de algunos colectivos condicionados por vínculos laborales, políticos y de otro tipo con la institución local, quienes son utilizados para efectos publicitarios del “buen hacer” municipal, mientras se margina y rechazan a colectivos discrepantes con las políticas paternalistas y maniqueas de tan triste realidad.

Quieren y exigen fomentar la democracia participativa, sin exclusiones. Piden causes donde los ciudadanos y los colectivos puedan manifestar sus necesidades y exigencias, a la vez que quieren participar en la toma de decisiones que afectan a Jinámar.

Hacen un llamamiento a la solidaridad y a que Jinámar levante su voz y se haga oír, el 23 de septiembre a las 10:00 horas ante las puertas del Ayuntamiento de Telde.

JINÁMAR

mancheta 37