Buscar
08:51h. sábado, 22 de enero de 2022

Podemos y ciudadanía temen que se aproveche la modificación del PIOT para construir campos de golf especulativos

La plataforma vecinal Salvemos Los Príncipes encomienda a Podemos la tarea de elevar sus dudas al Cabildo de Tenerife

Podemos y ciudadanía temen que se aproveche la modificación del PIOT para construir campos de golf especulativos

 

•    La plataforma vecinal Salvemos Los Príncipes encomienda a Podemos la tarea de elevar sus dudas al Cabildo de Tenerife.

 

Las declaraciones que hace tan sólo dos semanas efectuara Carlos Alonso, presidente del Cabildo Insular de Tenerife, en el marco del congreso International Golf Travel Markt, celebrado en Tenerife, no ha dejado indiferente a nadie. El primero en mover ficha al calor de sus palabras ha sido el también consejero de esta institución por el Partido Popular y alcalde de Los Realejos Manuel Domínguez, que ha aprovechado para “exigir” que una de esas infraestructuras tenga su ubicación en su municipio. Y el segundo en mover ficha, el grupo de gobierno del consistorio insular, que ha contestado manifestando su predisposición a modificar el Plan de Ordenación de Tenerife (PIOT) para que este se adecue a los criterios “económicos”, “urbanísticos” y “ecológicos” que actualmente maneja el grupo de gobierno insular.

 

Temor vecinal: Ante este panorama, la Plataforma vecinal Salvemos Los Príncipes, constituida con el claro empeño de preservar los valores ambientales, culturales e históricos que atesora el paraje realejero al que debe su nombre, ha decidido hacerse visible en la administración insular a través de la voz de Podemos. Según su presidente, Javier Tomás Hernández, “nuestro mayor temor se cierne sobre la posibilidad de que las modificaciones que se quieren hacer en el PIOT sirvan para relajar el rango de protección que ya frustró los planes proyectados por el gobierno local del PP durante la anterior legislatura, y que no pretendían otra cosa que resucitar la idea de construir un campo de golf en la zona”.

 

Otra vecina del casco histórico del Realejo Bajo y miembro de esta plataforma, Gema Fernández Gómez, manifesta del mismo modo su “preocupación ante el hecho de que Manuel Domínguez insista en acortarle la vida a esta hacienda histórica, sin haberse dignado siquiera a responder las más de 1.000 alegaciones presentadas por la ciudadanía del municipio en contra de dichas instalaciones”. Asimismo se ha mostrado escéptica frente al “argumento unívoco” de que la inversión en las mismas “servirá automáticamente para crear empleo por encima de los niveles que podría generar el desarrollo de una oferta de ocio compatible con la inmensa riqueza cultural y ecológica de este espacio”.

 

Esta representante vecinal incide en que antes que levantar semejante infraestructura “apostamos por acciones alternativas, como por ejemplo, la señalización de sus numerosos senderos, la potenciación de su uso asociado deportes íntimamente relacionados con la naturaleza como el parapentismo o la hípica, los cuales ya gozan de cierta implantación en el sitio; como el acondicionamiento de sus numerosos inmuebles tradicionales –actualmente en estado ruinoso– para su uso turístico y, cómo no, la posibilidad de compaginar todo esto con el mantenimiento del uso agrario de su suelo”.

 

Al calor de las demandas ciudadanas, el consejero insular de Podemos, Roberto Gil-Hernández, ha reiterado el compromiso de su formación política con “toda la ciudadanía que, de manera colectiva o individual, apueste por la defensa de los valores que son intrínsecos a nuestra tierra”, aprovechando además para recordar que en el programa de su partido se contempla la idea de implementar un proceso participativo en el que ciudadanía, expertos e instituciones se pongan de acuerdo para encarar el futuro de  la Hacienda de Los Principes, “un rincón que posee la excepcional cualidad de reflejar como un espejo nuestro pasado como pueblo”.