Buscar
13:23h. Lunes, 30 de marzo de 2020

Galdós, de mal hijo a hijo predilecto, Ana Sharife en CTXT

 

FRASE SHARIFE

A mí, Chema Tante, me luce un tanto exagerado este artículo firmado por Ana Sharife que señala en CTXT el coherente veterano militante socialista Antonio Aguado. Al menos en el titular, porque luego el texto coloca las cosas en su justa medida. La sociedad canaria en general no ha fustigado a Pérez Galdós más allá de la indiferencia, lo mismo que en su analfabetismo secular hace con cualquier otra figura creadora. Quienes maldijeron del escritor ha sido el cerrilismo fanático franquismo nacional católico y la curia trentista, personificada en ese Pildain, que de canario tenía lo que yo de inuit. Pero la cultura oficial canaria siempre ha reivindicado a Pérez Galdós. Aunque yo, que quieren que les diga, siempre me ha chocado que las dos capitales canarias, Santa Cruz de tenerife y Las Palmas de Gran  Canaria, que ahora se han convertido en una, por la acción taumatúrgica de la Autonomía, hayan dedicado sus teatrs emblemáticos a dos autores que, uno un pizco más tarde que el otro, pero ambos en sus primeros años de sus largas vidas, se mandaron a mudar de Canarias, donde más nunca se les vio la efigie. Que las letras canarias reivindique a Pérez Galdós, autor español donde los haya, tiene un difícil pase. Pero que lo hagan con Guimerá, que es un  referente de la cultura catalana, es todo un poema.

 

 

El obispo Antonio Pildain, que ostentó la Diócesis de Canarias de 1936 a 1966, hasta finales de su mandato mantuvo la orden de excomunión para cualquier feligrés que visitara la Casa-Museo Pérez Galdós. El escritor era “un hereje, un anticlerical perseguidor de la Iglesia atacando su Dogma y Moral”. En 1964 monseñor escribe a Franco y al Gobernador Civil denunciando el propósito del Cabildo de inaugurar dicho centro dedicado "al autor de obras cuyo sectarismo anticlerical y heterodoxo le constituyó en el portaestandarte y símbolo de una de las infames campañas perpetradas en España contra la Iglesia Católica”, al tiempo que publicó un decreto episcopal en el que dictaba “pecan mortalmente” los responsables de que en la citada casa-museo “retengan, conserven, editen o lean los libros” del escritor, “prohibidos ‘ipso iure’, aun cuando no figuren nominalmente en el Índice de Libros Prohibidos”.

Todo el artículo de Sharife en CTXT

https://ctxt.es/es/20200203/Firmas/30981/perez-galdos-vida-fortunata-y-jacinta-escritor-nobel-ana-sharife.htm

ANA SHARIFE

CTXT CONTEXTO Y ACCIÓN

 

MANCHETA 16