Buscar
jueves, 07 de julio de 2022 09:14h.

Blinken juega con fuego con Marruecos y Argelia. Sin embargo, ¿puede Trump detener esta loca carrera de armamentos y el preludio de la guerra? - un artículo de Martin Jay - por Domingo Garí, en su INSULARIO

 

f garí

Blinken juega con fuego con Marruecos y Argelia. Sin embargo, ¿puede Trump detener esta loca carrera de armamentos y el preludio de la guerra?

Martin Jay es un galardonado periodista británico que vive en Marruecos, donde es corresponsal de The Daily Mail (Reino Unido). Desde allí informó sobre la Primavera Árabe para CNN y Euronews. De 2012 a 2019 su sede se desplazó a Beirut donde trabajó para la BBC, Al Jazeera, RT, DW, así como reportando de forma independiente para el Daily Mail del Reino Unido, The Sunday Times y TRT World. Su carrera le ha llevado a trabajar en casi 50 países de África, Oriente Medio y Europa para importantes medios de comunicación.

(Resumo y traduzco su texto y dejó el enlace del original al final de artículo).

La visita de Lavrov a Argel para apuntalar el apoyo a la guerra de Ucrania ha demostrado lo ineficaces y peligrosos que son los movimientos de Blinken en la región. Algunos podrían argumentar que está empeorando una situación ya peligrosa entre Marruecos y Argelia.

¿Está buscando la administración Biden iniciar una guerra entre Argelia y Marruecos? A primera vista, esto puede parecer un poco inverosímil, pero es una pregunta lo suficientemente importante cuando estudias los movimientos y declaraciones de Anthony Blinken. Hace poco el secretario de Estado voló a Marruecos durante unas horas para presentar sus respetos al elegante ministro de Asuntos Exteriores del reino, antes de partir rápidamente para visitar Argelia, el archienemigo de Marruecos, por el apoyo de este último al movimiento Polisario en el disputado Sáhara Occidental. Antes de los últimos días del período de Trump en la Casa Blanca, el expresidente firmó un decreto que reconocía oficialmente … que el territorio en disputa es una parte legítima y soberana del reino. Hasta ese momento, las relaciones entre Argelia y Marruecos eran frías, pero cooperativas.

Biden siempre se ha opuesto a esta medida de Trump, pero está limitado en lo que puede hacer para darle la vuelta. Por un lado, Marruecos ha tenido tradicionalmente buenas relaciones con Washington y no quiere ser el primer presidente en poner en peligro eso; por otro lado, sin embargo, sus propias opiniones políticas están en desacuerdo con la idea de que un país colonice a otro independientemente de las circunstancias y está alineado con lo que muchos en las Naciones Unidas preferirían: algún tipo de resolución democrática del conflicto.

En el verano de 2021, ocho meses después de que Biden asumiera el cargo, los argelinos decidieron que la situación necesitaba un replanteamiento radical, confiando en que un Biden vacilante no iba a revocar la decisión de Trump, ni sobre el papel ni en gestos. Los argelinos cortaron uno de sus dos gasoductos que cruzaron el territorio de Marruecos antes de llegar a España…

Seis meses después, sucedió lo peor posible para Rabat, que esperaba explotar la decisión de Trump. Comenzó la guerra de Ucrania, lo que para Marruecos no fue una buena noticia, ya que, aparte de afectar a las importaciones de trigo … Las clases altas marroquíes estaban empezando a pensar que el mundo se estaba acostumbrando a soportar las políticas de ocupaciones de territorios  (Timor Oriental, Taiwán, Cisjordania y Gaza, Cachemira, Transnistria, Chipre Septentrional) y que con la ayuda de Estados Unidos, el Sáhara Occidental se transformaría de forma lenta pero segura en el Sáhara marroquí. Tal vez llevaría una generación. Pero era una espera que valía la pena, creía la mentalidad de Rabat…

Pero la invasión de Ucrania por parte de Rusia ha provocado un nuevo impulso en la ONU, dando nueva vida al otrora somnoliento mantra de "no colonización". Y cuanto más invierte Occidente dinero en Ucrania en un intento flagrante de derrocar a Putin, más la ONU y sus Estados miembros tendrán que golpear este tambor, que es realmente el peor revés que Marruecos podría imaginar sobre el tema incendiario del Sáhara Occidental, o el Sáhara marroquí si se quiere.

Biden no puede salvar la situación, eso está claro. Pero para algunos, puede parecer que en realidad está empeorando las cosas. Quiere mantener buenas relaciones con Rabat (incluso puede pensar que el rey pueda financiar su próxima candidatura presidencial en 2024), pero necesita desesperadamente encontrar una solución al problema de Trump y hacer que los argelinos (se avengan a su propuesta)… La visita a finales de marzo a Argel fue un claro ejemplo de lo engañada que está la administración Biden en esta parte del mundo y de cómo su propia intromisión amenaza con llevar la crisis entre Argelia y Marruecos a un nuevo nivel. La visita fue inoportuna porque Blinken creía que con un discurso amistoso podría ganarse a los argelinos, que simplemente tirarían su relación con Rusia en la basura, darían a Europa más gas natural y básicamente dejarían de respaldar a los militantes del Polisario en el Sáhara Occidental… La absurda sugerencia de Blinken desencadenó una respuesta de los argelinos que inmediatamente se pusieron en contacto con Moscú y, presumiblemente, invitaron a Sergei Lavrov a venir a Argel el 10 de mayo, pidiendo más inversión de las empresas rusas y hablando de los 3.000 millones de dólares de comercio entre los dos países. También redujeron en un 25% el gas enviado a España como un acto de solidaridad con Rusia.

Esta reacción de Moscú y Argel pone a Marruecos en una posición muy difícil, ya que se da cuenta de que Biden no tiene las habilidades diplomáticas para encontrar un compromiso que coloque el expediente del Sáhara Occidental en un lugar donde Rabat estuviese contento, encuentre una solución para enfriar las tensiones y obtenga un acuerdo energético sensato de Argelia tanto para Europa como para Marruecos… Ya sea que al ministro de Asuntos Exteriores de Marruecos, Nasser Bourita, le guste admitirlo o no, él, como la mayor parte de Rabat y Palacio está en línea con los estados árabes del Golfo, esperando 2024 cuando Trump regrese para el gran reinicio.

__________

https://www.strategic-culture.org/news/2022/05/17/blinken-plays-with-fire-with-morocco-and-algeria-can-trump-stop-this-crazy-arms-race-and-prelude-war-though/

 

* Gracias a Domingo Garí y a INSULARIO

DOMINGO GARÍ
DOMINGO GARÍ

 

insulario
MANCHETA FEBRERO22