Buscar
00:30h. domingo, 12 de julio de 2020

Lo que hay sobre la bodega STRATVS, por mucho que se intente disimular - por Chema Tante 

 

frase tante perera stratvs

Lo que hay sobre la bodega STRATVS, por mucho que se intente disimular- por Chema Tante *

Me paso la vida defendiendo que Canarias impulse su producción local. Y soy de las personas que se quedan privadas viendo como nuestros quesos y vinos canarios avanzan en su calidad y son día a día más reconocidos. Estoy firmemente convencido de que por ahí, en nuestro sector primario tradicional y en la innovación, está nuestro futuro, bien lejos del protervo turismo masivo con alimentos y mercancías de importación que tanto daño económico y social ha hecho a nuestro pueblo.

Sin embargo, esas producciones locales y las nuevas actividades que podemos y tenemos que introducir, para que Canarias, salga de su desastrosa situación social y económica, deben profesar un respeto absoluto a nuestro territorio y a nuestra sostenibilidad. Mal negocio hacemos si creamos riqueza por una parte, pero destruimos patrimonio por el otro. Una vez más se impone la máxima de que el territorio, la cultura, el paisaje y el medio ambiente no pertenecen a esta generación, que debe transmitir su uso a las posteriores, en igual o mejor estado del que recibieron. No es dinero, sino país, lo que tenemos que dejar a quienes vienen detrás.

Por ello, celebraría la buena calidad del vino de la bodega STRATVS, pero no puedo aceptar de ninguna manera las barbaridades que esta bodega pueda haber cometido para su operación productiva. El atropello al territorio, la agresión al patrimonio histórico, el daño ambiental son mucho más perjudiciales que el beneficio económico que se genere. Y, además, parecen existir abundantes indicios de que estas actuaciones de las que se acusa a la bodega y sus propietarios, se ejecutaron sin permisos, con permisos inadecuados o con permisos sospechosamente obtenidos, que de todo hay en la historia de la Bodega STRATVS. Grite quien grite lo que quiera gritar, la evidencia de los hechos lucen incuestionables. 

La construcción se inició con una discutible licencia, para una vivienda reducida, cuya titular declara no tener nada que ver con la Bodega.  Además, la Bodega ocupa una superficie mayor que la admitida para dicha vivienda. La empresa de la Bodega STRATVS ha tenido problemas para demostrar la propiedad del terreno que ocupa. Testimonios de expertos aducen que la Bodega STRATVS ha destruido elementos históricos tradicionales de la cultura conejera. La Bodega STRATVS reconoce acciones de supuesta mejora paisajística pero no demuestra tener ni derecho ni competencias para ello. Los informes técnicos indican que la Bodega STRATVS ha sido construida sobre un acuífero, elemento de suma importancia estratégica, cultural y emocional, para Lanzarote y que ha vertido las aguas residuales de su explotación, sumamente contaminantes, sin depurar. Por supuesto, la Bodega STRAVS no ha utilizado sistemas de depuración, toda vez que no ha podido obtener la oportuna licencia para instalarla, dado que carecía de pruebas de su propiedad del terreno. Y todo ello, en un espacio natural protegido que invalida toda licencia de construcción que haya podido conseguir esta empresa y cuestiona fuertemente los procedimientos por los que consiguió tal licencia.

En La casa de mi tía tiene cabida toda opinión que no exponga falsedades flagrantes. Por eso ha aparecido un ardoroso artículo de Bruno Perera, que, como es su costumbre, defiende lo que cree justo, apoyándose en datos tergiversados y mal traídos y, sin decoro ninguno, descalificando a quien sostenga lo contrario. Para Bruno Perera, en un artículo que desde el titular expone su zafiedad, las acusaciones contra la Bodega STRATVS son "sandeces" e "impertinencias" (el hombre ignora, claro, el significado del término). Y no vacila en afirmar que quien conoce el asunto es él, Bruno Perera, y que quienes acusan a STATVS no saben ni "afilar sus machetes". De manera que callen las personas expertas, absténganse los tribunales y juristas y acaten sin más lo que dice el amigo de Rosa. Hay que recordar que las preguntas de la acusación deben formularse una y otra vez, a pesar de las peregrinas e inconsistentes respuestas, precisamente para que quede constancia de la mala fe de la empresa y personas acusadas. Y no omitiré dejar aquí una opinión personal. La calidad humana y profesional de quienes integran TRANSPARENCIA URBANÍSTICA, que lleva el peso de la acusación en este juicio, está muy por encima de la de Bruno Perera. Mucho me temo que Bruno Perera carece de toda autoridad para calificar de sandio o impertinente a nadie, mucho menos a la acusación en este juicio que nos ocupa.

Porque es curioso que quienes defienden a esta categoría de empresarios repetidamente acusados de ser tramposos, de depredar el territorio y el ambiente, de derrochar sin tasa el patrimonio natural colectivo, son siempre los mismos que abogan por el uso desaforado de combustibles fósiles o que rechazan la acogida de migrantes, a quienes quieren lanzar de nuevo a la mar, incluso si vienen con enfermedades. La intolerancia, la crueldad, la insensibilidad ecológica se asocian con la complacencia hacia las prácticas fraudulentas. Son quienes execran al pobre, porque siempre están al lado del rico.

Pero por muchas vueltas que se le quiera dar, por mucho que se distraiga Bruno Perera por los palmerales de Haría, la verdad que reluce es muy sencilla. E incuestionable a todas luces.

Dice Perera (resumen que hago para general conocimiento y bochorno correspondiente)

"En las dos secciones del Juicio de Stratvs que se han celebrado en Lanzarote desde el 21/06/2020, los detractores de la bodega se han dedicado a preguntar sandeces a los técnicos que han ejercido como testigos en favor y en contra. Sandeces que ya han sido más que juzgadas y respondidas en otras anteriores partes del total del juicio que ha corrido hasta el presente y que parece que terminará en Gran Canaria en otras secciones en el mes de julio de este año. Este juicio se parece mucho a los cuentos de las Mil y Una Noches que nunca acaban porque las narraciones se repiten en cada sección del juicio global. " [Nota de Chema Tante: me encantaría saber en qué versión del libro ha visto repetida Bruno Perera narración alguna. Para citar literatura lo menos que puede pedirse es haberse leído la obra a que alude. Se trata de la frecuente pedantería de personas poco agraciadas por los dones de la cultura].

Durante estas dos secciones del Juicio, el séquito de la parte acusadora [Nota de Chema Tante. Es muy  repetido en los textos de Bruno Perera que utilice términos evidenciando ignorar su acepción. Así, su intento de aparentar conocimiento se desvanece. La parte acusadora no posee séquito alguno. Las preguntas las hacen las letradas y los letrados que la componen o asisten] le ha preguntado a los técnicos por varios detalles como fueron, por ejemplo, los siguientes: (1) ¿Contaminó el subsuelo la Bodega Stratvs con aguas residuales? (2) ¿El belén se hizo en una zona protegida?  (3) ¿La bodega está soterrada? (4) ¿Las tres palmeras que se plantaron dañaron el terreno? (5) ¿Se hizo movimiento de tierra para construir Stratvs?  (6) ¿La bodega se construyó de 900m2 o de 12.000m2? Y otras tantas impertinencias que no valen (sic) la pena mencionar. Pero yo como ciudadano que conoce el tema, en defensa de la Bodega Stratvs voy a contestar a cada una de las mencionadas preguntas para que quienes estén interesados en este juicio conozcan la realidad y la verdad. 

Y yo, Chema Tante, que no conozco el tema como Bruno Perera el "segundo Daniel" (1) pero tengo ojos para leer y cacumen para pensar, me voy a permitir apostillar adecuadamente las declaraciones. (Las peculiares y divagadoras respuestas del segundo Daniel puede examinarlas quién tenga estómago, en el artículo del interfecto). 

Primera pregunta:  ¿Contaminó el subsuelo la Bodega Stratvs con aguas residuales? 

Los informes técnicos han demostrado sin duda ninguna, la existencia bajo  las instalaciones de la bodega de un aljibe. Y de un naciente en el barranco del Obispo, donde se levantó la bodega. Las especulaciones en contrario que hace la defensa no pueden ocultar la realidad de los hechos.

La bodega ha operado mucho tiempo sin depuradora de aguas y, cuando pidió, en 2017 autorización para instalarla, se le denegó, porque no pudo demostrar la titularidad de la propiedad de los terrenos.

En el subsuelo de la zona existen acuíferos, de eso no cabe duda, porque se trata del dictamen de un profesional prestigioso como Carlos Soler. Pero, aun en el supuesto imposible de que no hubieran depósitos freáticos, la contaminación existe igualmente. Una industria no puede derramar en su entorno detritus sin depurar. Decir que la bodega no contaminó "porque no hay agua en el subsuelo y envió sus residuos por su sistema de depuración" es una falsedad malintencionada. Porque, además, esa bodega ha carecido de sistemas de depuración, por la sencilla razón de que jamás se le ha podido extender autorización para instalarlos, por no poder demostrar que era la dueña del terreno.

Las maniobras de distracción, apuntando a actuaciones de terceros, no pueden eximir en ningún caso de la responsabilidad del delito contaminante por el que está siendo juzgado.

Segunda pregunta: ¿El belén se hizo en una zona protegida? 

Ante todo, no era un belén; era una cascada, un molino, una cueva, una canalización de agua con cemento... el belén más grande de Lanzarote, con ruta de senderos para turistas y hucha para beneficencia. Puede verse en YouTube en Lancelot televisión. El daño al espacio está acreditado con informes del Seprona y del servicio de Patrimonio del Cabildo Insular. Para la construcción se destruyeron varios zocos del Espacio Natural Protegido de La Geria. Se trata, como es sabido (no sé si por Bruno Perera) de un sistema de cultivo propio de la zona, que consiste en pequeños muros colocados en forma de semicírculo para proteger la viña del viento. Las declaraciones sobre el uso de esos zocos y su estado de deterioro no competen a la bodega STRATVS ni avalan su destrucción.

Tercera pregunta: ¿La bodega está soterrada? 

La realidad es que los informes de los peritos judiciales dicen que está sobre rasante, son los peritos de parte (contratados por Rosa) los que dicen que está soterrada. Por otra parte, es el PIOT el que dice literalmente que en dicha zona de La Geria (el corazón de La Geria, su parte más protegida y sensible) "se prohíben las construcciones y toda obra que lleve aparejada movimientos de tierra" y en cuanto a los usos, el PIOT y los informes que constan en la causa dicen literalmente que "el uso de bodega es incompatible", por lo que no se puede autorizar la construcción sobre rasante, ni excavación que lleve aparejado movimiento de tierra (el tan venerado rofe de La Geria), ni uso de bodega.

El hecho es que la construcción se encuentra en un espacio natural protegido, en unos terrenos cuya propiedad está en discusión y sin permisos, primero y con permisos obtenidos de manera muy discutible, después.

Cuarta pregunta: ¿Las tres palmeras que se plantaron dañaron el terreno? 

La cuestión de si la plantación de unas palmeras embellecen o deterioran un espacio natural protegido no puede ser decidida  arbitrariamente por un particular, sino que, en todo momento, sin remisión, es competencia de las autoridades medioambientales. Si para plantar unas “bellas palmeras” se destroza una patrimonio natural e histórico, el atropello es flagrante. Además, si el espacio estuviera deteriorado y abandonado, debe ser denunciado, para su recuperación por las entidades oficiales que corresponda, con el imprescindible asesoramiento técnico, pero esa circunstancia no excusa de su ocupación irregular ni de actuaciones temerarias.

Quinta pregunta: ¿Se hizo movimiento de tierra para construir Stratvs? 

En primer lugar, el volumen de tierras que se hayan movido no tiene relevancia más que para determinar el grado del delito perpetrado. Lo que es en realidad sustancial en este caso es que el movimiento de tierras y la construcción en su conjunto ocurrieron, a pesar de estar prohibido en  un espacio natural protegido, y no era posible que se le concedieran permisos para ello.

Las consideraciones sobre las actuaciones de otras entidades o empresas no modifican en absoluto ni exculpan de la responsabilidad de quien haya cometido un atentado contra el patrimonio colectivo del pueblo conejero y canario. No es posible descargar las culpas propias denunciando las ajenas. Esto no es un debate parlamentario. Y llama la atención que Bruno Perera conozca en profundidad y mencione la legislación ambiental que afecta a terceros, pero la desprecie olímpicamente cuando se trata de aquello por lo que su amigo Rosa es acusado.

Sexta pregunta: ¿La bodega se construyó de 900m2 o de 12.000m2? 

Una vez más, la superficie de construcción de la bodega tiene interés para que los tribunales dictaminen sobre la gravedad del delito que se juzga. Pero, sea cual fuere la superficie ocupada, que el propio arquitecto de la obra ha reconocido que se hizo desbordando los planos originales, y existiendo testimonios de la no procedencia de la licencia que amparaba la obra, emitida para una vivienda de uso particular, el tamaño menor o menor del área afectada no descarga de responsabilidad a quién haya construído y movido tierra en un espacio en que estaba expresamente prohibido.

Y, para terminar, yo, Chema Tante, le digo al empresario del que, de momento, sospecho que es usurpador y destructor del patrimonio colectivo canario, a Bruno Perera, su excéntrico y atolondrado defensor en este caso, y a toda la insalla que les acompaña, aquí y en otras partes, que Canarias es otra, no la que ellos creen y pretenden. Y que, al final, la Canarias real, la sostenible, la tierra de acogida y paz, será la que triunfe. Por mucho dinero que inviertan en su contra. 

 

(1) El mercader de Venecia, Shakespeare. Que sí ha sido leído por quien firma este artículo.

* Lo escribe y lo sostiene Chema Tante

CHEMA TANTE 

mancheta 23