Buscar
07:37h. miércoles, 08 de diciembre de 2021

Congreso del PSOE: “Avanzamos”, ¿hacia dónde?. - por Antonio Aguado

 

FRASE AASS

Congreso del PSOE: “Avanzamos”, ¿hacia dónde?. - por Antonio Aguado, coherente veterano militante socialista *

El lema avanzamos fue el escogido por Pedro Sánchez y su equipo para el 40 Congreso Federal del PSOE, celebrado en Valencia los días 15,16 y 17 del pasado septiembre, pero…, ¿hacia d-onde Pedro Sánchez que se ha hecho amo y señor del Partido Socialista pretende avanzar?.

En el anterior 39 congreso celebrado entre los días 17 y 18 de junio de 2017,  el lema escogido para esa ocasión fue el de “somos la izquierda”. Desde ese entonces y con relación al referido lema, ¿se ha venido cumpliendo con su significado?. Ateniéndonos a la deriva experimentada, es evidente que no. Tuvo su punto de inflexión cuando a su pesar y a duras penas, constituyó el gobierno de coalición con Unidas Podemos, formación política que ha venido desarrollando las aportaciones ideológicas de izquierda en el Ejecutivo, aun a costa de éstas no ser bien recibidas y por lo pronto sin ser definitivamente asumidas,  fundamentalmente por los ministerios de asuntos económicos y sociales, como son los casos fundamentalmente del de Asuntos Económicos y Transformación Digital y el de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, siendo sus titulares, la vicepresidenta primera Nadia Calviño y el ministro José Luís Escrivá respectivamente.

Veremos a ver como éste afronta y reforma las pensiones, primero aclarándose y no dando tantos bandazos en el computo de su fijación, edad de jubilación y tiempo de cotización y su base reguladora en base a cuantos de los últimos años cotizados, como así mismo, en relación al incremento anual a fijarse.  Casualmente ambos y dentro de la cuota aportada por el PSOE son independientes. Algo que Pedro Sánchez ha hecho muy bien ha sido configurar un gobierno con tantas ministras como ministros. Aunque el número total es bastante desmesurado de 22 personas, sobre todo comparándolo con el Gobierno Alemán, que es de sólo 14 miembros.

El PSOE como especificaba el lema: ”somos la izquierda”, no era cuestión de pregonarlo y si de practicarlo y en este sentido, los ejemplos han brillado por su ausencia, entre otros: la aprobación de la ley de educación LOMLOE, que para beneplácito de las empresas privadas del sector y sobre todo de la Iglesia, sigue manteniendo la arbitraria y discriminatoria enseñanza privada-concertada. En el caso de la Iglesia Católica continua disfrutando inalterablemente de todos sus privilegios. Y la denuncia del Concordato con el Vaticano, cada vez más brilla por sus ausencia. 

Aunque parece ser que se está en ello, para “derogarlas” la Reforma Laboral y la Ley de la Seguridad Ciudadana (“Ley Mordaza”), pero habrá que ver como quedaran al final. Por lo pronto y con los términos que se están barajando desde el Área Económica encabezada por la vicepresidenta primera Nadia Calviño, de: modernidad, eficacia, reforma, etc. da la impresión de que concretamente la derogación tal y como procede, puede que no se haga realidad.

Son tantas las medidas que el PSOE podría haber tomado para que efectivamente pudiera definirse como: “somos la izquierda”, pero no las ha hecho y una de las más importantes y significativas que perfectamente pudo adoptar, era mediante Bankia, habernos dotado de una banca publica, que nos evitara estar sometidos a las arbitrariedades y extorsiones de la banca privada. La ciudadanía en general seguiremos sufriendo las consecuencias y con toda probabilidad, al Partido Socialista electoralmente le pasará factura.

Lo mismo ocurre con las industrias energéticas, de la que estamos sufriendo por mediación de su oligopolio, la imposición impunemente de precios muy abusivos. No se trata de nacionalizar este servicio, pero por ser tan esencial, si se podría estar dando los pazos oportunos, para dotarnos de una empresa estatal, que posibilite erradicar el trato que nos somete las empresas del sector.

En tan sólo cuatro años el PSOE de Pedro Sánchez, “da un salto en el vacío” y del lema del anterior congreso: ”somos la izquierda”, pasó al reciente, a otro que es muy ambiguo: “avanzamos” . ¿Pero hacia dónde?. Si con el anterior se ha venido actuando justo en contra de lo que se pregonaba, ahora con éste de todo puede pasar, menos esperar un giro a la izquierda. Pero eso si,  se le rendirá aún más pleitesía a Pedro Sánchez y a sus homólogos territoriales, según se esta comprobando con los resultados de sus respectivos congresos.

En este reciente referido 40 Congreso Federal, Pedro Sánchez en muchas ocasiones reclamó al PSOE como organización política socialdemócrata, pero ese no fue el partido político que fundo el 2 de mayo de 1879 Pablo Iglesias Posse y que desde entonces, mantiene inalterables sus siglas: PSOE (Partido Socialista Obrero Español). Si Pedro Sánchez es coherente con sus ideas, junto con muchos más que piensan y actúan como él, están en todo sus derechos para crear un partido político a su imagen y semejanza y dejarnos al PSOE, a quienes nos seguimos identificando con el mismo, sus siglas y el legado, principios y convicciones, de nuestros antepasados, incluido el republicanismo, por el que tantas miles de compañeras y compañeros no dudaron en sacrificar sus vidas, sufrir presidio o el exilio.

En este sentido la deriva del PSOE (Pedro Sánchez que lo tiene secuestrado), ha llegado al extremo de en varias ocasiones unirse en el Parlamento con las reaccionarias derecha extrema del PP y extrema derecha de Vox, para impedir la constitución de una comisión que investigue las muchas indecencias del rey emérito y presuntas corrupciones, entre otras y de las más execrables recibir comisiones por el trafico de armas.

Aún teniendo el Gobierno el grave problema de la pandemia, que comparándolo con otros países de nuestro entorno, la ha sabido gestionar satisfactoriamente. Pero con todo el aparato del Estado de que dispone el Ejecutivo, de tener voluntad política, podría haber desarrollado otras políticas con más libertad y justicio social. De no hacerlo así, el PSOE podría sufrir el mismo resultado electoral de las pasadas elecciones autonómicas de la Comunidad de Madrid, en las que gran parte de  las personas de barrios humildes y de clase trabajadora que debería ser su electorado natural, se decantó y apoyó al Partido Popular. Desde la reflexión y sana autocritica, habrá que coincidir conque algo se hizo y se está haciendo mal.

* La casa de mi tía agradece la gentileza de Antonio Aguado Suárez 

ANTONIO AGUADO RESEÑA     

 

 

 

mancheta 40