Buscar
18:04h. viernes, 16 de abril de 2021

Los desvaríos del FMI - por Chema Tante

Ese antro de delincuentes (las tres personas que han ocupado últimamente su dirección, Strauss-Kahn, Rato y Lagarde, sufren razonada persecución por la justicia) que es el FMI, se debate en el desvarío de sus declaraciones técnicas.

Los desvaríos del FMI - por Chema Tante

Ese antro de delincuentes (las tres personas que han ocupado últimamente su dirección, Strauss-Kahn, Rato y Lagarde, sufren razonada persecución por la justicia) que es el FMI, se debate en el desvarío de sus declaraciones técnicas.

Mientras dice, atinando, pero contradiciéndose a sí mismo y a sus conmlilitones neoliberales, que el rescate a Grecia no funcionará sin una quita de la Deuda, al mismo tiempo, recomienda al estado español acentuar las medidas austeritarias cuyo parxismo han llevado al desastre al pueblo griego, sufriente del exagerado peso de un Deuda fruto del chantaje especulador.

Es lógico. Se trata de las dificultades mentales de quienes se empeñan en imponer como dogmas de la teoría económica criterios que repugnan a la lógica y a la evidencia histórica y, con ello, terminan por caer en el disparate. Es una idiotez sostener que la reactivación económica se consigue con medidas que asfixian la economía y coartan la inversión pública, al tiempo que favorecen la especulación financiera y empresarial.

El personal técnico del FMI, como el resto de economistas que se han vendido a la gente rica, asumiendo el cerril neoliberalismo,  son presa de la codicía, pero no de la bobería. Esta gente sabe leer muy bien y analizan con claridad los datos estadísticos. Y se entera mejor que nadie de que las medidas que tanto defienden solamente sirven para mejorar más y más las ya fastuosas condiciones de las personas ricas, a costa del sufrimiento de la mayoría. 

Por eso, las y los economistas del Fondo de Malhechores Internacional hacen el ridículo, cada vez que hablan.

Lo malo es que hacen tanto daño como ridículo.