Buscar
18:35h. miércoles, 12 de agosto de 2020

Desigualdades, Neoliberalismo, dos artículos de Pasqualina Curcio en ALAI

 

FRASE CURCIO

Con heroicas y no aisladas excepciones, la inmensa mayoría de las y los economistas, en los países dominados por la bestia neoliberal, están abducidos por las grandes fortunas, y defienden con ardor las malignas tesis de friedman. Ya lo decía Upton Sinclair, "es difícil hacer que alguien entienda algo si su salario depende de que no lo entienda". Por eso, además de atender a las y los economistas que es esfuerzan, en estos dominios neoliberales, escuchar a quienes profesan esta misma ciencia en los territorios que resisten al neoliberalismo. Como, por ejemplo, Pascualina Curcio, economista, profesora universitaria venezolana, que publica estos dos insignes textos en ALAI y que señala Chiqui (Iris Pérez) Una vez más, hay que gritar que el neoliberalismo miente y mata. Y yo, Chema tante, insistiré en que el neoliberalismo es el capitalismo llevado hasta sus últimas consecuencias, es el fascismo brutal del suglo XXI.

En capitalismo, la prestación de bienes y servicios como por ejemplo, salud, educación, transporte, vivienda, electricidad, comunicaciones, agua, gas es privada. El salario que usted percibe debe usarlo, además, para pagar estos bienes a las tarifas fijadas por los dueños del negocio. Por lo tanto, el Estado, en este sistema, es mínimo: no debe fijar salarios, mucho menos precios, en lo absoluto debe hacerse cargo de la prestación de bienes y servicios. Solo tiene competencias para endeudarse en nombre de los pueblos y así poder auxiliar a los capitales.

En resumen, es neoliberalismo: reducir el gasto público para lograr su “equilibrio”, liberar los precios de los bienes, congelar los salarios, privatizar, de hecho, a través del desfinanciamiento público, o de derecho entregando oficialmente a los privados lo que está en manos del Estado, así como promover las inversiones privadas extranjeras para dar espacio a los grandes monopolios transnacionales conjuntamente con la eliminación de aranceles, y desregular la banca. Acompañan y disfrazan estas medidas con un discurso de protección a la población “más vulnerable” y con políticas focalizadas y compensatorias, pues garantizar las condiciones mínimas de la clase obrera es necesario para que puedan trabajar.

Los dos notables textos de Curcio en ALAI

https://www.alainet.org/es/articulo/203565

https://www.alainet.org/es/articulo/203587

PASCUALINA CURCIO RESEÑAFRASE CURCIO

MANCHETA 10