Buscar
11:04h. domingo, 25 de octubre de 2020

Sobre la elevación del techo de gasto: no es un adiós, es un hasta luego Julián Moreno | Daniel Albarracín en INFO LIBRE

 

FRASE MORENO ALBARRACÍN

Julián Moreno y Daniel Albarracín en INFO LIBRE agarran el tema por donde hay que agarrarlo. Por su origen, que es lo que el neoliberalismo no quiere hacer. El artículo lo señala Domingo Méndez y yo, Chema tante resumo la cuestión con un principio de economía doméstica. Por eso digo que el neoliberalismo no quiere aceptar lo que es muy sencillo. En economía básica, la economía familiar, cuando no te alcanza el presupuesto, o bajas los gastos o subes los ingresos. Claro, cuando no puedes subir los ingresos, no tienes más remedio que apretarte el cinturón. Pero sería ridículo que teniendo dinero, o pudiendo ganar más, estés viviendo miserablemente. O, peor todavía, que hagas que una parte de la familia las pase canutas y pague las deudas, en tanto que la otra disfruta una vida opípara. Esto, esto precisamente, es lo que pretende el neoliberalismo. Que una parte de la gente, la mayoritaria, se cruja, cargada de deuda, en tanto que la otra vive mejor que el Bribón Juan Carlos. Y, como dicen Moreno y Albarración, la única manera es subir impuestos. Porque dinero, hay.

Para valorar el resultado de esta elevación del techo de gasto y constatar que ese mayor gasto público mejora las condiciones materiales de vida de la mayoría social, hay que hacerlo evaluando un marco completo de políticas. A día de hoy, las políticas del Gobierno, por desgracia, están muy lejos de un abandono de los principios neoliberales. Muy probablemente continuarán las colaboraciones público-privadas, seguirá la concentración oligárquica en los sectores estratégicos (banca, comunicación, digital y energía), se apoyará al sector del turismo (de masas), se incentivarán el urbanismo y las industrias extractivas y depredadoras del medio ambiente, continuará la invisibilización del trabajo no remunerado de las mujeres, los cuidados y un largo y triste etcétera. Dicho de otro modo, no apuestan por un, tan necesario como urgente, cambio de modelo productivo.

Sin esa necesaria nueva forma de producir y cuidar, sin una contundente reforma fiscal progresiva, para que pague más quien más tiene, o sin modificar el artículo 135 de la Constitución para acabar de verdad con la austeridad, las deudas de hoy serán recortes mañana.

Todo el más que sensato artículo de Moreno y Albarracín

https://www.infolibre.es/noticias/opinion/plaza_publica/2020/10/14/sobre_elevacion_del_techo_gasto_no_adios_hasta_luego_111989_2003.html

julián moreno

DaNIEL ALBARRACIÍN

 

info libre

 

 

MANCHETA 21