Buscar
21:57h. sábado, 25 de septiembre de 2021

La persona que ideó todo y que ahora pide que se pare todo.

El Gobierno de Canarias pretende intervenir 117 charcos, con un proyecto en contra totalmente de lo que se nos pidió diseñar, Arturo Boyra en QPH RADIO

 

frase boyra

Reveladora entrevista que le hacen a Arturo Boyra en QPH RADIO. Y yo, Chema Tante, digo que ahora sabemos todas las maniobras que se han hecho en la Consejería de Turismo para sabotear un proyecto que era de participación ciudadana y con sensibilidad ecosocial, para transformarlo en un proyecto más de tantos que se hacen para satisfacer el interés particular. Crematístico, claro

 

arturo boyra lópez

El Gobierno de Canarias pretende intervenir 117 charcos, con un proyecto en contra totalmente de lo que se nos pidió diseñar. Nosotros presentamos, a petición del Gobierno de Canarias, un proyecto de participación comunitaria en la gestión de los charcos. Se puede ver en microareas.org Algo similar a lo que ya se ha hecho en la playa de Las Canteras donde la ciudadanía, las organizaciones sociales y ls empresas han colaborado para recuperar el espacio marino. El proyecto Microareas es puesto como ejemplo a nivel estatal, por la Fundación de Biodiversidad.

Y esa es la experiencia que el Gobierno de Canarias nos pidió plasmar en un proyecto para aplicarlo en toda Canarias. Una idea con potencial de innovación para Canarias, con interés social y económico tremendo. Pero desde el principio, empezamos a sufrir zancadillas y obstáculos, por parte de los propios técnico de la Consejería. Surgían unos intereses particulares que no acabábamos de ver claros. Este proyecto de los Charcos viene enturbiado de lejos. Hace tres años varias personas nos salimos del proyecto y setenta firmamos un manifiesto denunciando los hechos. Un proyecto que se basa en la participación de la gente y ahora el Gobierno de canarias lo presenta sin consultar con nadie. Ni siquiera con las propias administraciones locales, ni con las que tienen competencias en materia ambiental.

La cantidad de mentiras que he tenido que soportar me llevan a la responsabilidad de decirle a la gente que no se crean nada de lo que digan. Lo corrobora el alcalde de La Laguna, que ha dicho que el proyecto presentado por la Consejería no cuadra nada con lo que el Ayuntamiento sostiene. Esta es la experiencia que yo he vivido en cinco años de trabajar con el Gobierno de Canarias. La negativa a gestionar en cooperación. 

Y ahora sacan este proyecto de macroáreas, con un presupuesto de 29 millones y medio, y me llevan a la sospecha de que esto ya estaba pensando.

Cuando algo no obedece al sentido común parece claro que obedece al interés particular. Si encargas un proyecto, la gente que lleva el proyecto dimite y el Gobierno de Canarias lejos de pararlo, lo pone en manos de gente que no tiene experiencia medioambiental y saca otro que es todo lo contrario de las ideas iniciales, es que algo no va bien.

Que alguien pare esto, porque se está malversando a sabiendas.

Es una sorpresa la actitud de los políticos. Con excepciones, nadie se ha sentado conmigo a conocer mi opinión. Es decir, que no les importa mucho. Lo único que nosotros pedimos es que se investigue lo ocurrido.

La Consejería emite un Plan Director en la costa, que se excede de su competencia. No se conoce la comunicación que haya habido entre la Consejería y Costas.

Marta Sansón y Alberto Brito, dos de las personas con más prestigio científico en la materia, se han manifestado en contra del proyecto.

El proyecto Microáreas se basa en la cooperación entre ciudadanía y empresas para diseñar Hojas de Ruta que sirvan de guía a las administraciones. Y eso se obvia en el Portecto emitido por la Consejería. 

Nuestro problema es que no tenemos cultura de la participación ciudadana. Se emiten normas desde los despachos oficiales, sin conocimiento de la realidad.

El proyecto de Microáreas, en la playa de Las Canteras, una playa con una ciudad encima, tiene muchas cosas que mejorar, pero fue la semillita, la prueba de que se puede hacer, que la participación ciudadana es posible y es eficaz.

MICROAREAS MARINAS

* Gracias a QPH RADIO

QPH RADIO

 

mancheta 36