Buscar
16:40h. miércoles, 20 de octubre de 2021

No es solamente cómo generamos la energía, sino cuánta y para qué

El erróneo dilema ecologista sobre Chira-Soria, Míchel Jorge Millares en su ISLAS BIENAVENTURADAS - Chira Soria es un síntoma del verdadero dilema, que es económico y social, comenta Chema Tante

 

FRASE MÍCHEL TANTE

En ISLAS BIEBAVENTURADAS, Míchel Jorge Millares expone su posición respecto al Proyecto Chira Soria y yo, Chema Tante, con toda lkealtad, expongo la mía.

Chira Soria es un síntoma del verdadero dilema, que es económico y social, comenta Chema Tante *

CHEMA TANTENo siempre estoy de acuerdo con Michel Jorge Millares, aunque nunca dejo de sentir respeto su discernimiento ni de admirar su claridad de exposición. En realidad, pienso que las diferencias vienen dadas por una distinta perspectiva, por lo tanto, creo que remarcarlas ayuda al entendimiento de los asuntos.

Se refiere Jorge Millares al pleito que tenemos armado esta vez con el dichoso proyecto de Chira Soria. Y creo que, de nuevo, enfoca el asunto desde una perspectiva equivocada. o, al menos, distinta que la mía. El llamado dilema no es sobre si el proyecto es conveniente para el desarrollo equilibrado de Gran Canaria, sino si es conveniente tal desarrollo, equilibrado o no. La cuestión no llega a la ecología. Se queda en el plano de la economía y de la sociedad. Se trata de conceptos.

Porque la definición de ecología que cita Míchel Jorge Millares se ha quedado atrás, en lo que se refiere a las "formas de desarrollo equilibradas con la naturaleza". Lamentablemente, y la advertencia que la Naturaleza nos ha mandado con la pandemia covid-19 lo ha demostrado, no hay manera ya de equilibrar el desarrollo con la Naturaleza. La Humanidad, con su concepto errado de desarrollo, se está cargando la Naturaleza. Ya no hay posibilidad de apelar al equilibrio. La admonición del Jefe Seattle está acercándose a la realidad, ya estamos comprobando que el dinero no se come.

Es que la historia del desarrollismo o decrecimiento ya ha dejado de ser un inane debate teórico. Ya estamos ante el límite vital. El de la supervivencia. No hay otra salida. Si no decrecemos, moriremos. Y el Proyecto de Chira Soria apunta al crecimiento, al desarrollo suicida. En nrealidad, genocida, porque yo y mucha gente como yo, no queremos matarnos, lo que pasa es que nos están matando.

El Proyecto de Chira Soria parte de la necesidad de conseguir energía para las islas de manera distinta a la fogalera de combustibles fósiles. Hasta ahí, estamos de acuerdo. Pero es que el problema no termina, sino que empieza ahí. O, al menos sigue.

El dilema es de economía y de sociedad. No es solamente cómo se genera la energía, sino hasta cuando vamos a seguir en una locura frenética de busca de beneficio sin límites, que nos está matando. Hay que cambiar de forma de obtener la energía, pero hay, sobre todo, que revertir un sistema económico que obliga a consumir esa energía en unas magnitudes que ni las renovables ni las fósiles pueden cubrir.

Lo diré de otra forma. No es solamente cómo generamos la energía, sino cuánta y para qué.

Porque es preciso contener el desarrollo -yo diría revertirlo- y es obligado liberar la producción de energía. Las tecnologías limpias, además de permitir cesar con la quema de combustibles fósiles contaminantes y peligrosos, hace posible la colectivización de la energía, lo que se ha llamado la democratización y, con ello, el abaratamiento.

No hace tantos años que tenía yo que sufrir en varios debates los argumentos falaces de gente de las empresas eléctricas, Red Eléctrica incluida, con la monserga de la imposibilidad del almacenamiento y esa patraña impenitente de que "si no hay sol ni sopla el viento, las renovables no sirven". Entonces ya sabía esa gente tramposa que lo que decían era técnicamente falso. Lo que ocurre es que todavía no estaban en condiciones operativas de conseguir su objetivo, que era y es cambiar el modelo de producción, pero no el de comercialización. A las empresas eléctricas no les importa cómo se obtiene esa energía. Lo único que quieren es seguirla produciendo y vendiendo ellas, en exclusiva.

El Proyecto de Chira Soria, además de atentar gravemente contra las condiciones del territorio, obvia esos dos importantes puntos. Que la intención es que el negocio eléctrico siga en manos privadas en régimen de monopolio y mantener un concepto económico que consuma la mayor cantidad de energía posible. El beneficio por encima de todo, en el más puro espíritu friedmaniano. Resulta triste ver a algunas personas que se han distinguido en la resistencia al neoliberalismo, y que ahora colaboran con esta estafa.

Aunque quienes gobiernan y dirigen las empresas en Canarias crean que nuestro aislamiento nos coloca fuera del mundo, no es así. Las isleñas y los isleños compartimos con  el resto de la Humanidad las tremendas calamidades y los rigurosos deberes. El calentamiento global es un hecho incuestionable, como no es tampoco discutible que la contribución de la economía canaria a ese calentamiento es notable. Canarias tiene la obligación de frenar su participación en el deterioro de la habitabilidad del Planeta.

Canarias, para empezar, está obligada, no le queda otro remedio, que abandonar el turismo masivo que exige decenas de millones de largos y cont6aminantes vuelos, el derroche de energía y de agua desalada con más energía. Canarias no puede, no debe y no tendría que querer que el noventa por ciento de sus alimentos sea importado, desde remotos orígenes, en frío o congelación. Las islas deben reducir la movilidad interior. No se puede tolerar que todos los días densas muchedumbres recorran ida y vuelta un trayecto, sea individual o colectivo, para acudir a trabajar. Todo el concepto económico tiene que ser reformado. Y de esta manera, el Proyecto de Chira Soria perdería importancia, carecería de necesidad. Eso sí. Red Eléctrica perderá el negocio. Ese el problema. Ese es el de verdad erróneo dilema.

Ya escucho de nuevo las voces que me acusan de visionario, de iluso, de tortuoso negativismo. Sin embargo, lo que digo es la verdad. La única y definitiva verdad, porque se trata de vida o muerte.

 

-------------------------------------------------------------------

En resumen, me resulta imposible señalar un único bando como representante del ecologismo en esta polémica. De hecho, considero que apoyar Chira-Soria es una propuesta ecologista.

Todo el texto de Míchel Jorge Millares

http://islasbienaventuradas.blogspot.com/2021/02/el-erroneo-dilema-ecologista-sobre.html

MICHEL JORGE RESEÑA

MANCHETA 9