Buscar
05:41h. Martes, 13 de Noviembre de 2018

No es el Supremo; es el Sistema del Don Dinero - por Chema Tante

 

frase tante dinero

No es el Supremo; es el Sistema del Don Dinero - por Chema Tante

Si habrá sido colosal las desfachatez de un Tribunal Supremo vendido al oro montañés, que a todo el mundo -aunque esperábamos que de alguna manera favorecería a la banca- ha sorprendido el acuerdo adoptado por el pleno de la sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo. Por estrecha mayoría, pero mayoría, ha ganado la tesis de quienes pliegan sus decisiones al poder del dinero. Porque es mucha casualidad que, salvo la banca y Rajoy, a quien "le gustan los banqueros", no había en este estado de nuestras miserias quien considerara que ese dichoso impuesto aplicado al registro de las hipotecas lo tiene que pagar la sufrida clientela.

Pero en esa Sala que ha vuelto a arrastrar por el barro a la Justicia del estado español, el criterio que favorece a la banca han ganado quienes piensan que en este mundo no hay más poder que el de la pasta. Es lo mismo que pensaban en 20143, cuando permitieron a la banca quedarse con todo lo que le robaron a sus clientes con las cláusulas suelo.

El problema que arrastran las supremas decisiones de la Justicia del estado español es que no se ajustan a la justicia, no respetan la equidad, son parciales, porque no son jurídicas, obedecen a otras consideraciones. La misma motivación que adujo el presidente de la Sala, Luis María Díez-Picazo, para justificar la convocatoria del Pleno "las repercusiones económicas" de las sentencias, despojan de todo sentido jurídico a lo que han hecho este martes 6 de noviembre.

Las quince señorías que han votado tan favorablemente para los intereses de los bancos, han superado incluso las aspiraciones de quienes les pagan. Se pasaron, definitivamente. Es que lo que engrasa las ruedas de la justicia en este estado deplorable, es el oro.

Es casualidad, pero una casualidad significativa, que el mismo día en que el Tribunal Europeo de Derechos Humanos certifica que Otegui no tuvo un juicio justo, el Supremo haya emitido este acuerdo que la amplísima mayoría de la población del estado español consideramos injusta, parcial, vendida al oro de la banca. 

Pero no es casualidad que una y otra vez las valoraciones de la Justicia del estado español sean tumbadas y ridiculizadas, no solamente por los tribunales europeos, a todos los niveles, sino por la mayoría de la gente. Es incompetencia, es ignorancia, es venalidad. Sin embargo, la causa no es la calidad de las y los profesionales del derecho en este estado. Es el Sistema.

Porque el esperpento se produce por la aberración de que quienes componen los altos tribunales y el Consejo General del Poder Judicial se designen a dedo, discrecionalmente, por los partidos polìticos que mandan y que deben su hegemonía a las campañas de desinformación pagadas precisamente con dinero de origen inconfesable. El Sistema del poderoso caballero Don Dinero, que decía Quevedo.

Ahora, la decisión que salve la situación depende del gobierno de Sánchez. Podría introducir en el Congreso una Ley que establezca, sin lugar a dudas que ese Impuesto por registrar las Hipotecas debe pagarlo el banco que conceda el crédito.

Pero quedará pendiente el asunto de la cantidad de dinero que esos bancos han cargado hasta ahora a sus clientes. Y la manera justa de solventarlo es anular el impuesto, devolver a las y los clientes lo que han pagado indebidamente y recuperar el importe crujiendo a la banca con un impuesto. 

En realidad, todo esto ocurre porque el sistema financiero está dominado por la banca privada. Otra razón, definitiva, para reclamar la banca pública.

* Lo escribe y los sostiene Chema Tante