Buscar
08:50h. sábado, 23 de octubre de 2021

Dolor y vergüenza de la esclavitud.

Fondos de Recuperación: más dinero para la gente rica, más esclavitud para la gente pobre ¿y el planeta? - por Chema Tante

 

FRASE TANTE FONDOS

Bruselas condiciona la segunda remesa de los fondos europeos al avance en la reforma laboral María G. Zornoza en PÚBLICO

Bruselas da luz verde al plan de recuperación de España Inma Benedito / Francisco R, Checa en EXPANSIÓN

 

Fondos de Recuperación: más dinero para la gente rica, más esclavitud para la gente pobre ¿y el planeta? - por Chema Tante

Se concreta el llamado Plan de Recuperación de la pandemia. En Madrid, la presidenta de la Comisión Europea y el presidente del gobierno del estado español, consagraron el aporte de fondos. El entusiasmo compartido entre la que más manda en la Unión Europea, Úrsula von der Leyden y el que intenta mandar, con permiso de Botín, Calviño y Escrivá, Pedro Sánchez está muy justificado, por mucho que el motivo diste bastante de ser justo.

Por un lado, la encargada por la oligarquía neoliberal de mantener amarraditos a los pueblos de Europa, confirmaba  una apretadita más al sometimiento de los pueblos del estado español. Por el otro, el pastor de estos pueblos, por cuenta de la oligarquía neoliberal, cumplía con su misión. Con ardor digno de mejor causa.

Gritan con complacencia que Bruselas ha aprobado los detalles del Plan. Claro que sí. Al esclavista le parece muy bien el acuerdo de servidumbre. Y si ese acuerdo de servidumbre contempla explícitamente los beneficios económicos que supone, mucho más..

Los fondos que se supone que entrega la Unión Europea se descomponen en dos partes. Una, supuestamente, a fondo perdido; la otra como deuda. En realidad, no importa mucho la diferencia. El nominal de la deuda nunca se pagará. Los intereses, sí y tanto lo que es deuda como lo que dicen que regalan, suponen unos compromisos que se unen a los que ya pesan sobre la gente. Y, por cierto. deuda sobre deuda, porque, como el dinero que cae a Sánchez este año es menos que el prometido, aunque llegará después, pero ya está presupuestado, el gobierno del estado español tendrá que tomarlo prestado. No importa, paga el pueblo.

Porque ese dinero lo recibirán y lo disfrutarán y lo destinarán a más especulación, la gente poderosa. Pero las obligaciones que se contraen por esa entrega de dinero, las satisfarán con sufrimiento las gentes pobres.

Quienes reclamamos que se cumpla el Acuerdo firmado entre el PsoE y UP para formar gobierno, tenemos que asumir de dónde viene la imposibilidad de cumplirlo. La Unión Europea Neoliberal de los Mercaderes lo prohíbe. Ni derogación de Reforma Laboral, el Salario Mínimo, en los niveles que le de la gana a la patronal, impuesto a fortunas ni hablar y el Ingreso Mínimo Vital, es una extravagancia. Así estamos, por más que nos duela, por más vergüenza que sintamos. Dolor y vergüenza de la esclavitud.

Y como pequeño detalle, la Comisión Europea reconoce que elo Plan de Recuperación garantiza la protección contra la corrupción. Hace falta cinismo. Se supone que todos los proyectos oficiales impiden la corrupción, con los resultados atronadores conocidos.

Y a todo esto, súmese otra desgracia. Esos fondos que nos encadenan, se destinan a recuperar las actividades que mantienen a la economía del estado español en una supeditación infame.

En el caso de Canarias, esta recuperación no contempla la imprescindible diversificación de la economía, ni la resolución de la peligrosa dependencia alimentaria y solo impulsa la actividad de turismo masivo, que se contradice directamente con las exhortaciones de la Unión Europea de lucha contra el cambio climático. 

Porque otra vez se demuestra que las buenas intenciones de la Unión Europea de los Mercaderes en relación con el clima, se desinflan en cuanto aparece el bien supremo. El beneficio económico. La historia de la defensa del ambiente ha pasado miserablemente a ser una argucia para justificiar el desarrollismo. Vean el Proyecto Chira Soria en Gran Canaria.

El dinero, para la oligarquía neoliberal; las obligaciones y sufrimientos, para la gente pobre. Y de la catástrofe climática, ya hablaremos cuando la próxima pandemia.

Lo escribe y lo sostiene Chema Tante

CHEMA TANTE

 

 

mancheta 34