Buscar
04:36h. miércoles, 23 de septiembre de 2020

Francisco Martínez: "Todos los hoteles grandes de Lanzarote van a tener que cerrar" LANCELOT DIGITAL No tendrían que haber abierto, comenta Chema Tante

 

FRASE TANTE LANCELOT

Se trata del déjà vu constante. Los empresarios turísticos canarios, ciegos, inválidos, oligofrénicos, quejándose de lo inevitable. Inevitable, pero que ni ellos ni quienes gobiernan quieren entender. Que el turismo es incompatible con la pandemia y que la pandemia no remitirá, ni con PCR ni con rastreos, hasta que se obtenga la vacuna y que la vacuna tardará todavía mucho en conseguirse. Y, por otra parte, que Canarias puede encontrara otras actividades económicas para salir adelante. Francisco Martínez, uno de esos empresarios, larga el ritual de quejas y de falsas esperanzas, desde LANCELOT DIGITAL y yo, Chema tante, lo comento.

No tendrían que haber abierto, comenta Chema Tante 

CHEMA TANTEAhora es el guineo incontenible. Empresarios turísticos, ciegos, inválidos, oligofrénicos llorando por las desgracias que están pasando, sin enterarse de que esas desgracias les han llegado, a ellos, porque el pueblo canario ya lo sufre hace muchos años, por su mala cabeza. La mala cabeza de siempre su mala cabeza de ahora. Junto con los políticos que les sirven, la oligarquía empresarial canaria impuso un modelo económico exclusivo muy perjudicial para el territorio, para el ambiente y decisivamente contribuyente al calentamiento global. Y, encima, sin ningún provecho para la población de unas que, recibiendo la brutal cantidad dem 17 millones de turistas al año, arroja los peores registros en pobreza, paro, salarios nbajos y precios altos.

Ahora la Naturaleza, por medio de la pandemia, ha dicho alto ahí. Pero ni la oligarquía empresarial ni los políticos a su servicios han escuchado el aviso. Y han querido seguir con sus estúpidas estrategias de crecimiento. Pero la pandemia no remite, y el turismo masivo no ha venido no vendrá.

El turismo no vendrá, lo dije en marzo y lo vuelvo a decir ahora. Las PCR no sirven para nada, porque no garantiza la no infección. Los rastreos no funcionan, porque la endiablada legislación laboral de este estado condena al paro a quien no acuda a trabajar y, en esas condiciones, mucha gente no acata las indicaciones de someterse a cuarentena. Las PCR y los rastreos consiguen, solamente, disminuir las probabilidades. Pero este virus se difunde con mucha facilidad. Basta con  algunas personas infectadas para que la pandemia crezca. Es lo que ha pasado y seguirá pasando. Y la vacuna, por mucho deseo que se ponga, no será realidad hasta dentro de, por lo menos, un par de años. Las triunfalistas afirmaciones del gobierno del estado español, de que se podría empezar  a vacuna "a finales de año" se han desborrifado, porque la prueba de la vacuna británica están saliendo negativas. Porque olvidaron que las pruebas son eso, pruebas. pueden salir bien, pero a menudo salen mal. Y, por todo eso, la hsitoria de los "corredores sanitarios" son otro invento delirante que no tiene futuro.

El turismo masivo no vendrá, por la pandemia, por la sensibilidad ambiental creciente y porque entramos en un desastre social global que desanimará a la gente a tomar vacaciones, aunque, como hacen en Canarias, se las regalen.

El turismo no vendrá. Todo el dinero dilapidado en reabrir los hoteles, en ERTE, en promociones "de táctica y contexto" desplegadas por Yaiza casimira, se ha botado al barranco. Un dinero y un esfuerzo que ya podría estar solucionando el trágico problema, si se invirtiera en actividades rentables, social y ecológicamente beneficiosas y compatibles con la pandemia. Claro, para ello hay que tener cabeza...

Esos hoteles que tieen que cerrar, no tendrían que estar abiertos. Les guste o no.

 

mancheta 24