Buscar
07:35h. martes, 22 de septiembre de 2020

Gobierno de Canarias y covid-19. Como no quieren ver, dan palos de ciego - por Chema Tante

 

frase tante palos ciego

 

Gobierno de Canarias y covid-19. Como no quieren ver, dan palos de ciego - por Chema Tante *

El Comité de Gestión de Emergencia Sanitaria se reúne para analizar la situación actual por la COVID-19 Incrementarán los rastreadores

A ver si nos enteramos. Estamos en una situación límite. Y el Gobierno de Canarias, Ángel Víctor, Román, Noemí y Casimiro, el que más manda, Julio Pérez, y el de la chistera, Miguel Ángel, siguen sufriendo la peor ceguera, la de quién no quiere ver; y pretenden solucionar este gravísimo problema dando palos de ciego.

No quisieron ver que Canarias se libró de una arremetida más brutal de la covid-19, simplemente, por su condición aislada. Además, claro, de las medidas de precaución. Entonces, en cuanto esas medidas de precaución obraron su efecto y la curva de contagio bajó, hicieron precisamente lo menos indicado: decirle a la gente que todo estaba solucionado, para que el turista internacional se lo creyera, levantar las barreras y permitir la libre entrada. Libre, digo. Aquí no se controló absolutamente nada. Ya lo he contado: Llovía, se mojaban, abrieron el paraguas y, como se dejaron de mojar, cerraron el paraguas y ahora se asombran porque se vuelven a mojar. 

Además, se agarraron a esa circunstancia de que este fue uno de los territorios menos azotados por la enfermedad y se aprestaron a lanzar al exterior la mentira publicitaria, temeraria, irresponsable. Eso de "Canarias destino sanitariamente seguro". Pero, como los contagios empezaron a subir, mandaban a la vez otro mensaje al interior, exhortando a la gente a extremar las precauciones. Estos toletes se creen que la gente de dentro no se enteraría de lo que se decía hacia fuera y la de fuera, lo de dentro. Lo explica con genialidad el maestro Padylla:

padylla dos pancartas

http://blog.padylla.com/

Si en lugar de a esos economistas coleguillas godos que contratan, atendieran a quienes sabemos de comunicación, podríamos saber que no hay nada peor que mandar dos mensajes contradictorios a la vez. El receptor asume el mensaje que le conviene. ¿Cómo le vas a decir a la gente que se pònga la mascarilla, que guarde la distancia, que no beba, que no baile, que no retoce, si le estás diciendo que está en un territorio "sanitariamente seguro"? ¿quién es el irresponsable? ¿quién es el negacionista?

Como no quieren ver, son los peores ciegos y, como tales, van dando estúpidos y erráticos palos de ciego. Palos de ciego que expongo esquemáticamente, y no me invento nada, ahí están las hemerotecas:

  • Máxima seguridad, PCR masivos. Cosa materialmente imposible.
  • "Pasaporte sanitario" (misterioso procedimiento, consultar a Yaiza Casimira, aunque ni ella debe saber de qué se trata)
  • Seguridad aleatoria (método PPG, definido por el maestro Padylla, ver más abajo)
  • Seguridad por toma de temperatura (también definido por el maestro Padylla, ver más abajo)
  • Milagroso procedimiento de app informática, financiada a peso de oro por la Yaiza Casimira
  • Rastreadores

padylla aleatorio

colador padylla

padylla toma temperatura

 

Ninguno funcionó ni funcionará.

Los PCR no sirven, porque solamente dan seguridad en el momento exacto en que se hurgan las narices de la persona para tomar la muestra. Como los resultados tardan muchas horas y hasta días en saberse, las posibilidades de infección pueden darse y se dan. Con el efecto contraproducente de que se le dice a esa persona que no está infectada, pero es posible que lo esté y, como no lo sabe y tiene la confianza, baja la guardia y reparte alegremente el virus.

La toma de temperatura es una estupidez. El problema es la infección del virus por personas que lo portan, pero están asintomáticas. Tienen la temperatura normal.     

La app milagrosa por mucho que la hayan probado en La Gomera, como silbaba triunfal Yaiza Casimira, tampoco sirve, porque aunque le diga a la persona que se haya apuntado -una minoría-. que ha estado arrente de otra infectada, es necesario que esas otras estén a su vez apuntadas a la app y ya he dicho que es una minoría. Aunque a Yaiza Casimira le cueste creerlo, muchísima gente ni sabe qué es eso de la app ni abriga la menor intención de apuntarse a ella.

Rastreadores, el último palo de ciego, la última opción milagrosa que va a salvar al género humano. No es más que un procedimiento para aminorar las probabilidades. Es como matar cucarachas con un zapato, le atinarás a unas cuantas, pero se te escaparán casi todas las demás. Con el agravante, en el caso de la covid-19, de que basta un solo tipo infectando, para desatar de nuevo toda la tragedia.

Yo les voy a contar a esta cuadrilla de ciegos y ciegas lo que está ocurriendo y lo que ocurrirá, si no le ponen remedio:

Turistas que se han creído cándidamente lo que le han dicho, que estas islas son sanitariamente seguras, vienen. Un parte, no tiene que ser numerosa para ser grave, porta, sin síntomas, el virus. Como se siente bien, y está en seguridad, desarrolla las prácticas habituales en el turismo masivo: se jarta'copas, come, fuma, baila y conoce bíblicamente a cuanto prójimo o prójima, según su inclinación, se le ponga a tiro. Es decir, todo lo que propicia la transmisión del virus. 

Con estas personas infectadas, pueden ocurrir dos posibilidades.

Que no desarrollen la enfermedad y no presenten síntomas durante su estancia en las islas. Pero portaban el virus y lo han repartido.

Que la enfermedad que incubaban se presente y sufra las molestias consiguientes, en Canarias

En el primer caso, no hay rastreo que valga, porque no hay forma de saber que estaba infectado y, por tanto, infectando.

En el segundo caso, se pone en marcha el rastreo ¿cómo? El rastreo podrá quizá identificar al tipo que le sirvió el café en el aeropuerto mientras esperaba la guagua, al conductor de la guagua, al taxista, al recepcionista, a la pobre Kelly, al camarero del hotel, hasta al piscinero. Pero no podrá detectar a la gente que estaba a su lado en las barras, a quién tomó el taxí o usó el baño o toqueteó un producto en una tienda, en un supermercado, después, a quienes libaban y bailaban  en su cercanía, a quienes compartieron la piscina... Y el problema es que el virus, maldito pero muy inquieto, salta por todas partes. El rastreo localizará algunas infecciones, pero muchas más quedarán desconocidas.

Y otro elemento: a laa personas que se puedan detectar con tan aleatorio rastreo, se les invitará a someterse a una PCR y mantenerse en cuarentena hasta que se conozca el resultado y aislarse en caso de que resulte positivo. Ante tal eventualidad, más de uno o una se guardará mucho de presentarse, porque eso le significa perder vacaciones o trabajo, un sin fin de molestias...

De manera que las infecciones seguirán subiendo. Y los y las turistas potenciales lo sabrán. Y, por mucho que graznen los creativos publicitarios contratados por Yaiza Casimira, dejarán de venir.

No lo quieren ver, pero el turismo masivo es incompatible con ningún tipo de seguridad sanitaria. El turismo masivo ha muerto. en Canarias. Cosa qeu, por otra parte, es una magnbifica noticia, para Canarias y para el Planeta.

tuistas y cometas padylla

Y como quiera que la existencia económica de Canarias, pésima, pero existente, dependía del turismo masivo, no hay más salida que buscar otras alternativas. Aunque ya yo se lo he explicado muchas veces, como soy un tipo maldito por no haber querido decir "sí señor" en su momento, atiendan lo que dice la gente valiosa. Aquí tienen por ejemplo, lo que expone Antonio González Viéitez, tratando de las renovables: 

Situaría a Canarias como centro neurálgico del Atlántico Medio en el conocimiento, fabricación y asesoramiento de la producción de energía limpia y agua potable (la dualidad). Las dos grandes necesidades que, según los Organismos Internacionales, van a acaparar la atención mundial en las próximas décadas. Esta situación estratégica aportaría valor a nuestra Renta de Situación.

En resumen. Si siguen no queriendo ver, se van a dar un tremendo partigazo. Lo cual no lo sentiría por ustedes, la verdad, sino por todo el pueblo canario, que se lo pegará con ustedes. 

Mi más profundo agradecimiento y admiración al maestro Padylla

http://blog.padylla.com/

* Lo escribe y lo sostiene

CHEMA TANTE

Chema Tante

 

mancheta 24