Buscar
14:26h. miércoles, 04 de agosto de 2021

Holger Peña - La lucha consecuente de un trabajador colombiano en defensa de sus compañeros de trabajo - HOJAS DE DEBATE

 

FRASE HOLGUER

Holger Peña - La lucha consecuente de un trabajador colombiano en defensa de sus compañeros de trabajo - HOJAS DE DEBATE

Holger Peña, natural de Bucaramanga, Colombia, padre de cuatro hijos, fue seleccionado en 2007 por una empresa subcontrata de la otrora pública Telefónica, para trabajar en España en la instalación y mantenimiento de redes de telecomunicaciones.

Durante años, hubo de padecer las terribles prácticas de un empresariado voraz, infractor e inmisericorde hacia las condiciones laborales de su plantilla: jornadas laborales de galera, horas extraordinarias impagadas, infracotización, salario inferior a convenio, incumplimiento del descanso diario y semanal, períodos de trabajo sin alta en la Seguridad Social, accidentes de trabajo, desatención médica, etc.

Tales tormentos no eran únicamente sufridos por Holger Peña, sino que constituía el día a día de los trabajadores al servicio de las empresas subcontratas de Telefónica. En respuesta a ello y tras una progresiva organización colectiva e interterritorial, en 2014 tuvo lugar la llamada «Marea Azul», en el que fueron convocados paros y huelgas en el sector por toda España.

En Las Palmas de Gran Canaria Holger fue, con permiso de quienes también pusieron cara y relato ante el deterioro de las condiciones de trabajo, el más destacado de los huelguistas, participando en las reuniones que, a nivel del Estado, finalizaron con un acuerdo en el sector: fin de los falsos autónomos, limitación de las subcontrataciones en las empresas, a su vez, subcontratas de Telefónica, cumplimiento del Convenio Colectivo del Metal, reclasificación profesional, etc.

Durante esos tiempos, Holger ejercía como delegado de personal en la empresa COTRONIC, S.A. en Las Palmas de Gran Canaria. Dicha empresa, lejos de reconocer tal condición votada por la plantilla, negaba continuamente el ejercicio del derecho fundamental de Libertad Sindical, negándole facultades negociadoras o apropiándose del salario de Holger cuando éste tenía que hacer uso de las horas sindicales.

En 2018, las empresas COTRONIC, S.A. y LITEYCA, S.L. alcanzaron un acuerdo por el que la primera cedía a la segunda la ejecución del contrato con TELEFÓNICA en Las Palmas de Gran Canaria. Ante la negativa de LITEYCA, S.L. de subrogarse en la totalidad del personal que prestaba servicios en COTRONIC, S.A., Holgar decidió presentar preaviso de huelga y obligó a ambas mercantiles a alcanzar un pacto de sucesión de empresa. Todos los trabajadores (con la salvedad de los falsos autónomos, que se encuentran aún a día de hoy en juicio frente a dichas empresas) fueron subrogados, manteniendo la totalidad de los derechos que tenían reconocidos en COTRONIC, S.A.

Sin embargo, nada más comenzar la prestación de servicios para LITEYCA, S.L., ésta comenzó a deshacerse de gran parte de los trabajadores que venían subrogados. Holgar jugó un papel destacado en la defensa de estos trabajadores (acudiendo a más de 15 juicios como testigo), muchos de los cuales llegaron a acuerdos con LITEYCA, S.L. que se comprometía a abonar indemnizaciones superiores al máximo legal.

LITEYCA, S.L negó reconocer a Holgar la condición de representante de los trabajadores, al ya existir en dicha mercantil un Comité de Empresa con mandato vigente y al haberse procedido a la integración de todos los trabajadores que confiaron en Holgar la representación en sus derechos.

Frente a ello, Holgar hubo de reclamar judicialmente el reconocimiento de dicha condición, extremo que fue desestimado tanto por el Juzgado de lo Social N.º 10 de Las Palmas, como por la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Canarias, cuya sentencia fue comunicada a LITEYCA, S.L. el mismo día que procedió al despido de Holgar.

En abril de 2019, en el mismo instante en que Holgar recababa apoyos para impulsar su candidatura al Comité de Empresa de LITEYCA, S.L. por Comisiones Obreras, fue despedido de forma fulminante, alegando la empresa motivos disciplinarios relacionados con el rendimiento. Dos días después, Francisco Javier Guerra, número dos en la lista electoral que Holgar había presentado, fue también despedido.

Curiosa la forma de despedir a un trabajador cuya característica principal estribaba, no solo en su incansable capacidad para luchar por la mejora de las condiciones de trabajo de sus compañeros de plantilla, sino también por sus excelentes estadísticas sobre rendimiento del trabajo.

huelgas telefónica 2019

De forma inmediata, desde Comisiones Obreras y con destacada colaboración del Partido Comunista de Canarias en Gran Canaria, se inició una campaña de solidaridad con Holgar Peña y Francisco Javier García, reclamando su inmediata readmisión. Los medios de comunicación dieron en todo momento la negativa a publicar nada relacionado con el caso de Holgar Peña y de su compañero despedido.

Fueron convocadas concentraciones ante la sede de TELEFÓNICA, cuyo Comité de Empresa rehusó participar en la misma, se celebraron actos de solidaridad y en el Primero de Mayo, todos los trabajadores asistentes mostraron la fraternidad con Holgar que le era necesaria para afrontar las vicisitudes de un procedimiento judicial incierto.

El Juzgado de lo Social Nº 1 de Las Palmas dictó la primera Sentencia, declarando tan solo la improcedencia del despido de Holgar y negándole, a pesar de haber sido elegido miembro del Comité de Empresa en las elecciones celebradas tras su despido, el derecho a optar entre ser readmitido o indemnizado, opción que ejerció la empresa por la indemnización. Se sustentaba la decisión en que, aun siendo las causas aducidas para despedirle insuficientes, concurría razón objetiva que impedía tener por acreditada la concurrencia de móvil discriminatorio.

Frente a la misma se interpuso Recurso de Suplicación que fue resuelto por la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Canarias el 25 de julio de 2020.

En ella, los magistrados sí determinaron que el objeto del despido era represivo y, por tanto, nulo, al tener por hechos ciertos: a) la convocatoria de una huelga en diciembre de 2017; b) haber sido propuesto como testigo a instancias de los trabajadores en, al menos, ocho procedimientos en el año anterior al despido; c) haber sido promotor de una candidatura a elecciones para el Comité de Empresa y d) por haber interpuesto dos demandas frente a la empleadora por Tutela de la Libertad Sindical -por crédito horario y por reconocimiento de su condición de representante de los trabajadores-.

Ante la total carencia de objetividad y razonabilidad del despido disciplinario (del que no quedó acreditado más que se trataba de una burda mentira), los elementos discriminatorios acreditados se tornaron como la única causa del despido del actor.

Frente a aquella interpuso LITEYCA, S.L. Recurso de Casación para Unificación de Doctrina ante la Sala de lo Social del Tribunal Supremo. El 22 de junio de 2021, el alto tribunal dictó Auto inadmitiendo el Recurso y declarando la firmeza de la Sentencia dictada por el TSJ de Las Palmas.

No cabe duda de que la Sentencia dictada supone un refuerzo a la protección del trabajador que asume responsabilidades en la defensa de su colectivo. Sin embargo, la tardanza en su dictado, la incertidumbre causada tras una insatisfactoria primera sentencia de instancia que no tutelaba el ejercicio de la libertad sindical y el estado de terror generalizado que, sobre la plantilla, influyó en el despido de Holgar, permite confirmar la necesidad de una penalización mayor a los empresarios que violentan el Derecho Fundamental a Libertad Sindical. Pero sobre todo en la imperiosa conveniencia de intensificar y desarrollar el sindicalismo de clase que convierta los conflictos individuales en auténticos conflictos colectivos de solidaridad y apoyo hacia todos aquellos trabajadores que, de forma individual, son objeto de represalias patronales.

 

holger peña

* Gracias a HOJAS DE DEBATE y a la colaboración de Arturoi Borges Álamo

HOJAS DE DEBATE

https://hojasdebate.es/luchas/holger-pena/

mancheta 34