Buscar
14:13h. Viernes, 15 de noviembre de 2019

"La hora de la verdad para Europa, ya sin viento de cola" (Editorial de LA VANGUARDIA)

 

FRASE LA VANGUARDIA

Denso y meticuloso texto con que LA VANGUARDIA editorializa y que Francisco Morote, de Attac Canarias recomienda. Denso y meticuloso, pero, sin embargo, yo, Chema Tante me atrevo a resumir diciendo que el tremendo problema de la Unión Europea es la mediocridad intelectual y la codicia de quienes dirigen sus gobiernos y sus empresas. Ahora el BCE de Draghi se propone acabar con una medida que -es obvio- no puede mantenerse indefinidamente, el inyectar alegremente dinero al sistema financiero. Pero que se trata de una medida que solamente actúa sobre los síntomas de los problemas y no sobre las causas. Lo único que consigue la estrategia del BCE es hacer creer a empresas y gobiernos que las cosas les van bien, porque disponen de recursos. Pero esta clase dirigente no se percata de que esos recursos no provienen de su gestión y de que es dinero ficticio, contable. Pero ni empresas ni gobiernos son capaces de hacer eficiente el entramado productivo -y esa eficiencia, por cierto, viene en primer término, del bienestar social y anímico de sus plantillas laborales. Lo que ha ocurrido es que la catarata de dinero y la estupidez neoliberal de crujir a la fuerza de trabajo con el austeritarismo, han colocado a las empresas europeas en un estado de marasmo. Así, no hay nada que hacer. Si el BCE siguiera inyectando dinero, la bola de la Deuda seguiría creciendo. Si no lo hace, otra depresión, más fuerte todavía, está ahí mismo. Bonito panorama.

 

¿Por qué están tan mal los bancos? ¿Cómo se explica que la eurozona lleve años creciendo a un ritmo aceptable, se reduzca el desempleo, haya muchas menos quiebras empresariales y los bancos tengan tantas dificultades para prestar y ganar dinero? Las entidades financieras de la eurozona no levantan cabeza. En Alemania, el Deutsche Bank cotiza en bolsa en mínimos históricos. En Italia, el BCE acaba de intervenir la Banca Carige, el décimo banco del país por volumen de activos, ante su incapacidad por lograr recursos del mercado con los que ampliar capital. En España, tras la intervención, liquidación y venta del Banco Popular por un euro hace año y medio, la estabilidad institucional no esconde la realidad de un modelo con enormes dificultades para ser rentable y tener un mínimo de atractivo para los inversores. El año pasado, los seis bancos del Ibex perdieron una cuarta parte de su valor en bolsa, el equivalente a 50.000 millones de euros.

https://www.lavanguardia.com/economia/20190106/453951767791/bce-eurotower-frankfurt-politica-monetaria.html

 

LA VANGUARDIA

 

MANCHETA 9