Buscar
10:00h. jueves, 22 de octubre de 2020

La ideología social del automóvil André Gorz (1973)

 

FRASE GORZ

Lo escribía André Gorz en 1973. La Humanidad estaba avisada, los gobiernos estaban avisados. Pero la oligarquía económica mundial decidió otra cosa. El artículo La ideología social del automóvil de André Gorz en su libro Ecología y Política lo advirtió. El coche privado, la barbaridad de que cada persona tuviera ese armatoste contaminante y caro ha determinado un sistema económico y social aberrante. En cincuenta años, el uso absurdo y demoledor del coche privado ha sido un elemento brutal del calentamiento global, de la desestructuración económica y de profundización de la brecha social. Federico Aguilera Klink, que recupera artículo y libro dice, refiriéndose a Canarias: "Si donde dice ciudad ponemos también isla, lo clavamos....y es de los 70" . Y yo, Chema Tante repetiré lo de siempre. No harán como no han hecho, ningún caso, porque la visión a corto plazo, la obsesión por encontrar formas de escapar como sea nos ha llevado hasta este desastre, y así seguimos.

 

Lo monstruoso de esta demagogia salta a los ojos, pero sin embargo la izquierda recurre a ella con frecuencia. ¿Por qué se sigue tratando al coche como una vaca sagrada? ¿Por qué a diferencia de otros bienes privativos no es reconocido como un lujo antisocial? La respuesta hay que buscarla en los dos aspectos siguientes del automovilismo:

  1. El automovilismo de masas materializa un triunfo absoluto de la ideología burguesa en el terreno de la práctica cotidiana: fundamenta y cultiva en cada individuo la creencia ilusoria de que cada cual puede prevalecer y destacar a expensas de los demás. El egoísmo agresivo y cruel del conductor que, a cada minuto, asesina simbólicamente “a los demás”, a los que sólo percibe en tanto que molestias y obstáculos materiales para su propia velocidad; este egoísmo agresivo y competitivo representa el triunfo, gracias al automovilismo cotidiano, de un comportamiento universalmente burgués. “Nunca se podrá construir el socialismo con esta gente”, me decía un amigo de Alemania Oriental, consternado ante el espectáculo de la circulación parisiense.
  2. El automóvil ofrece el ejemplo contradictorio de un objeto de lujo que ha resultado desvalorizado por su propia difusión. Pero esta devaluación práctica no ha acarreado su devaluación ideológica: el mito del placer y de la ventaja del coche persiste aún cuando, si se generalizaran los transportes públicos, quedaría demostrada su aplastante superioridad. La persistencia de este mito se explica con facilidad: la generalización del automovilismo individual ha suplantado a los transportes colectivos, modificado el urbanismo y el hábitat y transferido al coche ciertas funciones que su propia difusión ha hecho necesarias. Será precisa una revolución ideológica (cultural) para romper este círculo vicioso. Revolución que es inútil esperar de la clase dominante actual (de derechas o de “izquierdas”).

 

Texto completo del artículo

El libro completo en pdf

ecología y política andré gorz

ANDRÉ GORZ RESEÑA

mancheta 24