Buscar
13:50h. sábado, 27 de noviembre de 2021

José de la Cavada, una uve mal puesta, con la mente en diligencia. Medieval

Cambien la v por g. Aunque le fusile la broma escatológica a Castañeda, que se la escucho hoy en la SER, debo decir que a mí se me había ocurrido tambien, cuando leí la última ocurrencia del capo de relaciones laborales de la CEOE, a quien le parece extravagancia que una persona que pierde un familiar cercano, fuera de su lugar de residencia, se tome cuatro días de permiso.

Dice el esperpéntico personaje, que "ese permiso está pensado para los tiempos de las diligencias"

A mí, como digo una y otra vez, este tipo de rebencadas no me sosrpende en absoluto. Responde a la mentalidad de unos muchachos, los chicos de Chicago, que ahora están envalentonados porque las ideas de su mentor Friedman se están imponiendo por todo el mundo. La voluntad de devolver las cosas a su antiguo estado. Aquel en el que solamente tiene derechos quien pueda pagar por ellos. Y que a quien no tenga dinero no le quede otro derecho que trabajar por su vida. Y morirse inemdiatamente después. Y, encima, sin posibilidad de duelo por su gente. Todo el mundo atrabajar hasta la muerte. Y, quien se muera, que sea enterrado en soledad.

Yo, de verdad, no quiero el mal para nadie. Pero a veces tiene uno ganas de desearle a este sujeto de la v mal puesta que, cuando le llegue el día, se muera solo como la una. Y que, mientras tanto, que no pueda asistir a ningún velorio de su gente. Se lo merece, por jediondo.

Y lo diré también. Esto nos pasa porque nos lo merecemos. por nuestra pasividad.

http://economia.elpais.com/economia/2013/06/17/actualidad/1371479141_249571.html

http://www.elmundo.es/elmundo/2013/06/17/economia/1371476970.html

http://www.cadenaser.com/economia/articulo/dias-permiso-defuncion-familiar-excesivos-ceoe/csrcsrpor/20130617csrcsreco_3/Tes