Buscar
04:28h. jueves, 06 de mayo de 2021

En Europa y en el estado español las telarañas neoliberales siguen cegando a quienes gobiernan

Llegó Biden y mandó parar - por Chema Tante

FRASE TANTE BIDEN

 

Llegó Biden y mandó parar - por Chema Tante

"Y ellos pensaban seguir, la costumbre del delito...y llegó el comandante y mandó parar", Carlos Puebla y Los Tradicionales

Después de años sufriendo las maldades teóricas del neoliberalismo, llegó el comandante Biden a decir, y a actuar en consecuencia, que los revoltosos barbudos teníamos razón y que Friedman y su numerosa legión de seguidores son unos tramposos estafadores.

Ojo, que no hoy no toca hablar del Biden gorila que, en política exterior, mantiene y multiplica la tradición violenta intervencionista USA de toda la vida. Hoy tenemos que tratar del Biden que en su país le ha dicho al neoliberalismo que se terminó "la costumbre del delito". Un delito que se basa en el principio de que si las empresas y la gente rica ganan, todo el mundo gana. Una falacia criminal que ha permitido que unas pocas personas acaparen el noventa por ciento de la riqueza mundial, a costa del sufrimiento, el paro, la incultura, la enfermedad y la muerte del resto de la Humanidad. Porque se permitió a las empresas y fortunas ganara y ganar, y las empresas y fortunas se han quedado con lo que ganaron.

Y ahora, Biden ha sacado del bolsillo la recetita que tanto hemos repetido, tanta gente, tantos años. Que los servicios sociales y las inversiones públicas no solamente son una obligación de justicia, sino una necesidad económica. Y que, por tanto, que quienes amasaron la riqueza van a tener que costear esos servicios y esas inversiones. Se llama pagar impuestos ¡Oh! ¿Cómo no se les había ocurrido antes?.

Lo que propone Biden está inventado. Se llama keynesianismo. Y habrá mucho puristas teórico de izquierda que dirán que el keynesianismo no es la solución, que hay que reformar todo el sistema. Y estos puristas tienen la razón, pero no toda la razón. Porque olvidan un pequeño detalle. Que, mientras reformamos todo el sistema, la gente sigue sufriendo, sin estudiar, sin trabajo, enfermando y muriendo. Y que las medidas paliativas como las keynesianas  contribuyen a traer algo de justicia a este mundo.

De manera que lo tenemos claro. Gasto social e inversión pública, financiados con impuestos a las empresas y a la gente rica. ¿Claro? Pues no. No está tan claro. Biden parece que lo ha entendido y lo está poniendo en práctica y la economía USA, en cien días, se ha disparado.

Pero en Europa y en el estado español las telarañas neoliberales siguen cegando a quienes gobiernan. La Unión Europea, que entiende que este desastre que ha venido a agravar la pandemia solamente se arregla con dinero público, se empeña en que ese dinero llegue con endeudamiento y con compromisos de austeritarismo. Y en el estado español, encima, el asunto de los impuestos sigue siendo un arma política y electoralista de primer orden. Porque la derecha, confesa o vergonzante, sigue pensando que esto de los impuestos es algo perverso.

Esta banda neoliberal europea que tanto admira a USA cuando le interesa, debería aprender de Biden. De lo que hace Biden dentro de su país. No de lo que hace fuera, por supuesto.

La receta de Biden para salir de la crisis choca con la derecha española: impuestos a rentas altas y estímulos sin contrapartidas   Pablo Gracía en INFOLIBRE

Lo escribe y lo sostiene

Chema Tante

CHEMA TANTE

 

mancheta 14